Leído

44 TRIPULANTES MUERTOS POR CORRUPCIÓN

Se cumplen 2 años del hundimiento del ARA San Juan (y Macri no asistirá al acto)

Vie, 15/11/2019 - 12:32pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

A dos años de que 44 personas se hundieran en la inmensidad del mar, todavía quedan muchas dudas sobre qué pasó con el submarino ARA San Juan. Corrupción y falta de mantenimiento van de la mano sobre la principal teoría que le adjudican los familiares a la tragedia que enlutó al país en 2017 y movió a varios países del mundo en una sola causa: encontrarlo. Pero todo fue en vano, el submarino implosionó y se hundió a 907 metros de profundidad.

El submarino ARA San juan que se hundió a más de 900 metros de profundidad.
Contenido

Este viernes 15/11 se suma un año más de que la Base Naval de Mar del Plata, perdió contacto con la Armada en el mar Argentino el 15 de noviembre de 2017, por lo cual, se realizará una ceremonia organizada por la Armada Argentina, que entregará a los familiares de los 44 tripulantes fallecidos una condecoración "Al Honor Militar".

Según trascendió, el presidente Mauricio Macri no asistirá al acto. En representación del mandatario estará el Ministro de Defensa de la Nación, Oscar Aguad, quien ha sido fuertemente repudiado por familiares de las víctimas a lo largo de la etapa de búsqueda e investigación de la tragedia.

Antes del acto, en la mañana del viernes, los familiares de los tripulantes fallecidos participarán en una ceremonia religiosa privada, en la capilla ubicada en el interior del predio naval marplatense.

A pesar de que ya ha pasado un tiempo prudencial, la justicia todavía intenta determinar los motivos por los que se produjo la tragedia. 

Hasta ahora, lo que se sabe de la investigación de la Justicia -se tramita en el juzgado federal de Caleta Olivia, a cargo de Marta Yáñez- tienen probado que el agua ingresó al tanque de baterías N° 3 a través de la válvula E19, un mecanismo de ventilación "by pass" que se abre y cierra para permitir el flujo de aire que luego se utiliza, entre otras cosas, para recargar las baterías del submarino ARA San Juan. 

Además, la última incorporación a la causa fue la de 50 cajas con documentación acerca de la unidad naval, además de las fotografías del submarino en el lecho marino que fueron tomadas por la empresa Ocean Infinity.

De cara al acto por el segundo aniversario, la Armada dispuso el traslado en el mismo día para algunos familiares directos que residen fuera de Mar del Plata hasta que termine la ceremonia, cuando regresarán por tierra a la ciudad de Buenos Aires.

Estos familiares no tendrán alojamiento en la ciudad, según señalaron, a diferencia de lo que sucedió al cumplirse un año de la desaparición, cuando el buque no había sido hallado aún.


Corrupción: 

El comandante del submarino, Capitán de Fragata Pedro Martín Fernández, alertó el 14 de agosto de 2017, casi tres meses antes de la tragedia, que la E19 -un mecanismo que debió evitar el paso de agua hacia las baterías y por algún motivo no lo hizo- presentaba falta de estanqueidad; es decir, no cerraba correctamente.  Ahora la justicia, investiga ese documento que, por alguna razón, la Armada pasó por alto. 

Las pruebas recolectadas, a las que se suman los testimonios de integrantes de la Armada, permitieron determinar que la válvula en cuestión había presentado inconvenientes en navegaciones anteriores y que pese a los informes de la tripulación no se reparó correctamente. 

En rigor, numerosos testigos aseguraron que para haber solucionado esta cuestión el submarino debió haber ingreso a dique seco, lo que no ocurrió en los últimos 45 meses.

Las querellas principales tienen distintas miradas sobre los avances en la causa, aunque coinciden en que las responsabilidades políticas tienen que alcanzar, necesariamente, al ministro de Defensa, Oscar Aguad, y al presidente Mauricio Macri.

Incluso, en varias oportunidades, las familias de los submarinistas llegaron a exigir la "renuncia" de Aguad, que también es señalado por los abogados querellantes como uno de los responsables del hecho que terminó con la vida de los 44 tripulantes y que todavía debe terminar de aclarar la jueza de Caleta Olivia, Marta Yáñez.

En el plano formal, las imputaciones van desde “homicidio por dolo eventual” reiterado en 44 oportunidades, por cada uno de los tripulantes del submarino, pasando por abandono de persona, encubrimiento, mal desempeño e incumplimiento de los deberes de funcionario público, todos en concurso real. 

El navío, con asiento en la Base Naval de Mar del Plata, perdió contacto con la Armada en el mar Argentino el 15 de noviembre de 2017, cuando se trasladaba desde Ushuaia hacia Mar del Plata, a la altura del golfo San Jorge. El 17 de noviembre de 2018, la empresa privada Ocean Innity, que fue contratada por el gobierno nacional, concluyó su búsqueda el 17 de noviembre de 2018, cuando halló al submarino muy cerca del punto de último contacto y a 907 metros de profundidad.

Los imputados: 

Entre los imputados se encuentran Claudio Villamide, excomandante de la Fuerza de Submarinos; Luis Enrique López Mazzeo, excomandante de Adiestramiento y Alistamiento de la Armada; José Marti Garro, jefe de operaciones del COAA; Eduardo Malchiodi, jefe de mantenimiento de la Armada; Jorge Andrés Sulia, exjefe logística del COFS; Hugo Migle Correa, exjefe de operaciones de la fuerza; y Héctor Alonso, el jefe del Estado Mayor del COFS al momento del hundimiento.

Villamide y López Mazzeo son dos imputados importantes para el expediente. Para la Justicia son las autoridades que pueden decir si el submarino estaba en condiciones de navegar y no podían desconocer el estado en el que se encontraba la nave al momento de zarpar. "Todos estaban alertados por la válvula E19", aseguran.