Justicia

BULLRICH LO HABÍA DEFENDIDO

Procesaron (sin prisión) al policía de la patada mortal

La jueza de instrucción Yamile Bernán entendió que el efectivo de la Policía de la Ciudad, Esteban Ramírez, no actuó en cumplimiento de su deber sino que se excedió con respecto al protocolo de la fuerza de seguridad para estos casos. El policía fue procesado por el "homicidio preterintencional" de Jorge Martín Gómez, a quien le pegó una patada en el pecho que derivó en su muerte, en una calle de San Cristóbal.

El efectivo de la Policía de la Ciudad, Esteban Ramírez, que mató a un hombre luego de pegarle una patada en el pecho, fue procesado sin prisión preventiva y embargado en dos millones de pesos.

El policía fue procesado por el "homicidio preterintencional" de Jorge Martín Gómez, a quien le pegó una patada en el pecho que lo derribó y desnucó en una calle de San Cristóbal, hace dos semanas.

Fuentes judiciales informaron a la agenciaTélam que en la misma resolución la jueza de instrucción Yamile Bernán le trabó al acusado un embargo de dos millones de pesos sobre sus bienes.

Al sostener la calificación legal, la magistrada consideró que no hubo un "exceso en el cumplimiento de un deber" de parte del policía Ramírez, sino una conducta irresponsable que terminó con la muerte de Gómez.

Sin embargo, para la jueza el efectivo sí se "excedió" respecto de lo que marca el protocolo de la fuerza para reducir a un sospechoso, incluso armado con un cuchillo, como en este caso.

Según las fuentes, Bernan sostuvo que, si bien aun no se cuentan con los resultados de los peritajes toxicológicos para determinar si Gómez se encontraba al momento del hecho alcoholizado o bajo los efectos de drogas, se recolectaron evidencias de que la víctima padecía un estado alterado de la conducta.

Y en ese sentido señaló que dicha circunstancia lo hacía aún más vulnerable al acto de violencia que fue la patada en el pecho que le aplicó el policía.

La pena por homicidio preterintencional tiene una pena de entre tres y seis años de cárcel.

Ramírez permanece en libertad ya que el 21 de agosto pasado la misma jueza Bernan le otorgó la excarcelación bajo caución juratorio por entender que no existían riesgos procesales de fuga ni de entorpecimiento de la investigación.

Pero esta decisión fue apelada al día siguiente por la fiscal en lo Criminal y Correccional 32, Ana Yacobucci, quien consideró que esa resolución "era prematura" en esa instancia del proceso judicial y porque el imputado, al ser policía, podía "entorpecer la investigación".

Cabe recordar que la propia ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, había salido a defender al agente policial, asegurando que "estaba cumpliendo con su deber".

"El policía lo quiso reducir, no lo quiso matar. Estaba protegiendo a los ciudadanos de una situación amenazante", afirmó la funcionaria.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario