OTRA ALERTA EN LA UE

Portugal, que espera a la OTAN, niega estar en quiebra

Portugal no tiene planes para pedir financiación exterior de emergencia y no existen conversaciones formales o informales sobre la materia, dijo el ministro portugués de Finanzas, Fernando Teixeira dos Santos. "Tal petición no es inminente, no hay contactos, sean formales o informales", dijo a Reuters, Teixeira dos Santos. "El resto son rumores y especulación", dijo a Reuters poco después de que el Financial Times lo citase diciendo que era probable que Portugal tenga que buscar ayuda financiera exterior.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). El ministro de Finanzas de Portugal, Fernando Teixeira dos Santos, ha negado totalmente la posibilidad de que el país solicite ayuda a la Unión Europea (UE) y ha desmentido que existan contactos, incluso informales, para pedir la puesta en marcha del fondo europeo de estabilidad financiera.

 
"No hay ningun contacto oficial o informal con el fin de recurrir al fondo europeo de rescate por parte de Portugal", aseguró Teixeira dos Santos en declaraciones telefónicas al diario portugués 'Jornal de Negócios', donde descartó también la posibilidad de que Portugal e Irlanda sean intervenidos al mismo tiempo, como apuntaba otro medio portugués.
 
Respecto a las declaraciones que realizó al 'Financial Times', y a raíz de las interpretaciones suscitadas por sus palabras, el ministro de Finanzas aseguró que "para nada admiten" que Portugal vaya a recurrir al fondo de ayuda europeo.
 
En cambio, Teixeira dos Santos, que viaja a Bruselas para participar en la reunión de los ministros de Finanzas de la Unión Europea, reconoce que "la probabilidad de que Irlanda recurra al fondo aumentaría la presión de los mercados sobre Portugal". Así, insiste en que "si la situación de Irlanda se deteriora", Portugal se enfrentará a una mayor presión.
 
Asimismo, negó que, tal y como ha publicado este fin de semana la prensa alemana, Portugal haya presionado a las autoridades europeas y de Dublín para que Irlanda solicite la ayuda financiera de la UE. "Portugal no se pronuncia sobre lo que deben hacer los irlandeses", afirmó.
 
En esta línea, añadió que Portugal e Irlanda se enfrentan a situaciones "muy diferentes", especialmente en los relativo a los sectores financiero e inmobiliario. "La situación de Portugal está perfectamente identificada mientras que en el caso de Irlanda aún no se conoce al extensión de los problemas", agregó.
 
Cumbre OTAN 
 
La cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) que se efectuará aquí esta semana exacerba el temor desatado recientemente en Europa por supuestas amenazas terroristas.
 
  El ministro de Interior de Portugal, Rui Pereira, dijo que es elevado el grado de alerta en torno al encuentro, que sesionará del viernes al domingo próximos, aunque no citó ningún hecho que justifique la alarma.
 
A partir de mañana se implementarán los controles fronterizos para ciudadanos europeos y el despliegue de medios de inteligencia inusuales en este país como los llamados vídeos-vigilancia callejeros.
 
El anuncio de una contra-cumbre organizada por movimientos pacifistas puso en guardia al gobierno luso, que reforzó la seguridad en torno a la cita de los 28 jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN.
 
Al férreo dispositivo de vigilancia dispuesto para la cumbre se añaden ahora nuevas medidas para garantizar el orden en las calles, donde están previstos actos en rechazo a la Alianza Atlántica.
 
Una marcha anti OTAN cuenta entre las acciones de los grupos pacifistas, sindicatos y partidos de izquierda que operarán de forma paralela a la cita.
 
El gobierno portugués confirmó el incremento de los medios antidisturbios con la compra de 45 vehículos de tipo militar, varios de ellos blindados.
 
Los organizadores de las protestas advirtieron que no buscan la confrontación y lamentaron que Lisboa haya criminalizado de antemano las acciones que efectuarán bajo el lema "Paz sí, OTAN no".
 
El programa de la reunión de la OTAN contempla el debate de un nuevo concepto estratégico y el inicio de un controvertido proceso de reformas.
 
Como puntos esenciales de la agenda destacan, entre otros, la formación de un sistema defensivo antimisiles y el impulso de la cooperación con la Unión Europea y naciones como Rusia o China.
 
Contracumbe
 
Los movimientos pacifistas europeos han organizado una "contra-cumbre" a la OTAN con actos culturales, políticos y una manifestación callejera que quieren convertir en un multitudinario rechazo a la Alianza Atlántica.
 
Portavoces de la plataforma lusa Anti-Guerra Anti-NATO (PAGAN) explicaron a EFE que, de forma paralela a la reunión de la Alianza, entre el 19 y 21 de noviembre se celebrarán conferencias, debates y talleres para analizar la nueva estrategia de la OTAN y su "militarización creciente".
 
El movimiento asegura que quiere evitar "la confrontación" y lamenta la "criminalización" de estas iniciativas a raíz de las alertas lanzadas por las autoridades lusas de posibles acciones violentas durante la cumbre.
 
Los actos de la "contra-cumbre" culminarán con una manifestación, organizada por una plataforma cívica agrupada en torno a la campaña "Paz sí, OTAN, no" y en la que participan, entre otros organismos, el mayor sindicato luso, la Confederación General de Trabajadores de Portugal (CGTP), de línea comunista.
 
Las acciones callejeras previstas son "culturales y divulgativas", según los organizadores, y se celebrarán en el centro de Lisboa, lejos del recinto del Campo de las Naciones, donde se reunirán los 28 jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN.
 
La organización Atlántica es, para estos movimientos, "una estructura anacrónica, que no tiene razón de existir y representa una amenaza para la estabilidad mundial", en palabras de la portuguesa Ana Silva, miembro de PAGAN.
 
La activista lusa señaló que la "contra-cumbre" servirá para denunciar el papel de la Alianza en el control de los recursos energéticos y su contribución al agravamiento del cambio climático y además cuestionará su línea militar "agresiva", cuyo objetivo es "preservar" los intereses capitalistas.
 
La contradicción de invertir en el sector militar en tiempos de crisis y defender la promoción de "la paz permanente" es uno de los mensajes centrales que los anti OTAN quieren transmitir.
 
Entre los oradores previstos, hay figuras políticas y culturales de varios países, entre ellos Francia, Alemania, Suecia, Afganistán y España.
 
También destacados políticos de la izquierda marxista lusa, que se ha sumado abiertamente a las convocatorias anti-OTAN, y representantes de movimientos sociales y sindicales intervendrán en los actos.
 
Más que por los actos de organizaciones políticas y sociales, la policía lusa parece preocupada por la presencia de unos 700 miembros del "Black Block", un grupo anarquista conocido por sus violentas acciones en otras cumbres, en la manifestación del sábado por la tarde en la céntrica plaza de Marqués de Pombal de Lisboa.
 
Sin embargo la activista Silva aseguró que no tiene constancia de que vaya a aparecer ese grupo radical e insistió en que la concentración, a la que espera una multitudinaria asistencia, es de carácter pacífico.
 
Los debates y conferencias de los tres días de actos alternativos a la cumbre se divulgarán el domingo 21, cuando hayan concluido también los debates de la Alianza, con el objetivo, según PAGAN, de "sensibilizar" a la población.
 
A pesar de la bandera pacifista enarbolada por las actividades cívicas las autoridades lusas han reforzado las medidas de seguridad y han aumentado los medios antidisturbios de la Policía con la compra de 45 vehículos de tipo militar, entre ellos varios blindados.
 
Las fuerzas de seguridad portuguesas temen que se repitan los episodios del pasado abril en Estrasburgo (Francia), donde los radicales protagonizaron graves disturbios en una gran marcha anti-OTAN durante la última reunión de alto nivel de la Alianza.
 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario