ARCHIVO >

Antes de la marcha, los vecinos del Albariño advierten que "va a correr sangre"

El Gobierno continúa sin cumplir el "desalojo pacífico" que ordenó el juez federal Daniel Rafecas y los vecinos del Club Albariño -ocupado ilegalmente- advierten que "va a correr sangre" si no son escuchados. A las 19.00 realizarán una marcha contra la ocupación y la tensión va en aumento. Mientras, los 'okupas' empezaron a construir en el predio.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) El "desalojo pacífico" del Club Albariño que ordenó el juez federal Daniel Rafecas sigue sin llevarse a cabo y la tensión va en aumento, ya que desde el Gobierno aún no han dado la orden a la Policía Federal para que lleve a cabo la medida judicial. 

Alejandra, una de las vecinas del Club que fue ocupado ilegalmente, contó en declaraciones a TN que fue dos veces a ver al juez Rafecas pero no la atendió. Luego fue a ver al fiscal para advertirle que los 'okupas' comenzaron a construir en el predio (las imágenes de TN dieron cuenta de ello) y temen que para el lunes -cuando vuelva a abrir la Fiscalía- las precarias viviendas ya estén terminadas. 

"Si no nos escuchan va a correr sangre", advirtió indignada Alejandra, horas antes de la marcha que los vecinos realizarán para protestar contra la ocupación del Club.

Esta mañana, un vecino de Villa Lugano se presentó ante las cámaras de TV con un escrito judicial que dijo que se lo habían enviado, ante su pedido explícito, del juzgado federal a cargo de Daniel Rafecas. En el texto aparece el pedido judicial de "desalojo pacífico" del predio del Club Albariño, que permanece ocupado ilegalmente.

Los vecinos de Lugano se encuentran indignados por el incumplimiento de la orden judicial y quieren manifestarlo, manteniendo su lucha por la desocupación del predio, y por eso volverán a marchar a las 19:00 desde Avenida Argentina y Santander.

La situación es otra vez de tensión creciente, en parte porque los ocupantes del predio del Albariño comenzaron la construcción de sus viviendas, existiendo la sospecha de los vecinos de que realmente pueden haber perdido el control de un lugar que utilizaban sus hijos para el esparcimiento.

Además, la situación es complicada porque el terreno parece ser de jurisdicción nacional, pero la Nación no ha manifestado qué destino le dará a un predio aplicado hasta ahora a la actividad deportiva del barrio.

Lo cierto es que las horas pasan y el temor a que se produzcan incidentes aumenta, sin que el Gobierno nacional intervenga en el conflicto.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario