ARCHIVO >

Confirmado: Para evitar un lunes 'negro', el BCE comprará deuda de Italia y España

En teleconferencia los líderes de los bancos centrales de la eurozona acordaron intervenir en los mercados para responder a la escalada de la crisis. O sea que comprará deuda de Italia y España.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Hay que impedir un lunes 'negro', previsible desde el derrumbe de la Bolsa de Tel Aviv, la 1ra. que operó luego de la perdida de la calificación AAA de los bonos del Tesoro de USA.
 
Los líderes políticos y los presidentes de los bancos centrales europeos se han movilizado contrarreloj para acordar medidas que eviten el hundimiento de las Bolsas mundiales. 
 
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, se movió rápidamente y convocó a una videoconferencia con sus colegas de los 17 países del euro y el resto de consejeros (en total, 23) en un encuentro 4 días después del anterior consejo de gobierno del organismo. 
 
El organismo difundió un comunicado en el que manifiesta su voluntad de "responder decisivamente", palabras citadas por la agencia Reuters que se interpretan como una confirmación de lo que llevaba días siendo un rumor: que el BCE comprará deuda pública de España e Italia para aliviar el alto interés que el mercado exige a sus bonos.
 
"El eurosistema intervendrá de forma muy significativa en los mercados y responderá de un modo cohesionado", dijo una fuente a Reuters. 
 
Esto quiere decir que fueron desestimados los recelos alemanes a que el BCE compre bonos italianos para evitar que Italia y España sigan a Grecia. El beneficio es que así Italia y España pagarán menos intereses por su deuda que los que demanda el mercado.
 
El presidente del Banco Central alemán (Bundesbank), Jens Weidmann, y otros representantes centroeuropeos, consideran que la compra de bonos supone una violación de los tratados de la Unión Monetaria. Según sus críticos, el BCE está saliéndose de los límites de su mandato y favoreciendo, a costa de sus socios más competitivos, a los países que han gestionado mal sus cuentas públicas.
 
A la videoconferencia del BCE se han sumado otras del G-7 y del G-20 destinadas igualmente a unificar estrategias que frenen el castigo de los mercados, aunque ninguno de los dos grupos ha comunicado sus decisiones.
 
Se ignora si la Argentina participó de la videoconferencia del G-20.
 
El comunicado de la eurozona fue consensuado entre la canciller federal, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy.
 
Ellos se dijeron "confiados en que el análisis del BCE pongas las bases adecuadas para intervenir en los mercados secundarios". 
 
Y pidieron la "aplicación completa" de los acuerdos adoptados en Bruselas el 21/07 para potenciar el fondo de rescate. 
 
De otro lado, los alemanes temen que la compra de bonos dispare la inflación en los países que mejor superaron la crisis económica. 
 
Los políticos desconfían de que la subida de precios pueda provocar un descontento que se refleje en las urnas. 
 
Además, muchos analistas destacan la aversión "histórica" de Alemania contra la subida de precios. La hiperinflación de los años 20 desembocó en la profunda crisis social que dio alas al nazismo. 
 
La compra de bonos se suma al rescate de la banca durante la crisis financiera y los multimillonarios rescates de Grecia, Irlanda y Portugal. Alemania está azorada por todo lo que han tenido que afrontar sus contribuyentes.
 
S&P
 
La agencia de calificación Standard and Poor´s (S&P) negó haber provocado una "reacción estrepitosa" de los mercados bursátiles a la degradación de la nota de la deuda estadounidense, porque era una noticia esperada, indicó su representante en Europa, Jean-Michel Six.
 
"Los mercados se lo esperaban, no creo que haya nada estrepitoso" el lunes 08/08 en la apertura de los mercados, declaró Six a la emisora francesa France Info. 
 
Pero la Bolsa de Tel Aviv -Israel comienza su semana laboral el domigo-, decidió suspender las operaciones para enfriar una desastrosa apertura con pérdidas superiores a -6% motivadas por la rebaja de S&P.
 
No obstante, según el economista de S&P, "la inquietud de los mercados a nivel bursátil depende más del vigor de la recuperación económica que de una nota particular".
 
Six agregó que "todavía hay mucha liquidez en los mercados".
 
Justificó la decisión de su agencia de bajar la nota de USA en "la debilidad de la recuperación económica" y en "factores políticos" que ponían en duda "la eficacia de la toma de decisiones, en particular en el Congreso".
 
Consideró que en USA hay una "parálisis de las instituciones frente al incremento de la deuda y a las medidas que hay que tomar para contenerla o revertirla".
 
El economista precisó que no se trata "ni de una sanción ni de un castigo" y, aunque afirmó que la nota "no va a cambiar" de forma inminente porque la deuda estadounidense sobrepasa el 100 por cien del PIB del país, señaló que "pueden recuperar" la calificación máxima.
 
"Nada es definitivo y lo que suceda en los próximos años será decisivo", indicó Six, quien apostó porque Washington elabore "una estrategia convincente que se base en un acuerdo político". El economista se mostró muy firme al asegurar que "la nota de Francia está en una perspectiva estable".