LA HERENCIA DE NÉSTOR

¡Cuidado! ¿Quién dice que no conviene meterse con Cristina?

Según encuestas elaboradas en un país donde el principal comprador de ellas -con resultados digitados y con difusión asegurada- es el gobierno nacional, las hasta aquí conocidas indican que la opinión pública está vulnerable a que se ataque a la reciente viuda que vive en Olivos. Pero la presidente más allá de su lógico dolor está dispuesta a profundizar la política de enfrentamientos, agravios, intolerancia, pensamiento único que ideó y llevó en vida su esposo y la propia Cristina. Una acumulación de incógnitas y de situaciones complejas genera mayor incertidumbre.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Especial para Urgente24). Cristina Fernández no es Néstor Kirchner, pero como dice ese viejo dicho popular “siempre se necesita un roto para un descosido”, no por nada formaron una sociedad conyugal-política-comercial muy aceitada durante largos años.

 
Quién, entonces, puede dudar que  Cristina irá a cambiar la forma de gobierno que llevó a cabo mientras su esposo fallecido estuvo vivo; todo lo contrario ella ya lo dijo, va a profundizar el modelo.
 
El modelo conocido incluye falta de diálogo, ataques a la prensa crítica, más negocios para su grupo de amigos, dibujos de las estadísticas públicas, subsidios, etc. y tantos etc. como se puedan identificar. Una forma de concepción del poder autoritaria concebida por los Kirchner desde sus prolongados días de pareja feudal de Santa cruz.
 
La gran incógnita a develar es si la presidente será capaz de hacer sola todo lo que hacía el extinto mandamás quien por si fuera poco despertaba miedo dado sus formas poco ortodoxas de entender y poner en práctica su supremacía.
 
El 1er. gran traspié fue cometido por Cristina cuando, pretendiendo emular a Néstor, trató de conseguir la  aprobación de la Ley de Presupuesto mandada al Congreso sin negociación alguna  con la oposición.
 
Cristina además olvidó que su gobierno no cuenta con mayoría en la Cámara de Diputados. Tampoco los operadores que pretendieron comprar voluntades tienen la experiencia ni la impronta que tenía el desaparecido gran titiritero.
 
A pesar que la voluntad de tener todo bajo control todo, como hacia su esposo, no le alcanza y quizás no le alcance nunca a Cristina Kirchner, ella quiere que todo siga como antes de la muerte de Kirchner y si puede ir aún más lejos, según indican fuentes cercanas.
 
Entre esa voluntad de ir por más la presidente ambiciona tener al PJ completo (excluido Eduardo Duhalde) impulsando su gobierno y casi seguro, según se menciona, hasta su reelección en 2011.
 
Otro ejemplo de que Cristina no ha reemplazado a Néstor y difícilmente lo logre son las internas desatadas en su gabinete a raíz de un tema que el ex presidente guardaba bajo llave, el silencio sobre el tema inflación.    
 
Es que Kirchner sabía que el propio gobierno que él manejaba y en el que Cristina reinaba es uno de los que más se beneficia con el aumento de precios (además de las grandes cadenas formadoras de precios). Y, es por ese motivo por el cual las palabras del ministro de Economía, Amado Boudou destrabaron ese tema tabú.  
 
Ese impuesto inflacionario es el peor y más regresivo de los tributos porque recae con toda fuerza sobre asalariados y jubilados.
 
Con un incremento de precios cercano al 2% mensual Argentina está por liderar la tabla de los países del mundo con mayor inflación, desplazando del detestable lugar que hasta aquí ostenta Venezuela.  
 
Un dato que no puede pasar inadvertido y más aún para los que lo padecen es que la canasta de la clase baja aumentó 50%, contra 25% de sectores medio y alto. Esto es así porque en las capas de ingresos más bajos se destina más del 50% del ingreso para comprar productos alimenticios, mientras que en las de mayores ingresos  esa cifra desciende al 26%.
 
No es extraño que si de profundizar el modelo se trata otra vez las disputas en el gabinete hay sido atribuidas por el jefe de gabinete, Aníbal Fernández, como casi siempre hace más de 2 años atrás a "las operaciones de Clarín y La Nación han adquirido rango de desvergonzadas, poniendo sus cañones de 155 mm apuntando al Gabinete Nacional".
 
Simultáneamente con los temas que hacen a la política y a las formas propias de los K, como en los mejores años menemistas del 1 a 1, los solistas y grupos musicales extranjeros hacen fila para dar recitales en diferentes escenarios del país mientras los precios resultan tan disparatados como en aquellos años de neoliberalismo comparados con estos de supuestos progresismo, medidos en dólares.

Aquí unos simples ejemplos que avalan lo dicho: mientras en EEUU la nafta especial está  $2,90 por litro; en Argentina se consigue a $ 4,60 por litro. En EEUU las tasas de interés para préstamos bancarios van entre 1,75% y el 2,8% anual; en la Argentina rondan el 25% anual. El IVA en EEUU es 6% (en algún Estado puede llegar a 7%); en la Argentina es del 21%.

 
A estos escuetos ejemplos hay que agregarle que los ingresos en EEUU son mucho más elevados que los que se perciben en este país y que EEUU ocupa el lugar 15 en distribución de la riqueza y la Argentina el 71.
 
En consecuencia, los ingresos son en pesos y los precios que pagan los argentinos son equivalentes a una economía dolarizada, con lo cual hay menos ricos pero más ricos y muchos más pobres y de mayor nivel de pobreza.
 
En la mentalidad de Néstor no existió y la de Cristina parece no existir la mínima posibilidad de hacer suyas aquellas palabras de Jorge Luis Borges que dicen:
 
“Quizá haya enemigos de mis opiniones, pero yo mismo, si espero un rato, puedo ser también enemigo de mis opiniones”.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario