TIROTEO AL MEDIODÍA

2 policías asesinados y 2 heridos al defender $ 20 millones

2 policías asesinados y 2 heridos en un tiroteo con 15 delincuentes que intentaron robar un camión de caudales en la autopista Panamericana, a la altura de Garín, Escobar.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). En Benavídez, en el kilómetro 38 del ramal Campana de la Panamericana, unos 15 asaltantes con armas de guerra, a bordo de 5 autos, mataron a tiros a 2 policías bonaerenses e hirieron a otros 2 cuando intentaron asaltar un blindado del Banco Provincia que llevaba $ 19 millones y US$ 200.000. 
 
Además de armamento con alto poder de fuego, utilizaron tecnología de última generación: en el momento del ataque se produjo en la zona un corte en la línea de emergencia 911. 
 
Según los datos de la Autopista del Sol, el blindado pasó a las 13:31 por la cabina 12 del peaje. Unos segundos después lo hicieron por la misma cabina 2 Focus y 1 Gol (además intervinieron 2 Ford Ka), tirando abajo la barrera. Fracasado el intento, los 2 Focus pasaron otra vez por ese mismo peaje, a las 13:49, pero en dirección contraria, es decir hacia Capital.
 
Los delincuentes habrían usado guantes de látex y pasamontañas.
 
El blindado circulaba por la Panamericana con $ 20 millones en su interior.
 
El kilómetro 38, en el límite entre Garín e Ingeniero Maschwitz, partido de Escobar, fue el lugar elegido para el golpe. 
 
En pleno movimiento, la banda disparó sin previo aviso contra los conductores de los 2 patrulleros que iban custodiando el camión y contra el blindado. 
 
Los ladrones fueron a matar, con chalecos antibalas, encapuchados y aparentemente con guantes para no dejar huellas, atacaron con fusiles y escopetas a los 2 patrulleros de la Policía Bonaerense en los que iban 6 policías que custodiaban, desde atrás, el camión de caudales del Banco Provincia de Buenos Aires que se dirigía a San Nicolás.
 
Sin dar tiempo a nada, fusilaron con balazos en la cabeza a los conductores de los patrulleros y dispararon contra el parabrisas del camión blindado, mientras que los otros 4 policías intentaron reaccionar a los tiros.
 
“Fueron a asegurar el golpe matando al personal policial y hubo una resistencia heroica de nuestra gente que los puso en fuga”, resaltó el subjefe de la Policía Bonaerense, Salvador Baratta, al dar detalles sobre cómo fue el ataque.
 
“Fue una balacera infernal”, dijeron los empleados de un depósito ubicado justo sobre el kilómetro 38 de la Panamericana, donde ocurrió el hecho. Los empleados contaron que tuvieron que refugiarse cuando comenzaron los tiros y señalaron que sólo alcanzaron a ver a los policías saliendo de 1 de los patrulleros, uno de ellos “muy herido”.
 
El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, calificó de "brutal masacre" el crimen, al tiempo que aseguró que el hecho fue cometido por una "organización criminal sofisticada". 
 
Scioli consideró que el hecho "prácticamente no tiene antecedentes" en la Provincia. Y prometió que los asesinos de los 2 efectivos van a ser detenidos. "Uno por uno, los vamos a ir metiendo presos a todos", expresó en una conferencia de prensa.
 
Los delincuentes debieron huir sin cumplir su cometido. La mano hacia el Norte de la Panamericana estuvo cortada las siguientes 4 horas. Un amplio operativo se desplegó para dar con ellos. Hasta anoche, sin éxito.
 
Se cree que 1 de los delincuentes podría haber salido herido de la balacera y abandonó el vehículo en la fuga; en el interior del coche –un Volkswagen Gol negro– se encontraron 2 escopetas. 
 
“Hay un auto negro que estaba en poder de los delincuentes. Puede ser que haya fugado alguno herido, dejando el auto en el lugar, porque en general fugan y prenden fuego el auto, pero acá no pudieron”, explicó el comisario Baratta. Trascendió que se buscaban 4 autos, que serían 2 Ford Ka y 2 Ford Focus.
 
Mientras se hacían estos trabajos, esperaba sobre la ruta Panamericana el camión de caudales, un Ford de mediano porte con $ 20 millones en su interior. Adentro del camión, hasta que se lo llevaron con custodia del grupo Halcón, seguía todos los movimientos el custodio del portavalores que –por reglamento– no puede abandonar el vehículo mientras el dinero esté en ese lugar.
 
Los policías asesinados son el subteniente Rubén Darío Fangio y el teniente Darío Fabián García, del Cuerpo de Infantería de San Nicolás. Los otros dos efectivos heridos, de la misma repartición, fueron llevados al Hospital de Escobar. Aunque recibieron heridas de consideración –uno de ellos perdió la mano con un balazo de escopeta– se encontraban fuera de peligro.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario