URUGUAY

Ya debaten si el Frente Amplio se rompe o no

Con el Frente Amplio sumido en crisis y la unidad en juego, los socialistas dicen que el éxito del gobierno está en riesgo y la Vertiente Artiguista reclama una reestructura con tres grandes corrientes. Desde Asamblea Uruguay y Movimiento de Participación Popular piden consultas directas a frenteamplistas.

(N . de la R.: Ya sucedió en la Argentina. Hoy día Ocurre en Chile ¿por qué no ocurriría en Uruguay? Organizar una Alianza para llegar al poder no garantiza que la Alianza subsistirá a la hora de gobernar. En Chile el presidente Sebastián Piñera pretende aprobar -en el corto y mediano plazo- su paquete de reformas de salud, educación y modernización del Estado, y para ello necesita a una Alianza unida. Pero convicciones religiosas, al debatirse el Acuerdo de Vida en Común (regulación patrimonial de las parejas homosexuales), por ejemplo, pone en riesgo a esa Alianza. En Uruguay una de las grietas iniciales se abrió con el aborto y provocó que quien en ese momento era presidente por el Frente Amplio, Tabaré Vázquez, se marchara del FA... En verdad, la cuestión era más profunda y, evidentemente, ideológica: hay sectores del FA, tal como ocurre con el Partido Comunista, con el que resulta imposible avanzar en una experiencia no convencional y apropiada. El PC es, desde un punto de vista fundacional, un conflicto permanente e innecesario, en cualquier latitud y tiempo histórico. José Mujica fue una apuesta para impedir la fractura del Frente Amplio pero todo indica que la situación supera la carismática figura de José Mujica y, probablemente, Uruguay avance hacia nuevos realineamientos que ocurrirán con el FA en el poder). 

 
 
MONTEVIDEO (El País). Con el Frente Amplio sumido en crisis y la unidad en juego, los socialistas dicen que el éxito del gobierno está en riesgo y la Vertiente Artiguista reclama una reestructura con tres grandes corrientes. Desde Asamblea Uruguay y Movimiento de Participación Popular piden consultas directas a frenteamplistas.
 
La marcha atrás en el proyecto interpretativo de la ley de Caducidad, los choques por el Presupuesto -donde comunistas, socialistas y parte del MPP marcaron diferencias, resueltas luego por disciplina partidaria-, así como el envío del ex secretario de Presidencia Gonzalo Fernández al tribunal de ética del Frente Amplio (FA), son ejemplos donde la izquierda ha puesto en juego la unidad de acción y ha salido herida.
 
Todo en medio de un debate sobre una reestructura que se considera imprescindible en la coalición y un fuerte clima de conflictividad propiciado por sindicatos afines a la izquierda. En el horizonte, la ley de asociaciones de públicos y privados parece ser el próximo escollo, ya que el Partido Comunista (PCU) anunció su rechazo.
 
El viernes, el senador comunista Eduardo Lorier dijo que en el FA hay riesgo de "ruptura" y cuestionó al Ministerio de Economía por el poder que tiene. Un día antes, en una entrevista en VTV, admitió que "es grande la desilusión" con el presidente José Mujica.
 
Ayer, desde Mar del Plata, Argentina, Mujica calificó de "declaraciones para la tribuna" los comentarios realizados por Lorier.
 
Su esposa, Lucía Topolansky, pidió "lealtad" a sus compañeros del Frente Amplio y dijo que le preocupa que en muchos casos las críticas hacia el gobierno lleguen desde la propia interna de la coalición.
 
Pero si hay un grupo político donde reina la decepción sobre las disensiones del FA ese es el Partido Socialista. "La orquesta desafina. Hay que recrear un clima de fraternidad, confianza política y honestidad intelectual", dijo a El País el diputado socialista Julio Bango.
 
Para Bango, "sin dudas está en juego la unidad de acción pero no solo eso: por estar en juego la cultura tradicional de construir políticas a partir de la diversidad, se condiciona el desempeño del segundo gobierno y su éxito". Y la senadora socialista Mónica Xavier cree que "es preocupante que haya normas esenciales de convivencia que hoy no están siendo cuidadas para que el FA siga siendo la herramienta para llevar adelante el programa de gobierno".
 
Raíces

El 12 y 13 de diciembre el FA reunirá a su plenario. Allí se iniciará el proceso de análisis de la reestructura, donde el Frente Líber Seregni (FLS) y la Vertiente Artiguista pretenden que termine en grandes cambios que "democraticen" las decisiones en la coalición.

 
De hecho, el senador Enrique Rubio (Vertiente) piensa que la crisis no está en la bancada ni en el gobierno, sino en la fuerza política: "Hay que renovarla desde las raíces. Debe volver a criterios fundacionales de fraternidad interna y unidad de acción".
 
Rubio propone cambios en reglas de juego: revisar estructura de bases, modificar sistema de mayorías, resolver temas críticos por plebiscitos internos y reinsertarse en la sociedad.
 
"La fuerza política se debilitó. Hay que propiciar tres o cuatro grandes corrientes y no atomizar en 20 organizaciones que hacen ingobernable la estructura", indicó.
 
Asamblea Uruguay quiere que las decisiones tengan mayor representatividad y que no haya grupos con peso en las bases y pocos votos, como el PCU. La senadora Susana Dalmás admitió que la "delegatura de poder" en los delegados de base "es cada vez menos viable" y que "en las grandes decisiones del FA hay que realizar consultas directas a los frenteamplistas", lo que está en el estatuto pero no se aplica.
 
En esa línea, el MPP planteó que las elecciones del presidente y vicepresidente se realicen a padrón abierto. El diputado Álvaro Vega indicó que "las bases deben ser representativas de las bases y no de un grupo político". Y admitió que "los comités funcionan poco y nada".
 
El Nuevo Espacio reclama amplitud en la toma de decisiones: que se modifique la composición del congreso, que los comités tengan una determinada cantidad de electores y que el presidente del FA se elija a padrón abierto. Los socialistas quieren comités de base "reformulados", dijo Bango.
 
El ministro de Transporte, Enrique Pintado (Asamblea Uruguay), también habló ayer de diferencias internas en una chacra en Sauce de Verdías, al sur de Florida, durante una jornada de reflexión a la que asistieron varios sectores, no el PCU.
 
"Hay que frenar intentos de tribunales inquisidores", dijo Pintado en referencia al caso de Gonzalo Fernández. "La derecha quiere una fractura. No alimentemos ese sueño con brasas". El diputado Carlos Varela (Asamblea) dijo a El País que "ha habido un llamado de atención", más allá que "la discusión del Presupuesto siempre tensa las relaciones internas".
 
Pugna comunista
El senador Eduardo Lorier y el dirigente del Pit-Cnt Juan Castillo disputan el liderazgo del Partido Comunista del Uruguay (PCU) mientras coinciden en sus críticas hacia el gobierno de José Mujica.
 
Ayer (sábado 04/12) se desarrolló el segundo día del XXIX Congreso del PCU 'Ingeniero Luis Massera' en el Club Platense mediante el funcionamiento de cinco comisiones. Hoy (domingo 05/12) se elegirán los miembros del Comité Central comunista que luego designará al secretario General, al Ejecutivo y al Secretariado del sector. Participan en el evento 1.040 delegados comunistas de Uruguay, Argentina, México y España.
 
En su discurso de apertura, Lorier se quejó que el gobierno no atendió en un 100% los reclamos de la Universidad de la República y la ANEP. También planteó que en el presupuesto recientemente aprobado por el Parlamento no se haya incluido la concreción de un ente marítimo y la flota pesquera uruguaya, "tal como marca expresamente el Programa del Frente Amplio".
 
El diputado comunista Carlos Tutzó, afín a la línea de Lorier, expresó a El País que no coincide con las críticas que se atribuyen al PCU de tener una actitud hacia Mujica distinta a la mantenida en el gobierno de Tabaré Vázquez. "No es verdad", dijo.
 
Tras advertir que el PCU valoraba los avances de los seis años del gobierno izquierdista, Tutzó dijo que "estamos muy preocupados porque, en nuestra opinión, la política económica puede poner en peligro" el proyecto izquierdista.
 
Otro cuestionamiento que le hace el Partido Comunista a Mujica es que su gobierno no efectúa una real distribución de la riqueza y solo se contenta con repartir el incremento de los ingresos presupuestales.
 
Los comunistas reclaman a Mujica que establezca impuestos a los grandes exportadores para mejorar los salarios y las pasividades. "El gobierno no atiende tanto el programa del FA", se quejó Tutzó.
 
Por su parte, el dirigente gremial Juan Castillo reconoció que varias comisiones internas del PCU habían señalado que había "inacción del gobierno" ante propuestas establecidas en el programa del FA. "Queremos que se profundice y que se ponga en práctica lo que dice el programa del Frente. Al gobierno le está costando despegar", dijo a El País.
 
Liderazgo

Hoy, a mano alzada, los delegados comunistas elegirán los 75 miembros del Comité Central.

 
Una propuesta del Comité Central saliente plantea que 45 miembros sean reelectos y bajar a 65 el número de integrantes de dicho cuerpo. Ayer ya se habían postulado 30 candidatos para este órgano. Se estima que las bases y las departamentales propongan otros 20. Ello puede provocar una renovación de hasta un 50% de la integración actual del Comité Central. Si eso ocurre, cambiaría el equilibrio interno.
 
El Comité Central será el encargado de elegir al Secretario General del PCU. En este momento hay tres candidatos: Lorier, Castillo y el ex diputado Pedro Balbi.
 
Sectores del entorno de Lorier consideran que este será reelecto porque no será de entidad el recambio en el Comité Central. Dirigentes afines a Castillo consideran que la renovación podrá ser hasta de un 50% de los miembros, con lo cual crece la chance de que se designe al dirigente gremial.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario