PRESUPUESTO 2011

Scioli y los legisladores irán de fiesta, ¿quién la paga?

Escandaloso acuerdo para la aprobación del Presupuesto 2011 en provincia de Buenos Aires. Para conseguir el consenso, el oficialismo admitió los planteos de más dinero para las comunas de la UCR y la ampliación de $ 1.000 millones en los fondos para Seguridad, que exigió Unión Pro. Y algo más: cada legislador bonaerense costará en 2011 cerca de $ 7,8 millones, ¿cómo harán para que la gente crea en la política?

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). 2 recortes periodísticos ayudan a comprender la situación bonaerense, territorio con permanentes problemas fiscales, en parte por gasto mal asignado o ineficiente, y en parte por exceso de gasto público.
 
En ese escenario, el gobernador Daniel Scioli quería dar una señal política contundente. Por ejemplo, un Presupuesto 2011 aprobado por consenso, marcando así sutiles diferencias con la imposibilidad de hacerlo en la Nación, que va rumbo a la prórroga de las partidas 2010.
 
Todo bien pero... la señal contundente será onerosa para los contribuyentes...
 
 

"El acuerdo que permitió que el Presupuesto bonaerense 2011 viera la luz, en efecto, estuvo cargado de concesiones a la oposición. El  sciolismo admitió los planteos de más partidas para las comunas que enarboló la UCR y la ampliación de unos $ 1.000 millones en los fondos para Seguridad, el caballito de batalla de Unión Pro. Y hasta concedió que se le limitaran a un 8% del total de los gastos las facultades para reasignar partidas el año que viene.


El Gobernador les había dejado en claro a sus legisladores que, aún con ciertas condiciones, no estaba dispuesto a enchastrarse en una disputa similar a la que se registró en el Congreso. Semanas antes de esos episodios que enlodaron al Parlamento, había desechado incluso una sugerencia que le había llegado a su despacho: trabajar con un Presupuesto prorrogado, como ocurrirá en la Nación, durante el año que viene.

Pero el trámite no estuvo exento de sobresaltos. Esa foto tan deseada que buscó Scioli con legisladores oficialistas y opositores tras la aprobación del proyecto, estuvo a punto de naufragar.

La discusión sobre un artículo del Presupuesto había terminado abroquelando a la oposición en la Cámara baja, y una inminente votación negativa dejaría al Gobernador sin ese premio tan ansiado porque el expediente debía volver al Senado. Una rápida maniobra oficialista evitó el desplante, pero terminó con la otra gran concesión del Ejecutivo: la promesa a una reforma a la ley de Administración Financiera que implicará en forma permanente, un muy fuerte recorte a las facultades especiales para el uso de fondos.

Ese afán de Scioli por mostrarse conciliador con la oposición derivó incluso en otras negociaciones por afuera del debate parlamentario: varias comunas radicales del interior se llevaron un compromiso de obras que no está incluido en el Presupuesto.
 
La mira en 2011

Para el gobierno bonaerense, la posibilidad de mostrar un tono dialoguista y conciliador no tiene como destinatario exclusivo al ciudadano común: la movida también tocó la puerta del peronismo. Si Scioli concedió al radicalismo la posibilidad de que las comunas contaran con fondos adicionales a los previstos, nunca perdió de vista que, por añadidura, también serán beneficiados los alcaldes oficialistas.

En la Gobernación la relación con los intendentes es otro de los temas sensibles, más cuando el sciolismo no abandona del todo su sueño presidencial aún cuando sus ministros parezcan concentrados en la reelección del mandatario. Ya lo blanqueó un colaborador cercano de Scioli en el reciente viaje a Israel. "Daniel nos pidió que estemos preparados para todo", confesó.

La esperanza se alimenta en función del gran interrogante que, en rigor, recorre todo el espinel oficialista: si Cristina Fernández de Kirchner irá o no por la reelección. O mejor dicho: si la actual mandataria logrará mantener para marzo o abril, cuando llegue el tiempo de las definiciones, ese halo de invencibilidad que la rodea desde el fallecimiento del ex Presidente (...)".
 
 
 
"Cada legislador costará en 2011 cerca de $7,8 millones 
La cifra surge de los gastos aprobados para el Senado y Diputados, que marcan un incremento del 21 por ciento en relación a este año 

A lo largo del próximo año, cada uno de los 138 legisladores provinciales insumirá al tesoro provincial un gasto individual que supera los $7,8 millones, lo que implica un incremento en el "costo" de los diputados y senadores provinciales en torno del 20% con respecto a 2010.

Así surge de las proyecciones de gastos contenidas en los presupuestos del Senado y la Cámara de Diputados, que fueron sancionados el pasado jueves junto con la estimación 2011 del Ejecutivo bonaerense, con una cifra global cercana a los $ 1.080 millones.

En ese marco, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de su presupuesto con un gasto previsto para 2011 de $ 642,8 millones. La cifra implica un incremento del 20,9 por ciento con respecto al gasto previsto en 2010, de $ 508 millones.

Luego, el Senado provincial sancionó la norma para el financiamiento del gasto del cuerpo en 2011, que redondeó una cifra de $ 437 millones. En ese caso, el aumento con respecto al año en curso será de 20,8%, ya que para 2010 se había aprobado un gasto de 346 millones de pesos.

En este caso, fuentes de la Cámara alta explicaron que el incremento obedece entre otras razones a la previsión de un proceso de recategorización de su planta de empleados sobre el que se busca avanzar en 2011.

En el costo global, la suma del gasto legislativo para el año próximo arroja una cifra de $ 1.079,8 millones, lo que significa una suba del orden del 21% con respecto a los cálculos de erogaciones actualmente en ejecución.

El salto en el presupuesto total del Parlamento bonaerense es uno de los más elevados de los últimos años.

Gasto por legislador

Los incrementos en los gastos generales de funcionamiento de las cámaras se replican en los "costos" que insumirán los legisladores provinciales en 2011. Si se toma el presupuesto global de ambas cámaras, de $ 1.079,8 millones, surge que cada uno de los diputados y senadores "costará" al Estado bonaerense unos $ 7,8 millones el año próximo.

La cifra para 2011 implica una suba del 20,5% con respecto al costo por legislador del período en curso, que se ubicó en los $ 6,3 millones.

Con todo, ese costo difiere cuando se analiza cada cámara en particular. En Diputados, que aprobó un presupuesto de $ 642,8 millones, con un cuerpo de 92 integrantes, cada uno de los legisladores insumirá en 2011 un costo de $ 6,9 millones, que marca una suba del 20,2% con respecto a 2010.

En el Senado, con un presupuesto de $ 437 millones y 46 bancas, cada legislador implicará un costo de $ 9,5 millones para 2011, con un incremento del orden del 20% con respecto al año en curso."

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario