ARCHIVO >

500 presos inician huelga de hambre

Unos 500 presos iniciaron este domingo una huelga de hambre en la carcel de Calama, al norte de Chile, en protesta por la condición  de hacinamiento en la que se encuentran. En Chile el sistema carcelario tolera a 34 mil reclusos, aunque albergá a 54 mil.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) - Unos 500 presos iniciaron este domingo una huelga de hambre en el penal de Calama, en el norte del país, en solidaridad con las familias de los 81 reclusos que el miércoles pasado fallecieron en un incendio en una cárcel de Santiago.

Según informó la radio local Bio Bio, los internos declinaron recibir su ración de alimento diaria, también como una forma de protesta por los graves problemas de hacinamiento que padecen en el recinto.

La Gendarmería de la prisión sostuvo que con el paso de las horas algunos reos abandonaron la medida y finalmente unos 200 presos continúan en huelga de hambre.

Según medios locales, el penal de Calama, construido en 1960, tiene capacidad para albegar a unos 290 reos, pero actualmente son 600 los reclusos allí alojados.

La crisis penal, que la Corte Suprema definió como "una bomba de tiempo", amenaza con expandirse a otros penales, según informes de inteligencia de la propia guardia carcelaria.

El presidente Sebastián Piñera reiteró que impulsará un plan de desarrollo para el sector, a la vez que admitió que "la situación no resiste más".

Desde 1999, cuando comenzó a regir un nuevo sistema penal oral, el número de reos en las prisiones aumentó de 33.000 a 55.000 individuos, según cifras oficiales.

Además existen otras 53.000 personas que cumplen condenas alternativas, como libertad vigilada o reclusión nocturna.

Reconocen hacinamiento

El ministro chileno de Justicia, Felipe Bulnes, admitió que debido al hacinamiento existente en las cárceles del país los presos están en una "situación infrahumana".

El hacinamiento carcelario ha sido señalado como una de las causas de que 81 reclusos murieran el pasado 8 de diciembre durante un incendio que afectó a parte de la cárcel santiaguina de San Miguel, con capacidad para un millar de internos, pero que alberga actualmente a unos 1.900, según las autoridades.

La situación se repite prácticamente en todas las cárceles de Chile, que tiene una población penal de unas 54.000 personas en una infraestructura con capacidad para unas 34.000.

"Claro que necesitamos más cárceles, porque permite segregar y rehabilitar. Con estas tasas de hacinamiento hay una condición infrahumana, hay compromiso de la dignidad", dijo el ministro Bulnes al canal privado Chilevisión.

Bulnes defendió la política contra la delincuencia del gobierno que preside Sebastián Piñera, quien prometió durante su campaña "poner candado a la puerta giratoria", que a su juicio existía en el sistema judicial y permite a los delincuentes recuperar rápidamente la libertad cuando son detenidos para continuar delinquiendo.

Bulnes, en la entrevista, dijo que existen dos formas de "atrancar la puerta giratoria": la primera es evitar el delito antes que se cometa y la segunda es la rehabilitación de los delincuentes.

También admitió que "hay que levantar" a Gendarmería (Servicio de Prisiones) y limpiarla de malos elementos, en relación con acusaciones de familiares de presos de que hay guardias que cobran por ingresar a las cárceles drogas, teléfonos celulares y otros elementos prohibidos.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario