ARCHIVO >

Un accidente durante el robo a un oleoducto dejó 27 muertos y más de 30 heridos en un pueblo de México

Una serie de explosiones en un oleoducto en el estado de Puebla, México, dejó al menos 27 muertos y una treintena de heridos esta madrugada. Las autoridades acusan del hecho a una banda de delincuentes que se dedica a robar combustible y que perdió el control de una de sus perforaciones al caño.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) - Una serie de explosiones en un gasoducto de la Estatal Petroleos Mexicanos, Pemex, interrumpió la tranquilidad del pueblo de San Martín Texmelucan, en el Estado de Puebla, México.

Según reportes de la empresa y las autoridades, la explosión dejó 27 personas fallecidas y al menos 32 heridos que fueron trasladados, a diversos hospitales del Estado.

Las primeras informaciones reportan que la explosión se produjo cerca de las 5:30 de la mañana de ayer, en la estación de bombeo número 7 donde al parecer un grupo de personas robaba combustible del ducto.

Al parecer el crudo se empezó a derramar por las calles del pueblo e incluso por un río que pasa por el lugar. Una chispa provocó un incendio.

“Eran ríos de fuego los que veíamos en las calles”, declaró el funcionario estatal. Se reportó que se han contabilizado al menos 32 viviendas destruidas, y 83 más destruidas parcialmente. Se calculan daños en un radio de 5 kilómetros.

La Dirección Municipal de Protección Civil reportó pequeñas explosiones debido a la acumulación de combustible en los drenajes, por lo que recomendó a la población alejarse de los tragantes.

Meneses destacó que en el lugar se encuentran cuerpos de bomberos, las corporaciones estatales y federales auxiliando a la población. Se evacuó a los habitantes en riesgo.

Pemex afirma que envió personal especializado para determinar las causas de la tragedia. El presidente Felipe Calderón ofreció apoyo a las víctimas y ordenó investigar las causas del siniestro y que se castigue “con todo el peso de la ley” a los que resulten responsables.

Las autoridades atribuyen la explosión a la perforación de un ducto para robar combustible, un delito que se ha repetido en el pasado año, según reconoció Juan José Suárez, director de la estatal Pemex (Petróleos Mexicanos), a quien pertenecía el oleoducto.

El secretario de Gobernación del estado de Puebla, Valentín Meneses, acusó a una "banda de delincuentes" de perforar clandestinamente los ductos de Pemex para robar petróleo.

En el momento de extraer el crudo, "se les salió de control. Las calles se empezaron a inundar, vino un chispazo, eran ríos de fuego los que veíamos en las calles", explicó Meneses.

Calderón visitó en la tarde del domingo la zona afectada, donde observó decenas de casas y automóviles totalmente calcinados, mientras que el pavimento estaba cubierto por una gruesa capa de combustible quemado.

Al mediodía, el incendio ya había sido controlado, si bien una espesa nube de humo negro se había extendido por decenas de kilómetros, y las calles de Texmelucan, localidad de 135.000 habitantes, seguían horas después inundadas de un penetrante olor a petróleo quemado.

Según las autoridades, en los últimos años se ha multiplicado el robo de combustible de los ductos de Pemex en distintos puntos del país, llegándose a detectar en promedio uno cada tres días.

Las pérdidas por la "ordeña clandestina", como se conoce en México a esta actividad delictiva, se estiman en unos US$ 800 millones por año.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario