ARCHIVO >

2 años al 0% y compra de bonos por US$ 600.000 millones

La Reserva Federal (Fed) ha dejado estables los tipos de interés en los mínimos de entre 0% y 0,25% en los que se encuentran desde hace ya 2 años.

La Junta de la Reserva Federal (Fed) ratificó su programa de recompra de bonos, cuyo vencimiento sigue previsto para junio de 2011.

En su última reunión mensual del año, el regulador estadounidense se ha limitado a cumplir con lo previsto y ha dejado estable el precio del dinero.

Los miembros del Comité de Mercado Abierto tampoco han aplicado cambio alguno a la recompra de US$ 600.000 millones en bonos del Tesoro y ha reiterado el mismo mensaje de los últimos meses: la economía crece a un ritmo lento.

En este sentido, el banco central presidido por Ben Bernanke ha apuntado un matiz algo distinto al de su reunión de noviembre.

En aquel momento el regulador señaló que el ritmo de recuperación en producción y empleo seguía siendo "lento" y ahora apunta que el actual ritmo de mejora es "continuado" aunque reitera que no basta para estimular el mercado laboral y reducir la tasa de paro.

En cuanto a los riesgos inflacionarios, la Fed asegura que las expectativas de inflación a largo plazo se mantienen estables, aunque la inflación subyacente sigue en niveles bajos.

Con este panorama por delante la Fed dejará los tipos de interés en su rango actual, algo que el mercado daba por hecho.

Más importante era saber qué pasaría con la compra de bonos y si el banco central destinaba menos dinero o rebajaba las medidas.

Al final todo sigue como estaba, aunque los inversores confiaban en recibir alguna clave ante la posibilidad de que USA prolongue durante otros 2 años las rebajas fiscales acordadas por el presidente Barack Obama.

Al final, el regulador ha cumplido con el guión preestablecido y no ha anunciado cambios en su plan de estímulo.

Los analistas ya contaban con el mutismo de la Fed en este sentido ya que "las condiciones financieras en los merados siguen precisando que la Fed compre papel".

El banco central sigue teniendo como principales enemigos a la tasa de desempleo y el mercado de vivienda.

En la otra cara de la moneda se sitúan los márgenes de beneficios, positivos, lo que da una tregua Bernanke.

En Wall Street los principales índices reaccionan sin cambios y se mantienen en máximos de 2 años.

Dos años de tipos al 0%

El 16 de diciembre de 2008, en plena crisis financiera y con el hundimiento de Lehman Brothers amenazando a todo el sistema Bernanke bajaba el precio del dinero en USA a mínimos históricos. La medida, destinada a evitar el colapso de la primera economía del mundo, cumplió en gran parte con su cometido.

2 años después los tipos al 0% se mantienen en USA. Además de la política monetaria Bernanke y el resto de miembros del Comité de Mercado Abierto de USA han empleado otras armas para combatir la crisis.

La principal: las inyecciones de liquidez. Antes del estallido de la crisis el presidente de la Fed se hizo famoso por unas declaraciones en las que afirmaba que si era preciso lanzaría billetes de dólar desde un helicóptero para evitar el colapso del sistema financiero.

Esas palabras le valieron el apodo de 'Helicóptero Bernanke', un sobrenombre que, cosas del destino, le ha venido 'como anillo al dedo'.

En los últimos dos años la Fed ha inundado el sistema con miles de millones de dólares.

Primero fue el US$ 1,75 billón que el banco central usó en diciembre de 2009 para comprar deuda pública y privad. Con esta cantidad Bernanke pretendía aumentar la liquidez de la economía para reanimarla. Hubo que esperar hasta noviembre de 2010 para que el regulador decidiera pulsar de nuevo la tecla de imprimir billetes.

En esta ocasión la cantidad asciende a US$ 600.000 millones que la Fed inyectará en la economía comprando deuda pública en el mercado.

El objetivo de esta emisión de bonos es, en palabras del propio Bernenke, "promover una recuperación económica más fuerte y ayudar a que la inflación se sitúe, a medio plazo, en línea con nuestro mandato".

Los datos macroeconómicos de los últimos meses dan la razón a la Fed.

La debilidad de la economía estadounidense, lastrada por la elevada tasa de paro del país, en máximos de más de 25 años, ha forzado al banco central a adoptar nuevas medidas para evitar caer de nuevo en la recesión. Desde que los tipos de interés están al 0%,

USA ha pasado de tener una tasa de desempleo del 7,4% en diciembre de 2008 al 9,8% registrado en noviembre de 2010.

A esto hay que sumar el riesgo de deflación al que se está expuesta la principal economía del mundo ya que la tasa interanual de inflación subyacente está en 0,6%, frente al 1,8% al que ascendía hace 2 años.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario