DÉJÁ VU

Con Pompei como interino, Boca, le volvió a ganar a Arsenal

En un partido muy entretenido y con muchas llegadas de peligro, Boca le ganó 2-1 a Arsenal gracias a los goles de Araujo y Palermo. Arsenal, que dio batalla, había empatado con un cabezazo de López pero no le bastó porque Boca fue con mucho ahínco a buscar un triunfo que lo necesitaba como el oxígeno para vivir. Roberto Pompei volvió al interinato con un triunfo otra vez ante Arsenal. Y otro tema que no hay que olvidar, si como hincha de Boca se considera equitativo: Boca ganó y Riquelme no jugó.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) La vida, los hechos, son tan intensos, que parece que todo lo del pasado sucedió hace mucho tiempo. Pero muchas veces no es así y sólo basta con hacer memoria.

La primera vez que Roberto Pompei se calzó el buzo de interino en Boca, fue en el Torneo anterior en reemplazo de Avel Alves, quién no llegó hasta el final del Clausura 2010 corroído por los malos resultados y problemas de vestuario. Como recoerdará, Pompei siguió en el banco esos partidos finales hasta entregarle el equipo con llave en mano a Claudio Borghi.

La historia actual es más conocida y da la casualidad que le tocó a Pompei de nuevo saltar a la cancha con Arsenal con triunfo como aquella vez, nada más que en aquel entonces fue 4-0. Casualidad, causalidad, llámelo como prefiera. La caída del último martes frente a River fue un golpe muy duro para un plantel, que horas después de haber perdido el superclásico se quedó sin técnico tras la renuncia de Claudio Borghi.

En este contexto, llegaba Boca a presentarse de nuevo en La Bombonera. Arsenal, en la fecha pasada, dejó escapar dos puntos muy importantes en el Viaducto frente al reciente ascendido All Boys. Es decir, ninguno llegaba en óptimas condiciones y el triunfo era un buen señuelo.

Boca sacó ventajas en la primer mitad casi cuando promediaba la media hora gracias a un golazo del pibe Araujo. A pura habilidad el chico le acomodó la noche a Boca en el marcador en un partido que era bastante equilibrado y en el que no había sucedido demasaido. Sólo un gol anulado a Mauro Óbolo apenas comenzado el juego fue lo más destacado por comentar. Bien anulado por Lunatti esta vez, porque el pie del delantero estaba por delante de la línea del último defensor de Boca.

Boca salió con todo y casi anota con un cabezazo a los 2 minutos luego de una buena combinación de Boca por izuierda. Arsenal no se resignaba e iba a buscar lo suyo. Es que la presencia en ataque de Óbolo y Leguizamón es una invitación a soñar para los del Viaducto, ya que han demsotrado ser delanteros importantes para este equipo que tenía intenciones de luchar por el título hasta el final.

Tal es así, que Arsenal llegó al empate con un cabezazo de Lisandro López que dio en el poste derecho de García, antes de llegar hasta la red. Arsenal encontraba el 1-1 apenas comenzado el complemento. Boca reaccionó pronto a pesar del golpe sufrido y casi estuvo a tiro del gol de nuevo. El chico Araujo esta vez no estuvo certero y su remate de zurda se fue al lado del palo desde posición inmejorable.

A esa altura el partido era atractivo porque los dos tenían ganas de llevarse la victoria. Arsenal para seguir en las primeras posiciones de la tabla y porque Boca después del clásico tenía la obligación moral de hacerlo también.

El juego se hizo de ida y vuelta y se tornó equilibrado cuando se jugaba el cuarto de hora. Quizá, Arsenal mostraba un poco más de orden ya que está más trabajado como equipo por motivos obvios. Boca, era sólo ímpetu y por momentos se desordenó por quedar enceguecido en la búsqueda del triunfo. Pero debía tener cuidado porque Arsenal es a veces traicionero, en el buen sentido de palabra.

Boca siguió buscando el premio mayor y perturbó el arco de Campestrini con un tiro débil de derecha de Palermo que pareció más peligroso de lo que realmente fue. Boca intentaba hacerse dueño definitivo del partido con el manejo de Chávez mientras que Arsenal empezaba a mirar de reojo absolutamente el contragolpe como arma principal.

Ya con Escudero en campo, Boca estuvo cerca de nuevo. El mediocampista falló un mano a mano con el arquero Campestrini y tras cartón, lo tuvo Arsenal en una contra pero el arquero de Boca, Javier García, salvó en dos acciones consecutivas el arco de Boca.

Y Boca fue de nuevo al ataque y esta vez se le dio. ¿Quién la podía empujar tras un flipper increíble?. Martín Palermo y Boca pasaba a ganar 2-1 por su gol 220. Era justo a esta altura porque Boca había ido más veces al ataque que su rival, que estuvo cerca de empatar con Óbolo con un remate de zurda que dio en el poste derecho de García. Boca y Arsenal regalaban a esa altura un partido muy entretenido desde todo punto de vista.  Y como no podía ser de otra manera, Palermo estuvo cerca de anotar de nuevo con un cabezazo pero el arquero evitó la caída de su valla.

Los minutos finales se hicieron emotivos e intensos porque el resultado no quedaba cerrado. Arsenal adelantó líneas en busca del empate y Boca, lógicamente, retrasó el equipo para aguantar un resultado que le descomprimía la complicada actualidad. Y lo consiguió. Boca volvió al triunfo tras la derrota con River y lo logró ante uno de los mejores equipos que dio este torneo. Y un tema que no es menor: a pesar de los errores, Boca jugó en un nivel aceptable y por momentos entusiasmó a su gente, que bastante golpeada había quedado luego de la derrota con River el martes pasado.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario