ARCHIVO >

Detalles y características del sorprendente Mazembe congoleño

Llegar a una final de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA es la mejor manera que tiene un club de hacer converger sobre sí los focos de la atención mediática. Este equipo congoleño tiene tres pequeños secretos que lo convierten en un equipo respetable.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) Comencemos por lo primero: el nombre. Tout Puissant Mazemb es un nombre a medida.
Bolivia tiene a The Strongest, España al Hércules. Y la R.D del Congo también tiene un club de nombre intimidante: el Tout Puissant Mazembe.

Antes de hacer temblar a sus contrarios por su apelativo, el club de Lubumbashi fue fundado en 1939 con la denominación de FC Saint Georges Elisabethville, el antiguo nombre de la ciudad. Cinco años más tarde, el club pasó a ser propiedad de la compañía Englebert, un fabricante de neumáticos.

Como quedó imbatido en el transcurso de su primera temporada, para celebrar la hazaña se rebautizó a sí mismo como Tout Puissant, que en francés significa "todopoderoso". Mazembe, por su parte, quiere decir "cuervos" en el idioma kiswahili y fue adoptado por los colores del uniforme, blanco y negro.

El Mazembe ha tenido varios imitadores de su nomenclatura. En el campeonato congoleño, sin ir más lejos, destacan particularmente el TP de Molunge, el Tout Solide Malekesa, y el Tout Capable Elima.

El Kidiboikié, ¿qué es eso?

A cada gol que marca el TP Mazembe, su guardameta ejecuta una celebración muy curiosa, que consiste en sentarse en el césped y avanzar a saltitos apoyándose en los pies y en los glúteos. "En un principio, es un ejercicio de abdominales, para mejorar la flexibilidad sobre el suelo y poder ponerse rápidamente de pie después de caer", reveló Muteba Kidiaba.

"En los entrenamientos eso les hace reír a mis compañeros. Así que, cuando uno de ellos marca, mi forma de expresar mi alegría es ésa. Es la única manera que se me ha ocurrido de celebrarlo". El guardameta incluso ha bautizado ese movimiento: se llama Kidiboikié.

Un muro y un rezo

Otra escena inhabitual en los estadios de Abu Dabi se produce cuando los Cuervos empiezan cada periodo alineándose de rodillas dentro de su portería de cara al terreno de juego. "Al principio, nos poníamos a rezar en círculo en el centro del campo, pero en la Copa Mundial de Clubes las reglas son más estrictas y tenemos menos tiempo para hacerlo",  explica el centrocampista camerunés Amia Ekanga.

"Por tanto, hemos decidido hacerlo sobre nuestra línea de meta. Y en cuanto terminamos, cada cual ocupa inmediatamente su demarcación y el partido puede comenzar".

Su compañero de equipo Dioko Kaluyituka ve ahí más bien un mensaje para el rival. "Cuando los atacantes contrarios nos ven alineados y solidarios entre nuestros palos, les mostramos que lo tendrán difícil para marcar", señaló. "Puede que inconscientemente eso desmoralice un poco al adversario. De todos modos, por el momento está funcionando…"

Fuente consultada: FIFA.com

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario