ARGENTINA IGUAL AL MUNDO

En 2010 se recuperó mucho el turismo

La intensidad del movimiento turístico global durante 2010 permitió recuperar lo perdido en 2009 y superar los máximos alcanzados en 2008. Así, 2010 finalizará con un incremento de 6% i.a. en los arribos internacionales. Es decir, la cantidad de personas viajando por turismo crece 50 millones en relación a 2009 y 10 millones por sobre el récord de 2008. La recuperación global beneficia a la Argentina, que se ubica en la segunda posición entre los principales destinos turísticos de Sudamérica.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Ecolatina). La intensidad del movimiento turístico global durante 2010 permitió no sólo recuperar el terreno perdido el año pasado, sino también superar los máximos alcanzados en el transcurso de 2008. Esta performance comparte una característica central con la recuperación de la economía mundial: el impulso fundamental proviene de los países en desarrollo.

 
El año pasado fue muy duro para el turismo internacional por la cantidad de sucesos negativos que condicionaron los viajes. A la recesión global –que afectó el empleo y el crédito personal– se le sumó el brote de la gripe A.
 
Pese a que la recuperación de la actividad mundial no está totalmente consolidada –sobre todo en las economías avanzadas–, diversos factores positivos potenciaron el desarrollo del turismo este año. 
 
Entre ellos se desatacan la abundante liquidez financiera (que dinamiza el volumen de préstamos), el freno en la destrucción de puestos de trabajo (que mejora las expectativas) y la revalorización de monedas de países emergentes respecto del Dólar (que fortalece el poder adquisitivo externo, por ejemplo de China y Brasil).
 
De esta manera, se estima que 2010 finalizará con un incremento de 6% i.a. en los arribos internacionales, es decir, la cantidad de personas viajando por turismo crece 50 millones en relación al año pasado. Más aún, según la Organización Mundial de Turismo ese nivel es 10 millones superior al récord previo de 2008.
 
En este marco también aumentan los ingresos derivados del sector, en torno de 5% i.a. en 2010. En particular, crece a un excelente ritmo el gasto medido en dólares de los turistas brasileños (54% i.a.), rusos (26% i.a.) y chinos (22% i.a.), mientras que las erogaciones de los turistas europeos, japoneses o norteamericanos apenas suben.
 
Esta recuperación global beneficia a la Argentina, que es la segunda posición entre los principales destinos turísticos de Sudamérica (recibe apenas 10% menos pasajeros que Brasil, quien ocupa el primer lugar). 
 
Según el INdEC, en el acumulado hasta septiembre los turistas arribados al país aumentaron 33% respecto al mismo período del año pasado, superando el máximo de 2008.
 
Los visitantes de Brasil continúan siendo mayoría e incluso pasaron de representar 22% del total de turistas ingresados en 2009 a 33% en la actualidad. La cantidad de arribos desde ese país se duplicó y también se destaca el incremento del gasto promedio que realizan por la estadía.
 
Asimismo, la mejoría del contexto local y la apreciación real del Peso frente al Dólar alentó a los argentinos a viajar al exterior. En este sentido, el turismo emisivo aumentó 20% i.a. en el acumulado hasta septiembre y el gasto por día creció 5% i.a. hasta alcanzar US$ 90 (la estadía promedio se mantuvo en 17 días).
 
En el balance se recibieron más turistas internacionales que los que salieron del país. Sin embargo, el saldo de la cuenta viajes del Balance de Pagos se ubica en una posición levemente deficitaria. Es decir, el gasto de los argentinos en el exterior es superior al que realizan los turistas extranjeros en el país.
 
presenta una oportunidad para la Argentina. El incremento en los arribos y en los gastos mejora los ingresos del sector, variable clave para el desarrollo de varias regiones del país. Por su parte, el dinamismo del turismo emisivo responde –en parte– a la apreciación cambiaria del Peso.
 
Buenas perspectivas del turismo interno
 
Al igual que en el plano internacional, los viajes de los argentinos fronteras adentro también exhibieron una veloz recuperación en relación a 2009. Esta mejora es clave para el desarrollo de las actividades asociadas al sector, ya que más de tres cuartas partes del total de turistas hospedados en el país son residentes.
 
Según la Encuesta de Ocupación Hotelera que publica el INDEC, la cantidad de viajeros locales acumuló entre enero y agosto un incremento de 8,3% i.a., mientras que las pernoctaciones de los mismos se elevaron 12,9% i.a. en dicho período. Esto último significa que la estadía promedio en hoteles aumentó (pasó de 2,3 a 2,45 noches).
Los factores que explican el repunte del turismo interno son similares a los que rigen a nivel global, pero también se agregan algunos condimentos propios.

Al repunte de la actividad, la menor incertidumbre y el fin de la epidemia de la gripe A, se suma por ejemplo una fuerte política de aliento al consumo, además de descuentos y cuotas para realizar viajes.

 
En los primeros ocho meses del año prácticamente todos los destinos del país percibieron un incremento en el flujo de turistas argentinos. Los mayores aumentos se registraron en la Ciudad de Bs. As. (+29,6% i.a.) y en la región norte del país (+26,9% i.a.). La única excepción fue la región centro (Córdoba), que exhibió una merma de 1,7% i.a.
 
Si bien en el acumulado a agosto la cantidad de viajeros locales aún no alcanzó las cifras de 2008 (se ubica 2,4% por debajo), las perspectivas del cierre del año son alentadoras. 
 
Más aún, se espera que el turismo interno crezca a un ritmo elevado en 2011. En primer lugar, porque dicha actividad reacciona favorablemente al crecimiento y estimamos que el PBI crezca en torno de 4,5% en 2011.
 
Además, en vistas a las elecciones presidenciales, el Gobierno intensificará los estímulos a la demanda: el rendimiento negativo del ahorro en un contexto de alta inflación y con un Dólar estancado moviliza una mayor proporción de los ingresos hacia consumos no esenciales, como el esparcimiento.
 
Por último, la incorporación de nuevos feriados (habrá 17 en total) y fines de semana largos (feriados puente) movilizarán un mayor volumen de turistas locales durante el próximo año pues eleva la disponibilidad de tiempo para realizar viajes. 
 
Sin embargo, pese a las buenas perspectivas también existen algunos condicionantes a tener en cuenta. El principal continuará siendo, sin dudas, la inflación. Se espera que el precio de los alquileres en los principales centros turísticos presente un incremento cercano a 20% con respecto a la temporada pasada. En el caso de los bares y restaurantes las subas serán superiores a 25%.
 
Llegar al lugar de veraneo también implicará mayores costos: los ómnibus de larga distancia acumulan un alza de 40% en lo que va del año y los pasajes aéreos 26%. Por su parte, en los primeros diez meses los combustibles subieron 22%, mientras que las tarifas de los peajes de las principales rutas hacia la costa se elevaron 33%.
 
Otro de los condicionantes es la apreciación del tipo de cambio real que abarata relativamente los destinos externos contra los domésticos, fomentando el turismo emisivo en detrimento del local.
 
De todas formas, se proyecta que el turismo local continúe creciendo a buen ritmo durante el próximo año, superando los niveles récord de 2008.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario