ARCHIVO >

Las armas para Chávez preocuparon a USA y dividieron el gobierno de Zapatero en España

El acuerdo de venta de barcos patrulla de España a Venezuela suscrito en 2005 generó no pocas rispideces al interior del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y para con USA. El tema se volvió recurrente en las reuniones entre representantes estadounidenses y españoles, según revela Wikileaks.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) - Un acuerdo de venta de barcos patrulla y aviones de transporte españoles a Venezuela suscrito en 2005 causó alarma en Washington y divisiones en el gobierno de Madrid, según documentos confidenciales filtrados al portal Wikileaks que publica este jueves el diario madrileño El País.

De acuerdo con esos despachos diplomáticos, la venta generó un enfrentamiento entre los entonces ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa, Miguel Ángel Moratinos y José Bono, ya que el primero estaba en contra, pero el segundo, a favor.

Por su parte, USA presionó insistentemente para evitar que se cerrase el acuerdo, el cual se convirtió en uno de los principales obstáculos para la normalización de las relaciones entre España y Washington después de que el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero retirara en 2004 las tropas españolas de Irak.

Finalmente, la venta de barcos pactada con el gobierno de Hugo Chávez se cerró. De hecho, la mayoría de las patrulleras ya fueron entregadas a Venezuela. Pero USA vetó la transferencia de tecnología necesaria para el contrato de los aviones, que por ello se frustró.

Los despachos indican que el 20 de abril de 2005 el secretario de Estado de Defensa español, Francisco Pardo, se reunió con el número dos de la embajada de USA, Robert Manzanares, para convencer a Washington de que España no estaba vendiendo "corbetas", como acusaba el Partido Popular (PP), sino "patrulleras oceánicas".

"Los barcos no llevarán misiles, eso es lo que estoy intentando explicar. Por favor, confíen en nosotros", citan los documentos de la embajada a Pardo. Manzanares replicó: "Lo último que se necesita hacer ahora es algo que dé a Chávez más músculo militar y político, que parece exactamente lo que está haciendo España".

El tema, según los cables, se convirtió en recurrente en la relación bilateral. España quería salvaguardar la operación, pero al tiempo acercar distancias con USA, dado que compartía la preocupación por el deterioro democrático en Venezuela.

Moratinos incluso habría pedido a la subsecretaria Paula Dobriansky que USA plantease propuestas concretas para ayudar a la oposición venezolana. En otra reunión, el secretario de Estado de Exteriores, Bernardino León, es citado con estas palabras: "España no ve a Chávez como a un amigo, pero cree que aún hay una posibilidad de influir para que aplique reglas democráticas".

El 22 de diciembre de 2005, el entonces embajador de USA, Eduardo Aguirre, llamó a Moratinos para dar un repaso a la relación bilateral. La situación había mejorado, pero lo habría hecho más sin la venta de material militar a Venezuela.

Según los documentos facilitados por Wikileaks, "Aguirre le dijo a Moratinos que sabía que Exteriores había hecho un esfuerzo de buena fe por hacer descarrilar el acuerdo, pero había sido desbordado por Bono".

"Moratinos (...) dijo que tanto él como Bernardino León creyeron que habían logrado frustrar la parte de la venta de aviones cuando se dirigieron al embajador. Sin embargo, Bono ganó la batalla interna y cerró la venta", resume el despacho.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario