El vergonzoso 'caso Ernestina de Noble', según Abuelas de Plaza de Mayo

El sitio www.diariosobrediarios.com.ar/ investigó uno de los casos más 'tabúes' del periodismo argentino: la adopción irregular de Marcela y Felipe Noble Herrera, por su madre adoptiva, Ernestina Herrera de Noble, accionista y directora formal del diario Clarín. Los supuestos herederos de Roberto Noble nunca se hicieron la prueba de ADN y fueron beneficiados por el grandilocuente esfuerzo de Jorge Rendo, director institucional del multimedios, por volcar a los medios de comunicación en contra del juez Roberto Marquevich. "Los diarios entraron en cadena a dar la versión de Clarín, y se fue tergiversando toda la verdad" sostiene Alcira Ríos, abogada de las Abuelas de Plaza de Mayo.

Hace poco más de un año, el 17 de diciembre de 2002, Ernestina Herrera de Noble, la directora del diario Clarín, fue detenida por orden del juez federal de San Isidro Roberto Marquevich, luego que se descubrieran irregularidades en los expedientes de adopción de Marcela Noble Herrera y Felipe Noble Herrera, los hijos de Ernestina que hoy tienen 27 años.

La causa penal contra la empresaria se inició a partir de una denuncia presentada a principios de 2001 por la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Barnes de Carlotto. En dicha presentación se solicitaba al juez que investigara si ambos jóvenes eran hijos de padres desaparecidos durante la última dictadura militar.

En un comunicado difundido el mismo día de la detención, Arte Gráfico Editorial Argentino (Agea), la empresa editora de Clarín, calificó de "abusiva la detención de la señora Herrera de Noble". La decisión de Marquevich, naturalmente, fue cuestionada con dureza desde todos los medios del grupo que comanda Ernestina. A estas críticas se sumaron las condenas de la Asociación de Entidades Periodísticas de la Argentina (Adepa), de la Comisión de Libertad de Prensa de la SIP, de la Asociación Periodistas y de prácticamente todos los propietarios de los diarios más importantes del país.

Alcira Ríos, coordinadora del equipo jurídico de Abuelas de Plaza de Mayo, aseguró que desde que Ernestina Herrera de Noble fue detenida "los diarios entraron en cadena a dar la versión oficial de Clarín, y entonces se fue tergiversando toda la verdad". En diálogo con el DsD, la doctora Ríos expuso los detalles del caso que logró conmocionar a la opinión pública. Lo que sigue es el relato de las Abuelas, la historia detrás de la historia que ningún medio se atrevió a publicar en su totalidad.

# Los comienzos

"Desde el año 1984 comenzaron a llegar a la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo denuncias que decían que los chicos que había adoptado Ernestina Herrera de Noble eran hijos de desaparecidos. Las presentaciones expresaban que, como Clarín tuvo durante la dictadura muy buenas relaciones con los militares, y además el diario recibió en esa época –junto con La Nación y La Prensa- la empresa Papel Prensa, había vínculos muy estrechos con el Proceso", reveló Alcira Ríos.

"Estas denuncias, en general, eran anónimas, pero aunque no sean anónimas en Abuelas preservamos la reserva" agregó. Y precisó también que "algunas de las denuncias decían que a la señora de Noble esos chicos se los había dado el general Camps, otras que señalaban que habían sido otorgados por monseñor Plaza, ambos conspicuos representantes del Proceso".

Pero las Abuelas no se precipitaron a presentar la denuncia en el Juzgado. "Siempre en Abuelas lo primero que se hace es una investigación" indicó Ríos. "La hicimos y nos encontramos con que había dos expedientes de adopción que, en apariencia, eran totalmente legales. Fue entonces cuando pedimos los expedientes de guarda" añadió.

El expediente de guarda, firmado por un juez de menores, es el documento en el que consta cómo se obtuvo al chico que se adoptó. El procedimiento legal indica que tiene que haber un menor abandonado o entregado voluntariamente por sus padres para poder pedir la guarda de ese niño por un año y, luego de ese período, tramitar la adopción. "Tardamos mucho tiempo en ver esos expedientes de guarda, porque a mí me ponían obstáculos en el juzgado y no me los mostraban", explicó Alcira.

Por otro lado – señaló - cuando hay un caso sobre el que hay denuncias, las Abuelas siempre intentan en primera medida un diálogo con los padres que adoptaron, ya que la adopción pudo haber sido de buena fe. Con ese criterio la presidenta y la vice de la institución solicitaron una entrevista con la señora Herrera de Noble. Querían hacerle saber de la existencia de todas estas denuncias.

"Ella no las recibió jamás –afirmó la doctora Ríos- sólo las recibió el señor Héctor Magnetto –vicepresidente del Grupo Clarín- quien primero pensó que le iban a pedir una contribución, luego se molestó bastante diciendo que la señora de Noble no podía tener hijos de subversivos, y finalmente cortó el diálogo". Las Abuelas también cortaron el diálogo y por un tiempo todo quedó en suspenso. Transcurría el año 1993 y las denuncias sobre el caso seguían lloviendo en la asociación Abuelas.

# Cómo siguió la historia

La señora Ana Elisa Feldman de Jaján presentó en 1995 su primera denuncia contra la directora de Clarín por la apropiación de ambos menores. La causa fue a dar al Juzgado Federal N. 1 de San Isidro, cuyo titular era Roberto Marquevich.

La señora de Jaján, en realidad, era movida por una disputa: su marido, Emilio Jaján, mantuvo durante años con Ernestina Herrera de Noble una controversia económica que finalmente perdió. También el ex dirigente nacionalista - supuestamente ligado a servicios de inteligencia Guillermo Patricio Kelly - tomó cartas en el asunto, y salió a decir en los medios que los chicos de la directora de Clarín eran hijos de desaparecidos.

Las Abuelas decidieron entonces presentar una denuncia, y como la jurisdicción era San Isidro fueron a ver al Dr. Marquevich para comunicarle su intención de abrir una causa. "Él nos hizo saber que justo terminaba de descartar una denuncia de la señora de Jaján, porque no era del todo consistente, pero también nos dijo que si queríamos presentar la denuncia podíamos hacerlo", relató Alcira Ríos. "Esperamos un poco más y finalmente presentamos la denuncia firmada por Estela de Carlotto como presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo el 30 de abril de 2001".

El abogado de Ernestina Herrera de Noble, el Dr. Eduardo Padilla Fox, se presentó al Juzgado para saber qué estaba ocurriendo. Según Alcira Ríos, "seguramente creía que se trataba de otra acusación de la señora de Jaján, pero allí le comunicaron que era una denuncia de Abuelas de Plaza de Mayo, y entonces comenzó a preocuparse".

"El Dr. Padilla Fox me vino a ver para decirme que el caso sería un escándalo y que ‘la señora’ no podía ser culpable. Yo le respondí: ‘Es muy sencillo. Que los chicos se hagan el análisis correspondiente en el Banco Nacional de Datos Genéticos, y si se comprueba que no son hijos de padres desaparecidos la denuncia se cae, porque para nosotras no tiene ningún tipo de sustento’. Pero él me respondió con evasivas".

# Versiones contrapuestas

Según el periodista Pablo Llonto en su libro "La Noble Ernestina" (Editorial Astralib) consta en el expediente de adopción de Marcela, que el 13 de mayo de 1976 Ernestina Herrera de Noble se presentó ante el juzgado de menores N 1 de San Isidro, a cargo de la doctora Ofelia Hejt, para solicitar la guarda de una beba que once días antes había encontrado en una caja de cartón en la puerta de su casa de la calle Laprida 2789 de San Isidro. Apunta que como testigos del hecho, en el mismo expediente, figuraban una vecina, Yolanda Echagüe de Aragón y el jardinero de ésta, Roberto García.

Añade que en el expediente de adopción de Felipe dice que el 7 de julio de 1976 una mujer llamada Carmen Luisa Delta, que decía ser la madre de un nene nacido el 17 de abril de ese año, se presentó ante la misma jueza Hejt y entregó el niño al juzgado para que lo dieran en adopción. Ernestina Herrera de Noble – indica - se encontraba por casualidad en el Juzgado para realizar los trámites de Marcela, y así fue como el secretario del Juzgado le informó de la existencia de un nene para adoptar. Agrega que la directora de Clarín pidió entonces la tenencia provisoria del menor, que le fue concedida ese mismo día.

"A raíz de nuestra denuncia en el Juzgado empezaron a investigar esos expedientes, y así fue como encontraron en ellos serias irregularidades", relató Alcira. Se pidieron los antecedentes de la madre que supuestamente entregó a Felipe en 1976. Pero en la Policía Federal informaron que no existía ninguna mujer con el número de documento que figuraba en el expediente, y que ese documento pertenecía en cambio a una persona de sexo masculino ya fallecida. También se descubrió que el juzgado en el que según consta en el expediente había recibido a ese chico no tenía, en realidad, jurisdicción para recibirlo: no estaba en turno.

"Aparte de todo esto, el juzgado que le entregó los menores a la señora de Noble estaba a cargo de la jueza Ofelia Hejt, que entró con el Proceso y se fue con el Proceso, y nosotras sabíamos que la dictadura puso a determinados jueces adictos para que legalizaran el tema de los menores sustraídos- añadió Alcira-. Y también resulta extraño que una madre va a dejar a su hijo y casualmente la señora de Noble está en la sala de al lado y es llamada a hacerse cargo".

En el curso de la investigación de la adopción de Marcela se llamó también a los testigos. La señora de Aragón ya había fallecido, pero su nieta vivía y declaró que Ernestina Herrera de Noble no vivía en el domicilio en el que dijo encontrar la caja de cartón con la nena, sino que vivía en Capital. A esto agregó que su abuela jamás dijo haber visto que la bebé apareció de esa forma, sino que simplemente se enteró de que la señora de Noble había recibido una nena. Además Roberto García, el supuesto jardinero de la señora de Aragón quien, tal como consta en el expediente, también vio a la nena abandonada en el jardín, dijo en el juzgado que él jamás declaró en la causa, y que él en realidad no era jardinero, sino el chofer de Ernestina Herrera de Noble.

"Los dos expedientes de guarda son absolutamente falsos. Totalmente falsos. Ni siquiera los chicos estaban inscriptos porque, aunque se abandone a un chico, éste tiene que tener una partida de nacimiento: en algún lado nació. No se ofició a los hospitales, no se inquirió a la madre que aparece entregándolo acerca de dónde nació ese chico ni sobre dónde está su certificado de nacimiento. No hay certificado de nacimiento. Los chicos pasan de ser dos chicos abandonados a ser Herrera de Noble. No existe esa posibilidad. Los dos expedientes de guarda son total y absolutamente falsos", explicó Alcira Ríos.

Junto con las Abuelas y a medida que la investigación avanzó, se sumaron a la causa como querellantes las familias que reclaman su interés por la identidad de los dos chicos. Son las familias Lanuscou-Miranda y García-Gualdero. Roberto Lanuscou, su mujer Bárbara Miranda y dos de sus hijos fueron asesinados por el régimen militar en un ataque a su casa de Acasusso, en 1976. Una tercera hija, Matilde, todavía es buscada hoy por las Abuelas de Plaza de Mayo. Y familiares de la niña sospechan que Marcela Noble Herrera podría ser aquella niña. Ernesto García fue asesinado en 1975, y su mujer María del Carmen Gualdero fue secuestrada el 8 de junio de 1976, cuando estaba embarazada de un bebé que tendría que haber nacido a fines de junio de 1976. Las Abuelas creen que Felipe Noble Herrera podría ser aquel niño.

# La detención

Con todos estos elementos, el juez Marquevich decidió detener a Ernestina Herrera de Noble por "falsedad de documento público en dos oportunidades, falsedad ideológica en dos oportunidades, uso de documento público falso e inserción de datos falsos en un expediente civil", en una causa caratulada como "supresión de identidad y presunta falsedad de datos filiatorios". El magistrado dispuso, además, que se realicen dos análisis de ADN compulsivos a los hijos de la directora de Clarín.

"El Dr. Marquevich no actuó así solamente en el caso Noble. Lo sé porque tuvo muchas causas nuestras. Él primero detiene, y después indaga, esa es una facultad del juez, y él tiene la teoría de que si hace al revés – indagar primero y detener después- se pueden ocultar pruebas. Entonces él detiene, allana, busca todo lo que pueda encontrar relacionado con el caso, y después indaga", explicó Alcira.

A los dos días la Cámara Federal de San Martín dispuso que se suspendiera la realización compulsiva de los estudios de ADN a los dos hijos de Ernestina Herrera de Noble. La sala II de la misma Cámara ordenó luego la liberación de la señora de Noble, al revocar la denegatoria de la excarcelación que había resuelto el juez Marquevich. El 9 de enero Marquevich procesó a la directora de Clarín y embargó sus bienes hasta la suma de $ 1.000.000.

La defensa de la directora de Clarín se basó en una discrepancia de fechas para afirmar que no existe vínculo alguno entre las dos familias querellantes con Felipe y Marcela. "Ellos lo que dicen es que ya antes de esto Noble tenía a Marcela. Y presentan una cédula de identidad de la federal de la nena, anterior a ese episodio. Yo lo que digo es que si ellos trucharon totalmente dos expedientes judiciales que son documento público, dos expedientes de guarda, yo tengo derecho a pensar que ellos han mentido en todo, aun en la fecha desde la cual tienen a Marcela. Si nosotros nos dejáramos llevar por las fechas no hubiéramos encontrado ni a la mitad de los chicos que encontramos. Además, ¿a una criatura recién nacida se le saca cédula de identidad? ¿No tiene partida de nacimiento pero tiene cédula de identidad? También presentaron un examen que se hizo Marcela en Barcelona y dijeron que su grupo es A, y que el de Matilde Lanouscou era C, y entonces que no pueden ser la misma persona. El grupo sanguíneo no tiene nada que ver con el árbol genético, con el ADN", explicó también la doctora Ríos.

# La recusación

El 26 de marzo de 2003 el Dr. Marquevich fue apartado de la causa en la que se investiga a la directora de Clarín. La decisión fue tomada por la Cámara Federal de Apelaciones de San Martín, y la causa quedó entonces en manos del juzgado federal 2 de San Isidro, que lo seguía en turno, su colega Conrado Bergesio.

Los camaristas Horacio Prack y Alberto Mansur entendieron que el juez actuó "sin mesura" al disponer la "injusta detención" de la empresaria, y que fue "mendaz" cuando negó haber brindado información a la prensa sobre el caso.

Citaron en este sentido declaraciones de los periodistas Luis Majul y Horacio Verbitsky, quienes declararon haberlo consultado, y del periodista español Francesc Relea Ginés, del diario El País de Madrid, quien mencionó al juez en una entrevista. El camarista Mario Rudi fue el único miembro que votó en disidencia.

"La defensa de Herrera de Noble recusó al juez Marquevich por haberse atrevido a detener a la señora de Noble. Pero la recusación era inconsistente, porque estaba basada únicamente en tres publicaciones periodísticas –dijo Alcira Ríos-, y sobre la base de las declaraciones de tres periodistas no había posibilidad de que recusaran a Marquevich, no había jurídicamente consistencia en la recusación. Ninguno de los periodistas dijo nada que justificara esta medida. Además ellos no declararon a favor de Clarín, sino que todo fue tergiversado por los medios. Verbitsky incluso me llamó por teléfono para preguntarme ¿qué dije yo?".

La doctora Ríos brindó al DsD más detalles sobre – lo que entiende - es el interés que tenía la defensa de Herrera de Noble en apartar a Marquevich de la causa: "Unos días antes de que se resuelva la recusación teníamos una audiencia en el juzgado de Marquevich con un testigo, y en el pasillo del tribunal, mientras estábamos esperando la audiencia, el Dr. Padilla Fox me dijo: ‘Doctora, ¿Por qué no me ayuda con la recusación en la Cámara? Si logramos que Marquevich sea recusado y salga de la causa, los chicos se van a analizar’. Entonces yo le dije: ‘Yo no puedo permitir que salga Marquevich de la causa’. Y él me responde: ‘Pero mire que viene el juez Bergesio’, a lo que yo respondí de nuevo que no podía permitir que fuera Bergesio, porque Bergesio estuvo en el Camarón, y yo no quiero a un juez federal que haya estado como empleado en el Camarón al frente de una causa nuestra. Ahí justo lo llamaron a la audiencia y se cortó el diálogo. Pero eso muestra que ellos daban por perdida la recusación". Hay que aclarar que como "Camarón" se conoce hace décadas en nuestro país, al fuero especial creado a instancias del régimen de Agustín Lanusse en la Cámara Nacional de Apelaciones para procesar a militantes y guerrilleros de forma tal que no reciban un trato igualitario ante la Justicia. El "Camarón" también fue sostenido por la dictadura de 1976.

Diez días después la defensa de Noble ganó la recusación por dos votos contra uno. La Dra. Alcira Ríos interpuso contra esa resolución un recurso de casación y un recurso extraordinario, pero la Cámara le denegó los dos recursos. Entonces fue en queja a la Casación y a la Corte Suprema.

"Lo de la Casación –que dijo que no- ya lo veíamos venir, porque el Fuero de Casación a nosotras si nos puede dar por la cabeza lo va a hacer, en realidad no sólo a nosotras, sino a todo el ámbito de los derechos humanos. En la Corte todavía está en estudio la queja por la recusación", precisó Ríos, quien también le interpuso una inhibitoria a Bergesio, porque hay un recurso en trámite en la Corte y por eso el juez no puede asumir la jurisdicción. Bergesio no hizo lugar a la inhibitoria, desprocesó a Ernestina Herrera de Noble y sacó de la querella a Alcira Ríos. "Él hizo una resolución de una carilla y media, y si un juez anula un desprocesamiento y una querella tiene que fundarlo, no puede hacerlo en una carilla y media. Es una vergüenza. Ahora la Cámara le dio la razón por una cuestión procesal formal (art. 62 C.P.N.) en el desprocesamiento, pero ordenó nueva indagatoria, y también dispuso que sigo como querellante por la familia Miranda" indicó la letrada.
El ADN
"En el interín, después que ellos ganaran la recusación yo tenía sólo diez días para interponer los recursos. En esos días transcurrieron fervorosas negociaciones a cargo de Jorge Rendo, director de Relaciones Institucionales de Clarín, quien a través de Horacio Verbitsky intentó puentearme, y le pidió una entrevista a Estela de Carlotto –relató-. Ella le dijo que sí, pero en la sede y con la abogada presente. Yo fui a ver de qué se trataba, y él nos ofreció que los chicos se analizarían, pero sólo si luego retiraban las muestras. Le respondí que eso se podía hacer, porque la Ley del Banco Nacional de Datos Genéticos establece que los que se analizan tienen que dejar las muestras. Lo que ellos querían hacer es lo mismo que nada, ¿con quién entrecruzamos? No nos llega a dar con las familias que suponemos y ¿con quién entrecruzamos si ellos retiraron las muestras?".

Finalmente los chicos presentaron un escrito ante el juez Bergesio diciendo que van a analizarse, pero aclarando que lo harán en el Cuerpo Médico Forense y que luego retirarán las muestras. "Eso no nos sirve. Lo único que ganan con esto es entorpecer la causa. Eso no sirve para nada porque la sangre de las familias para comparar está en el Banco Nacional de datos Genéticos, no en el Cuerpo Médico Forense. Ese análisis es lo mismo que si no se lo hicieran. Pareciera que les están dando vuelta a los chicos, porque la verdad es que parece que ellos estaban muy mal, y querían cerrar esta etapa", explicó Ríos.

"En el caso Noble lo que falta es el ADN de estos chicos para establecer si son hijos de desaparecidos. Pero de todas formas el caso es grave: las dos adopciones son de nulidad absoluta, porque fueron hechas en fraude de la propia ley de adopción vigente en ese momento. Ahora en lo que vamos a insistir es que los chicos se hagan el análisis, pero que ese análisis tiene que ser en el Banco Nacional de Datos Genéticos" explicó Ríos.

"Los medios nunca dicen toda la verdad sobre el caso. A nosotras directamente no nos llamaban. Durante mucho tiempo hubo un silencio de radio con nosotras. A mí me hicieron decir cosas que no dije, como si yo estuviera sorprendida, ¿cómo iba a estar sorprendida si no había otra para el juez que detenerla?- concluyó Alcira Ríos- Si hay dos expedientes judiciales truchos, ¿de qué voy a estar sorprendida?

Todo lo que apareció en los medios fue para hacer aparecer como que el malo de la película es Marquevich y la señora de Noble es una santa". "Yo cada vez estoy más convencida de que esos chicos son nuestros. Si no por qué tanta negativa para realizarse los análisis. Ernestina estuvo bien procesada, porque hubo falsificación de documentos públicos. Esos chicos tienen derecho a saber quiénes son, y los familiares tienen derecho a saber si su búsqueda terminó o debe continuar".

# Relación con el caso de Evelyn Vázquez

"Nosotras les hemos hecho juicio político a los miembros de la Corte por el caso de Evelyn Vázquez, porque la Corte hizo un fallo político, no jurídico. Hizo un fallo contra el Gobierno mientras cambiaba su jurisprudencia, por las presiones del Grupo Clarín, porque al Grupo Clarín le interesaba que los jueces dijeran que Evelyn Vázquez no se tenía que analizar, para que esto sentara jurisprudencia".

"Pero esto, la verdad, no sienta jurisprudencia. De ninguna manera. Primero porque el Gobierno ha declarado que va a sacar una ley que reglamente los artículos 7 y 8 de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño que obliga al Estado argentino a responder ante los organismos internacionales. Nosotros además hicimos una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos contra el Estado argentino, porque no nos quedó otro margen. En la entrevista con el Presidente yo le expliqué que no nos quedó otra alternativa más que presentar la denuncia. Y él me dijo que lo entendía" sostuvo Ríos.

"El derecho a la intimidad está preservado en la Constitución Nacional siempre y cuando no estén interesados el orden público, la moral y los derechos de terceros. Tiene sus condicionamientos. En las causas de los menores víctimas de desaparición forzada, ¿podemos decir con seriedad que no está interesado el orden público, que no está interesada la moral? Si a estos chicos les violaron la intimidad cuando nacieron, no ahora. Es necesario tener presente que los menores víctimas de desaparición forzada siguen siendo personas desparecidas aún hoy" explica la abogada.

¿Podemos decir que no están afectados los derechos de terceros? ¿Y los familiares que hace 20 años que los buscan?

"Estamos en una causa penal, el juez está obligado a investigar y tiene que ordenar la pericia. No hay otra" concluyó Ríos.

---------------

(*) DiarioSobreDiarios.com.ar/ Ciudad de Buenos Aires, Argentina, 2004.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario