Campo+Justicia+Medios: La agenda del FdT "tiene todo el pasado por delante"

El Gobierno ha reforzado en los últimos días una hoja de ruta de conflictos que parece calcada de la etapa 2011-2015, que -en un año electoral- parece desacoplada de la de una ciudadanía preocupada por incertidumbre que plantean la economía y la pandemia.
martes, 5 de enero de 2021 · 16:46

3 hechos: 


1- El presidente Alberto Fernández insistió durante el fin de semana en la necesidad de generar reformas en el Poder Judicial. Utilizó una polémica expresión para ello: dijo que había que "meter mano" desde el Ejecutivo. Y para criticar a la Corte Suprema se valió de la situación de 2 dirigentes que forman parte de su espacio político, dejando espacio a suspicacias respecto a por dónde pasa realmente el interés de "meter mano" en la Justicia. 

2-El Gobierno suspendió hasta nuevo aviso las exportaciones de maíz, con el argumento de la seguridad del abastecimiento interno. Esto generó un nuevo conflicto con el sector agropecuario, que en las próximas horas anunciaría un paro de comercialización de granos. En el Ejecutivo redoblan la apuesta: “Si la Mesa de Enlace hace un lockout el Gobierno no se va a mover un centímetro", dijeron. 

3- El senador oficialista Oscar Parrilli, el más cercano a Cristina Fernández, puso nuevamente en la agenda del oficialismo la pelea contra los medios de comunicación críticos del gobierno -especialmente los del grupo Clarín - y deslizó la posibilidad de avanzar en una nueva "ley de medios" que reemplace a la que quedó jibarizada por decretos de Mauricio Macri

3 hechos sobre 3 ejes de conflicto para nada novedosos para la agenda histórica del kirchnerismo. Algún analista político ya había advertido sobre la posibilidad de que Alberto Fernández quede enredado en los objetivos de Cristina Fernández durante su último período de gobierno, de 2011 a 2015

En el año electoral, sin horizonte claro y firme sobre la pandemia (el resurgimiento de los contagios borró por completo el optimismo del inicio de la campaña de vacunación) y con incertidumbres económicas, el gobierno del Frente de Todos se empecina en una agenda que atrasa y es incapaz de prometer futuro

Y eso sin mencionar que se trata de una hoja de ruta en la que el kirchnerismo ya ha fracasado

La reforma judicial que Cristina Fernández impulsó durante su gobierno -"la democratización de la Justicia"- chocó contra la pared de la constitucionalidad que le puso en frente la Corte Suprema. Ahora, el proyecto que impulsa el Presidente está frenado en Diputados ante la imposibilidad oficialista de conseguir la mayoría que la convierta en ley. 

Con el campo las heridas del kirchnerismo parecen nunca cerrar. Al fin y al cabo, fue aquel prolongado y desgastante conflicto de 2008 el que le dio identidad al movimiento y disparó el protagonismo de, por ejemplo, La Cámpora. Al mismo tiempo, el voto no positivo de Julio Cobos que le puso punto final a 3 meses enfrentamientos también definió la salida de Alberto Fernández de aquel gobierno

Y, finalmente, la disputa con los medios por el "discurso dominante" es otra de las obsesiones de la Vicepresidente y sus colaboradores y seguidores. Tras una larga batalla judicial, la Corte Suprema convalidó la constitucionalidad de la ley de medios sancionada en 2009. Fue una victoria sobre el Grupo Clarín, principal objetivo de la norma, que se vio obligado a desprenderse de varias señales. Sin embargo, a través de un decreto luego convalidado por el Congreso, Mauricio Macri desarticuló gran parte de la ley, así como a su autoridad de aplicación, la AFSCA. Así, aquella "ley de medios" perdió su razón de ser. 

Pero ahora el senador Parrilli trae de vuelta la discusión a la mesa. Aseguró hoy que la coalición gobernante podría "pensar" en impulsar una nueva regulación. 

"Tenemos una ley de medios que fue derogada por decreto. Fue declarada constitucional (en 2013) y después se encargaron de no permitir su aplicación. Incluso, motivó denuncias penales de Clarín por aplicar la ley", dijo el senador neuquino y presidente del Instituto Patria en diálogo con Radio El Destape.

Hoy Parrilli volvió a apuntar contra el multimedios. "Esta es la pelea y la discusión. Son los modelos de país que están en disputa", afirmó. "Y la manera que tenemos de resolverla es democráticamente. Por lo menos tenemos la contundencia de que en la última elección hemos tenido un triunfo aplastante", agregó.

El Frente de Todos -dominado por la facción K- propone una agenda de conflictos que parece calcada de la etapa 2011-2015, que -en un año electoral- supone además estar desacoplada de la de una ciudadanía preocupada por la incertidumbre que plantean la economía y la pandemia. 

Parafraseando a Jorge Luis Borges, el kirchnerismo tiene "todo el pasado por delante".

Otras Noticias