Leído

EL EX PRESIDENTE SUMA DENUNCIAS

La AFI denunció a Macri y Arribas por la venta ilegal de armas

Lun, 29/06/2020 - 4:34pm
Enviado en:
Por Urgente24

La interventora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Cristina Caamaño, presentó una nueva denuncia ante la justicia contra Mauricio Macri y el ex titular del organismo Gustavo Arribas, esta vez por la venta de armamento de fuego “de distinto calibre que integraba el patrimonio” de la agencia. Antes los había denunciado por el presunto espionaje ilegal.

Mauricio Macri y Gustavo Arribas (Foto archivo NA).
Contenido

La interventora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Cristina Caamaño, presentó este lunes (29/06) una nueva denuncia ante la justicia federal contra el ex presidente Mauricio Macri y el ex titular del organismo Gustavo Arribas, esta vez por la venta de armamento de fuego “de distinto calibre que integraba el patrimonio” de la AFI.

La denuncia por supuesto abuso de autoridad, violación de deberes y defraudación por administración fraudulenta resultó sorteada en el juzgado federal de Daniel Rafecas e intervendrá el fiscal Federico Delgado, según el trámite cumplido en los tribunales federales de Retiro, informaron fuentes judiciales a la agencia Télam.

Según la denuncia se permitió “a funcionarios y agentes en actividad adquirir hasta cinco armas por persona a un precio totalmente irrisorio y alejado de la realidad, y además prácticamente sin requisitos respecto a las condiciones exigidas para su acceso”.

Los denunciados son Arribas; la ex subdirectora dela AFI, Silvia Majdalani; un ex funcionario de la Agencia, cuya identidad se mantiene en reserva en los términos de la Ley Nacional de Inteligencia, y el mismo ex presidente Macri, “en su calidad de responsable de fijar los lineamientos estratégicos y objetivos generales de la política de Inteligencia Nacional (art. 12, Ley N°25.520), máxima autoridad nacional del Sistema de Inteligencia”.

Según el escrito presentado esta mañana por Caamaño, “el entonces director general de la AFI dictó dos resoluciones, una en agosto de 2017 y la otra en diciembre de 2018 -carentes absolutamente de sustento jurídico y fáctico- que fueron las que en definitiva permitieron se lleve a cabo el procedimiento”, del que resultó la venta de 290 armas aptas para el disparo y utilización.

En la primera de ellas, declara “en condiciones de rezago el armamento”, “por no resultar económicamente rentable ni factible su recuperación”, y autoriza “la venta del armamento”, “a los agentes pertenecientes a la Agencia que posean Credencial de Legítimo Usuario”. A su vez, aprobaba el procedimiento de venta y el pago a través del “descuento de haberes”. La denuncia detalla además que del informe sobre el cual se basó Arribas, no surge que las armas “constituyen armamento de rezago, sino sólo se las clasifica como material en desuso”, que implica que “la cosa continúa preservando su cualidades propias para su normal uso” y no “residuo”.

En particular, la denuncia subraya que los revólveres Ruger y Colt Trooper vendidos se trataban de “armas de colección que no se consiguen en el mercado”, en particular el revolver Ruger “tenía la leyenda que decía ‘200 años de la libertad de América’”. Además, indica que “no consta ni valuación ni tampoco información acerca del valor de venta respecto a la única escopeta a repetición marca MOSSBERG, 12UAB Modelo 500 que fue vendida mediante este procedimiento fraudulento”, a un ex funcionario de la gestión anterior.

En el caso de la segunda operación, realizada en 2018, se agregó a la oferta un lote de 38 armas, “bajo la misma modalidad”. Esta vez, fueron de la partida: 3 pistolas semiautomáticas marca Beretta, modelo 92 FS, calibre 9mm; 1 pistola semiautomática marca FN, calibre 380 ACP; 9 pistolas semiautomáticas marca FM Browning calibre 9mm, y 25 pistolas semiautomáticas marca Glock modelos 17/19, calibre 9mm.

La denuncia detalla que “la puesta en venta del armamento de fuego no se encuentra dentro de las competencias, y menos aún, dentro de las facultades de la Dirección General, independientemente de que se encuentre en desuso”.

Se afirma que permitir la compra de armamento de fuego apto para su uso a todos los agentes del organismo, sin el debido control de la autoridad estatal correspondiente en la materia, constituye per se una manifiesta violación a los deberes de funcionario público y un abuso de autoridad en los términos del artículo 248 del Código Penal”.

"La tasación de las armas no respetó el procedimiento establecido en el artículo 24 del Reglamento de Bienes Muebles y Semovientes del Estado”, advierte además la denuncia presentada por Caamaño.

Además se indica que “el escaso valor asignado a las 296 armas que se vendieron a agentes y funcionario de la AFI constituye un delito en los términos del artículo 173, inciso 7, con el agravante de haberse llevado a cabo en perjuicio de la Administración Pública”.

Cabe recordar que Caamaño ya había denunciado a Macri por el presunto espionaje ilegal que  realizó la AFI durante su gobierno.