A los sillazos en Pinamar, con Porretti de árbitro

En Pinamar, ni las elecciones especiales para elegir Intendente hasta 2011, ni el espaldarazo de la justicia que habilitó al destituido Roberto Porretti a regresar a su banca de concejal lograron calmar los ánimos en el PJ local.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Durante una reunión en el seno del Consejo del PJ de ese distrito, el ex Intendente interino Rafael de Vito reaccionó abruptamente cuando una parte de la conducción le reclamó que renunciara a la titularidad que ejerce en el partido, cargo que había ganado Porretti en las últimas elecciones partidarias.
Ante el reclamo, De Vito arrojó una silla; y el destinatario de la agresión era el dirigente Milo Marcovic. Paradójicamente, la gresca fue frenada por el propio Porretti, quien ofició de árbitro, pero no se la llevó de arriba, ya que "ligó" algunos rebotes.
Marcovic reclamaba la renuncia de De Vito –enfrentado absolutamente a Porretti-, y generó el día de furia del ex mandatario quien respondió arrojando contra el grupo, una silla de plástico.
"Todo comenzó con un planteamiento del Consejo del Partido" que tenía intenciones de exponerle a Rafael De Vito, "su exclusión o no" del mismo, explicó la concejal Araceli Pavón.
Para la edil, "la reacción de De Vito es una expresión de bronca contenida durante mucho tiempo, ya que en la función que a él le tocó al frente del Municipio tras el alejamiento del destituido Roberto Porretti, no lo pudo expresar".
Esta vez, el fin de la trifulca.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario