ARCHIVO >

Peligro: Cristina tendrá que sobreactuar en la pesquisa del lavado

Ahí anda José Sbatella, titular de la UIF, explicando a quien quiera escucharlo, que la situación del gobierno de Cristina no es tan grave. Otros discrepan, y de ellos deja constancia el periodista Hugo Alconada Mon en sus columnas en La Nación. En el oficialismo lo acusan de exagerar pero el asunto está muy complicado.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Antes de avanzar en el debate, 3 cuestiones fundamentales:
 
> Una sociedad con semejante preferencia por el dinero en efectivo, provoca sospechas. Es difícil explicar que la inflación, la incertidumbre y la estafa bancaria del corralito/corralón de 2002/2002 mantiene firme esa preferencia.
 
> Una sociedad con semejante tolerancia por la corrupción en los más diversos estamentos, provoca sospechas. Los gobernantes de esa sociedad siempre se encuentran bajo la lupa, llámese Carlos Menem o Néstor Kirchner o Cristina Fernández. El problema es que Menem compensaba escándalos como el Yomagate con otros gestos políticos que le permitió a la Argentina, en forma simultánea, ser aliado militar de USA extra OTAN o invitado a integrar el Grupo de los 20. En cambio los Kirchner/Fernández hacen 'ladriprogresismo' ortodoxo.
 
> Un gobernante como Néstor Kirchner que ordenó llevar el dinero de la provincia que gobernaba (Santa Cruz) al extranjero y nunca ofreció información satisfactoria del asunto ni del rendimiento del dinero durante ese extenso período; que desde la Nación manipuló la Unidad de Información Financiera (UIF) durante largos 5 años, por lo menos; y que aborreció las conductas transparentes, provocó sospechas que se ignora aún si su mujer Cristina quiere rectificar o ratificar.
 
Corolario: El Ejecutivo Nacional intentará realizar algunos gestos en los próximos 60 días para demostrar que tiene voluntad de revertir su mala imagen. Es por ello que agilizaría expedientes y que algunas entidades financieras pueden terminar expuestas a la necesidad de sobreactuación que tiene ahora la UIF.
 
 
 
"Durante por lo menos dos meses, todo seguirá como en el último año y medio: es decir, sin avances para el gobierno argentino. Ese es el saldo del silencioso paso por Buenos Aires de una misión del Departamento del Tesoro de Estados Unidos. 

La delegación informó a las autoridades locales de la lucha contra el lavado de dinero que el restablecimiento del flujo de información financiera confidencial entre ambos países quedará para febrero próximo, como mínimo. Así lo expresaron a La Nacion fuentes argentinas y norteamericanas.

La decisión de Estados Unidos frustró los planes del jefe de la Unidad de Información Financiera (UIF), José Sbattella, que esperaba firmar el nuevo "memorando de entendimiento" la semana pasada, en simultáneo con del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), el mexicano Luis Urrutia Corral.

La abortada firma del nuevo acuerdo de cooperación con la Red de Combate de Crímenes Financieros (Fincen, por sus siglas en inglés) le hubiera permitido a Sbattella presentarle a Urrutia Corral una señal del "compromiso político" del gobierno nacional con la lucha contra el lavado. Pero no llegó a plasmarse.

Liderada por una funcionaria del Tesoro, la delegación que viajó desde Washington invocó razones oficiales de "agenda" para postergar la firma del memorando hasta febrero, en simultáneo con la reunión plenaria que el GAFI mantendrá en París para evaluar "el caso argentino".

Febrero resultará clave para el sistema antilavado local. El GAFI determinará si inicia el proceso que podría desembocar a partir de octubre en el ingreso del país en la "lista gris" de naciones sin interés real por combatir el lavado, mientras que la Fincen definirá si rubrica el memorando o lo posterga una vez más.

"Sbattella quería firmar, pero los estadounidenses lo pasaron para más adelante, para fines de enero o mediados de febrero", resumió a La Nacion un funcionario argentino para graficar las negociaciones en marcha. Aunque en Buenos Aires confían en que el decreto que reorganizó el sistema antilavado local y dio preeminencia a la UIF terminará por destrabar el nuevo memorando.

La firma se concretará, según un segundo funcionario argentino, antes del plenario del GAFI en París entre el 21 y 25 de febrero próximo, aunque sólo luego de que se cumplan algunos pasos previos. Entre otros, un "seminario sobre confidencialidad" que funcionarios norteamericanos ofrecerían en Buenos Aires.

El énfasis de la Fincen en el manejo confidencial de la información es deliberado, dado que la interrupción del flujo bilateral de inteligencia en julio de 2009 respondió a la filtración y utilización política de datos que había enviado a Buenos Aires a pedido de las autoridades locales.

El cortocircuito tuvo como protagonista involuntario al entonces candidato a diputado opositor por la provincia de Buenos Aires Francisco de Narváez, mientras que al frente de la UIF se encontraba Rosa Falduto, una contadora que continúa bajo la órbita del Ministerio de Justicia.

La Fincen cortó de manera unilateral su colaboración cuando verificó que los datos, que requerían su autorización previa para enviarse de la UIF a la Justicia -donde a su vez debían reservarse en una caja de seguridad-, se filtraron y difundieron a través del diario Página 12 , lo que vulneró la confidencialidad que impone el Grupo Egmot, un organismo internacional que desde 1995 facilita esa interacción. (...)".
 
Pero el titular de la Unidad de Información Financiera (UIF), José Sbattella, cree que la situación no es tan grave, en especial porque los integrantes del GAFI habrían comprobado "que en el país existe un compromiso político del Estado para recibir las observaciones del organismo para la lucha antilavado". Para ello explica que tiene bajo su lupa a varios bancos. El tema, muy probablemente, se profundizará durante las próximas semanas.
 
Sbatella tendrá que presentar un plan de acción de efectivo cumplimiento durante el año 2011, "que sea creíble, y que además esté en ejecución". 
 
El GAFI ya solicitó algunas reglamentaciones que el Banco Central adeuda. Habrá muchas inspecciones a negocios bajo sospecha.
 
¿Alcanzará la sobreactuación de la UIF para revertir la situación?
 
 
 
"(...) –¿Quedaron conformes?
 
–El dictado del decreto para darle a la UIF mayores atribuciones ayudó para que se lleven la visión de que hay voluntad de la Argentina. Salió especialmente para ellos, para que vieran que lo que estábamos haciendo ahora tenía dictamen de la Procuración del Tesoro y del Ministerio de Justicia.
 
–¿Qué cambia el decreto?
 
–El decreto tuvo que ver con el diagnóstico de que el sistema no tiene cabeza. Estaba disminuida la capacidad de mando y no quedaba claro cómo iba a ser el flujo de datos ni quién ordenaba la bajada de atribuciones de la ley antilavado. Ahora la ley antilavado y las sanciones por su incumplimiento las aplica la UIF, con la supervisión del Banco Central y la CNV. Pero ellos nos tienen capacidad para multar por la ley antilavado, sino por incumplimiento de alguna de sus normativas legales.
 
–El decreto los pone por encima de los otros organismos.
 
–La ley pone como sujetos obligados al Banco Central y a la CNV, que tienen además supervisión sobre el sistema financiero y bursátil. En la aplicación de la ley anti-lavado la UIF está por encima del resto de los organismos, puede dirigir el proceso por ley y estipular una multa o entrar como querellante.

–¿No alcanza a la AFIP?
 
–Lamentablemente en el país no es delito precedente la evasión. El evasor paga una multa y sale libre, con lo cual el dinero del lavado se lo queda. La propuesta argentina es que el lavado sea delito precedente, en línea con el camino de lo que se está discutiendo en la cuarta ronda de evaluación del GAFI. Pero por ahora es un delito menor.
 
–¿Hubo riesgo real de penalización para la Argentina por parte del GAFI?
 
–No nos iban a penalizar ahora, tampoco significa que estemos salvados. Lo que esperan es un plan de acción. El GAFI tiene que creernos que estamos haciendo y demostrarles algunas imposibilidades reales, como que el Congreso no lo controlamos. Está lo que podemos demostrar, que es que hay una comisión técnica que empezó a trabajar. Los plazos que le planteamos son largos: octubre o noviembre. Ellos nos habían pedido febrero, pero ni siquiera funciona el Congreso, y no podremos discutir nuevas atribuciones de la UIF para ese entonces.
 
–España presentó una posición muy dura contra la Argentina.

–El representante español dijo que la Argentina no debería pertenecer al GAFI. No tenía sentido, cuando ya nos habían matado con críticas, vino a dar el tiro de gracia. No tenía necesidad. Fue uno de los observadores que no vinieron la semana pasada.
 
–Usted también discutió con los representantes del GAFI Sur.
 
–Sí. Los representantes de Brasil, Ecuador, Bolivia y México argumentan que las Unidades de Información Financiera de cada país son un organismo técnico que no debe tener influencias políticas. En la Argentina todo personal técnico de un organismo crítico no puede desvincularse por completo de las implicancias, dictámenes y resoluciones del Gobierno. De esa manera, intentaron meterse con la soberanía del país, como es la aplicación de una ley.
 
–¿Qué es lo que les molestó puntualmente?
 
–La crítica fue porque desde la UIF hablamos con algunos de los embajadores de los países que integran el GAFI. Surgió a partir de que el embajador en Perú se comunicó con los funcionarios del gobierno peruano para decirles que le parecía razonable que la Argentina estipulará plazos. Además, la Cancillería tiene un equipo que presentó en varios países una carpeta para mostrar cómo la Argentina está trabajando y ellos dicen que eso es injerencia del poder político.
 
(...)

–Usted dijo que el GAFI lo que espera es que haya casos concretos de procesamiento. ¿Pudo exhibir alguno?
 
–Sí. Este año se dispusieron las primeras multas, al Banco Galicia, Más Ventas y al Francés. El caso más claro fue el de la coima que se pagó en el Ministerio de Economía. El imputado movilizaba habitualmente en sus cuentas hasta un tope 10 mil pesos. Un día depositó un cheque del Banco Nación por 29 millones de pesos. El Francés argumentó que no le pareció extraño que recibiera un cheque por ese monto. Multamos al banco con 39 millones de pesos por no informar".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario