"La contaminación humana"

A propósito de la crisis nuclear en Japón, un UR indaga sobre el "origen de la contaminación", al que halla en el interior de la sociedad.

 Sr. Director:


El colapso de centrales nucleares en Japón, con el lógico alerta extendido a todo el mundo sobre sus secuelas de y eventuales repeticiones, ha instalado al tema "contaminación" en el centro de la escena con sus lógicos temores. Bien avala entonces,ésto,algunas reflexiones.

La primera es acerca de indagar dónde podría encontrarse el "origen de la contaminación", y porqué la "contaminación", como tal, convive con la sociedad actual en las más diversas esferas. Pues convengamos anticipadamente en una cosa. ¿Qué es lo que no está "contaminado" en el día de hoy ?

Aire, mar, costas, ríos y lagunas, ambientes naturales y hasta alimentos del más variado orgien; Ciudades enteras bajo nubes tóxicas sobre perjudiciales niveles sonoros; radiactividad de líneas y aparatos de diario uso; materiales de construcción de edificios; ambientes hospitalarios, medios de transporte y hasta juguetes infantiles,etc., no están acaso lamentablemente "contaminados ?

Pero todo esto, racional y coordinadamente, desde aspectos específicamente de ciencia y tecnología, con seguridad y controles, y mediante un esfuerzo prioritario, universal y constante en procura de un mejor y mayor cuidado del medio ambiente en usos y consumos, podría evitarse en muchos casos, y minimizarse significativamente en otros. Sería el "costo" de otros beneficios. 

Pero ¿cómo aguardar esto, por parte de un Sociedad, cuando ella misma, interiormente padece la "contaminación" ?

Repasemos: Ideologías que atentan contra la dignidad del hombre, opresoras ó directamente cercenadoras de libertad, vida y sueños; trabajo esclavo; propagación espiralizada de la drogadicción incluído el alcoholismo; negocio ruin de la pornografía conexo a la desaparición y trata de personas ; proliferación del "juego";
"contaminación" derivada del egoísmo existencial con desatención de los propios hijos, que pasan a engrosar el listado de víctimas de estos males señalados; desnaturalización del fundamental don de la Familia; "contaminación" por la ambición económico-financiera desenfrenada, causa de reincidentes "crisis" que afectan la vida de millones de seres en el mundo; terrorismos y guerras cuyo sólo fundamento es
la ambición inacabable de poder; banalización, superficialidad y degradación en medios masivos de comunicación que "contaminan" a pasivos receptores al grado de vaciarlos de contenidos útiles para sus vidas, etc.

Y así podría seguirse mucho más...¿No son todas éstas, acaso, muestras indudables de "contaminación" humana a niveles alarmantes ?

La Sociedad actual vive "contaminando", está consustanciada con ella y para colmo
de males, en su aterradora inversión de valores, denomina a muchas de estas "contaminaciones" con el rimbombante y engañoso autocalificativo de "progresismo"...

En cambio, qué lugar le otorga la Sociedad actual a los valores inmanentes,- en Libertad, Paz y Unión -,del Bien común,de la Fraternidad, Solidaridad y de la Dignidad humanas; a la ética en todas las actividades y a la belleza; a la superación espiritual y cultural; al valor del compromiso, esfuerzo, la excelencia y la heroicidad; a la conservación admirativa de la naturaleza, al cuidado de niños, ancianos, enfermos y desvalidos,a destacar los valiosos anónimos y espontáneos esfuerzos de generosidad; al respeto a nuestros ancestros y su rico legado ?

No será como ocurre en el día de hoy, por el camino del hedonismo, del "use y tírelo" en consumos y conductas de vida; del "tener" en desmedro del "ser", del "servirse" en lugar del "servir", del "vacío",la "nada", en lugar de la "plenitud"; todos estos aspectos, fundamento, base y razón de los altísimos niveles de "corrupción contaminante", pública y ciudadana, pocas veces registrados a nivel universal como en la actualidad, y que en definitiva son los que retroalimentan estos modos de "contaminaciones", humanas,sociales, ambientales y materiales.

Vivimos sembrando "contaminación", y por este actuar, sólo una mayor degradante y ampliada "contaminación" lograremos. 

Sólo cuando el Hombre asuma su verdadero rol y se decida a vivir en Humanidad, en Fraternidad, sin utopías,y reafirmando sus eternos y universales valores, hallará la mejor y final receta contra las generalizadas actuales "contaminaciones" .
 
S.José Moroder