ARCHIVO >

Motín en una cárcel chilena deja más de cien heridos

Un nuevo motín carcelario esta mañana en el Centro de Detención Preventiva de Quillota, Chile, mantiene tenso el panorama en el vecino país. El miércoles, unos tres mil 500 presos de la Penitenciaría de Santiago de Chile protagonizaron un violento motín, en protesta por su situación carcelaria, dejando como resultado unos 104 heridos.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) - Alrededor de las 9:30 horas de este jueves se declaró un motín de los internos del Centro de Detención Preventiva de Quillota, Chile, como parte de las movilizaciones que iniciaron este fin de semana y que hasta ayer mantenían a seis pabellones en huelga de hambre.

Abundante humo emana desde el interior del penal, donde los reclusos han quemado sábanas, colchones y otros enseres, informa el diario El Observador. Hasta el lugar concurrieron efectivos de Bomberos y Carabineros.

Unos tres mil 500 presos de la Penitenciaría de Santiago de Chile protagonizaron ayer un violento motín, en protesta por su situación carcelaria. La rebelión, que dejó unos 104 heridos, ocurre exactamente una semana después que 81 reos murieran calcinados en la cárcel de San Miguel, debido a críticas condiciones de hacinamiento.

Los enfrentamientos, que derivaron en balazos y amagos de incendios, comenzaron cuando guardias de prisiones iniciaron un allanamiento para buscar armas, teléfonos y drogas.

“Fuimos atacados con lanzas, con piedras y con objetos flamables”, contó el cabo de Gendarmería Daniel Vega.

De acuerdo con el diario chileno La Tercera, en los incidentes de ayer en la Penitenciaría resultaron heridos 86 heos y 18 cuardias, cinco de ellos de gravedad.

Por lo menos siete carros de bomberos llegaron hasta la Penitenciaría, ubicada al lado de decenas de tribunales, en medio de un barrio de clase media.

El director de Gendarmería, Luis Masferrer, descartó sin embargo que existiera un motín, definiendo el conflicto como una “oposición” al procedimiento de allanamiento.

La situación, que fue controlada por unos 150 gendarmes, fue antecedida por una huelga de hambre que hicieron el fin de semana 500 presos penal de Calama, ciudad ubicada en el desierto de Atacama.

La crisis penal, que la Corte Suprema definió como “una bomba de tiempo”, amenaza con expandirse a otros penales, según informes de inteligencia de la propia guardia carcelaria.

El presidente Sebastián Piñera reiteró que impulsará un plan de desarrollo para el sector, a la vez que admitió que “la situación no resiste más”.

Desde 1999, cuando comenzó a regir un nuevo sistema penal oral en Chile, el número de reos en las prisiones aumentó de 33 mil a 55 mil individuos, según cifras oficiales. Además existen otras 53 mil personas que cumplen condenas alternativas, como libertad vigilada o reclusión nocturna.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario