ARCHIVO >

"Desconocimiento, incompetencia e ideología: lindo coctel"

A raíz del nombramiento de Nilda Garré como ministro de Seguridad, un UR opina acerca de la fuerza policial.

He sostenido por muchos años, y ya soy casi un anciano, que las policías nunca van a funcionar bien, y de hecho no lo hacen, por falta de liderazgo. A qué me refiero: Nuestras policías estan derivadas en cuanto a sistema, de estamentos militares, en los cuales, si mal no recuerdo, le teníamos a nuestros jefes una confianza absoluta y eso devenía de que jamás un jefe nos iba a dar una órden incumplible, al menos en tiempos de paz.

En tiempos de guerra sabíamos que de pronto habría que emprender misiones de las que seguramente no se iba a volver, pero eso era otra cosa, eran demandas de la patria y no sería bien visto andar arrugando en lugar de cumplir.

Ahora bien, hace muchos años atrás, en el 74 /75, conocí jefes policiales que al hacer
un operativo, no permitían que ningun subalterno los superara, es decir que estaban tan expuestos como cualquier otro miembro del grupo policial, sus subalternos los amaban y cumplían sus órdenes a rajatabla, y las cosas se hacían, las órdenes se cumplían y todo tenía una interrelación beneficiosa para llevar a cabo las tareas.

Cuando en el 83, se hizo un cambio de política, ese tipo de jefes molestaba, porque parece ser que tenían demasiado peso específico, y no se allanaban a las pretensiones de más de cuatro políticos, que al igual que hoy pululan por las distintas seccionales protegiendo algún puntero, o algún conocido, o tal vez un antigüo cliente de su bufette, ya que tenemos una amplia mayoría de abogados en ambas cámaras.

Siendo estas las circunstancias en las que hoy hay que manejarse policialmente, hay un gigantesco bache, por un lado el jefe parece ser que no tiene más "atributos" tal vez se los corten durante la carrera.- Por otro lado una bajada de línea de las más altas esferas
dice que hay que dejar que delincuentes e infractores basureen o golpeen a las fuerzas de seguridad, como un requisito indispensable para que las organizaciones de DDHH, no digan que el estado es represor, aunque la palabra represión existe escrita 210 veces en
nuestra constitución.- Y los reglamentos siguen siendo verticalistas.

Entonces creo yo, es hora de que las fuerzas policiales de todo el país tengan sindicatos que protejan el punto de vista del subalterno uniformado, ya que estan a merced de personajes como Arslanián que nos ha dejado a los bonaerenses en estado de indefensión y seguramente en esta oportunidad junto con la ministro del epígrafe va por los federales, como antes lo hizo con los bonaerenses, así que prepárense porteños a tener una peor defensa de la seguridad, o lo que es lo mismo una inseguridad mayor, a causa de desconocimiento, incompetencia e ideología, ¿lindo coctel no?

Cejulito

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario