ELECCIONES 2011

La victimizada Cristina estimula un choque Scioli vs. Massa

Mientras las encuestas le resulten favorables a Cristina de Kirchner, ella irá por su reelección. En el cortísimo plazo, eso parece viable y por eso Daniel Scioli retrocede sobre la Gobernación bonaerense... pero la propia Casa Rosada alienta al alcalde de Tigre, Sergio Massa, a ir por la Gobernación...

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). El jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires, Alberto Pérez, consideró que “es natural que los intendentes quieran que se replique lo que ocurrió en 2007 y que fuera una fórmula ganadora con Cristina Fernández de Kirchner Presidenta y Daniel Scioli a gobernador”.

 
Previsible definición de Pérez, a pedido de Scioli.
 
La pregunta es qué hacer con Sergio Massa, estimulado por el kirchnerismo a ir a buscar la Gobernación.
 
El Cristinismo quiere castigar a Scioli (¡otra vez más!) pero nadie se pregunta cómo hará Cristina para mantener su performance de los recientes 27 días en los meses venideros.
 
En ese punto, el enfoque de la mayoría de los analistas políticos es miope. No entienden el significado de las cuestiones en ebullición. Pero que eso quede para otras notas. Aquí hay que avanzar con lo de Pérez-Scioli.
 
Pérez, delegado al ejercicio de genuflexión, lamentó que al trabajo conjunto de Nación y Provincia algunos lo quieran interpretar como intervención o como sumisión cuando en realidad es la forma de cooperar que debe tener una Provincia, sobre todo la más importante, con el Gobierno Nacional.
 
Alberto Pérez agregó que “estamos acostumbrados: siempre hay sectores que quieren desfigurar las cosas".

"Quedó muy claro que la reunión de más de 90 intendentes tras la muerte de Néstor Kirchner fue un reconocimiento de toda la dirigencia provincial, desde intendentes, legisladores, funcionarios y el gobernador hacia todo lo que hizo el ex presidente hacia la provincia de Buenos Aires y para decirle a la Presidenta que nos sentimos acompañados por ella y por el Gobierno nacional", agregó.
 
Aunque las encuestas no lo evalúen (¿qué puede esperarse al respecto de la opinión pública? Su presente es, a menudo, el pasado de los acontecimientos) y los analistas lamenten lo ya irreversible, vienen días muy interesantes.
 
4 definiciones dominicales:
 
> "El déficit institucional existe, pero la maquinaria política del oficialismo no detendrá su marcha por esa circunstancia. La prórroga del Presupuesto 2010 -que también usaron otros presidentes- le permitirá salir del trance", (Carlos Abrehu, en La Gaceta, de San Miguel de Tucumán).
 
> "La soterrada pendencia entre quién pegaba primero se venía librando entre Kunkel y Felipe Solá. Se deslizaban agravios al oído cuando se cruzaban; a veces, fluían entre ellos duros insultos en voz baja. Quiero que me pegue una trompada en pleno recinto, confesó Solá hace ya mucho tiempo. Kunkel ofendía, pero no golpeaba. Camaño saldó esa porfía por su cuenta y riesgo", (Joaquín Morales Solá, en el diario La Nación, de Ciudad de Buenos Aires).
 
> "El radicalismo es una hoguera y el socialismo también. Los bloques de la UCR en Diputados y el Senado entraron en crisis después de los cruces con Carrió por el Presupuesto. Las denuncias de la líder de la Coalición Cívica no sólo mellaron a Julio Cobos: Ricardo Alfonsín tampoco escapó a la marea", (Eduardo van der Kooy, en el diario Clarín, de Ciudad de Buenos Aires).
 
> "Pero esto será así mientras las encuestas sigan mostrando el mismo panorama; sino, habría que ver", advierte. Y admite que por esa "previsión" pasa la cautela que la gran mayoría de los intendentes y otros referentes mantiene con relación a la candidatura presidencial del PJ oficialista. Para ellos, los pocos que ya se lanzaron a promover la reelección de Cristina "buscan \'primerear\' para ver si consiguen un rédito a la hora del armado de las listas", (Marisa Álvarez, en El Día, de la ciudad de La Plata).
 
> "En verdad, es curioso: salvo un exabrupto inicial de Carrió, que habló de "la Banelco de Cristina", nadie de la oposición se subió a ese carro y, en general, durante las denuncias de corrupción o supuesta compra de votos, la presidenta no fue nombrada. Por el contrario, como queda dicho, al calor de un kirchnerismo que ha demostrado una vez más su oficio para moverse en el barro, y de una oposición que se quedó otra vez atrapada en sus eternas inconsistencias o incongruencias, ella se benefició con el papel de víctima de tanto desaguisado político", (Eugenio Paillet, en La Nueva Provincia, de Bahía Blanca).
 
4 fragmentos dominicales:
 
 
"A casi 30 días de la muerte de Néstor Kirchner- falleció el 27 de octubre-, ¿qué cambió en la vida política? En rigor, se mantienen las líneas básicas del proyecto oficialista puesto en práctica desde mayo de 2003 y la existencia de varias familias opositoras. 

El decisionismo democrático, que no es otra cosa que la prevalencia de la voluntad política de la Presidenta sobre los otros poderes de la república, persiste con crudeza. La vigencia de ese estilo de conducción se evidenció otra vez durante el fallido tratamiento de la ley de Presupuesto para 2011 en la Cámara de Diputados. Cristina Fernández no iba a consentir que le modificaran su plan de control de la caja en un año electoral. 

Las oposiciones trabaron la iniciativa en Diputados, perola Casa Rosada dispondrá de medios legales -los superpoderes y decretos de necesidad y urgencia- para usar de los fondos con el mecanismo consabido de premiar a los amigos y castigar a los enemigos
 
(...) Al Gobierno le caen mejor los acuerdos con las corporaciones empresarias y sindicales -la Unión Industrial Argentina y la CGT de Hugo Moyano-, que intentar aproximar posiciones en el Congreso con los partidos políticos. La inflación nunca pudo ser desactivada por pactos sociales en la Argentina. La experiencia de 1973-1975 fue categórica en ese sentido.

El Gobierno de Cristina Fernández nunca terminó de aceptar que perdió legitimidad social con los resultados de las elecciones de 2009. En ese entonces, fue reprobado en las urnas. 
 
Como consecuencia del cambio de contexto, el Congreso exhibió gestos de autonomía política y complicó a la administración kirchnerista. La receta más eficaz para enfriar el cambio de clima político es la parálisis de las cámaras, lo que consiguió la Casa Rosada por distintos medios.

Las divergencias entre los antikirchneristas de distintas siglas contribuyeron, por lo demás, a que no se pudiera elaborar una agenda de trabajo con los bloques K. El Congreso estará cerrado hasta marzo, por el fin del período de sesiones ordinarias, con lo cual se neutralizará una caja de resonancia de los problemas. Sin Kirchner, no hubo Presupuesto sancionado por el Congreso. Pero tampoco unidad de sus adversarios. Los diputados y senadores oficialistas por Tucumán fueron leales. (...)".
 
 
 
"(...) Graciela Camaño pensó en su hija, una científica que vive en Santa Cruz, cuando cerró la boca de Carlos Kunkel con un cachetazo condenado a la fama.

Margarita Stolbizer recordó la imagen de su detestada Elisa Carrió cuando pidió, para satisfacción del kirchnerismo, el archivo de las tres causas sobre supuestas presiones del Gobierno a legisladores opositores. 

 
Felipe Solá reflexionó, callado, que los "códigos" de la dirigencia, venerados por sus propios legisladores, corresponden a la mafia y no a la política.

Elsa Alvarez caviló sobre la ingratitud cuando vio que su propio bloque, el radical, prefería despotricar contra Carrió, mientras la dejaba sola con su denuncia sobre los llamados que recibió de la oficina de Julio De Vido.

 
La congregación política se cerró sobre sí misma; prefirió ignorar lo que sabían hasta los ordenanzas del Congreso para salvarse ante la opinión pública. Esto nos afecta a todos, se justificó un diputado opositor que eligió el silencio. El oficialismo pudo zafar, así, de la investigación sobre las prácticas más chambonas que se hayan visto para aprobar una ley. 

El próximo martes 30 de noviembre caerán automáticamente todos los dictámenes y las cuestiones de privilegios que no hayan sido tratados por la Cámara. El escándalo será entonces caso cerrado, y la investigación sólo podría reabrirse si se presentara otra cuestión de privilegio el próximo año legislativo. Aun así, ese planteo necesitará de la aprobación de la Cámara para prosperar. Improbable.
 
La bofetada de Camaño fue injusta con Camaño. La política no debe romper el límite entre las palabras y la agresión. Sin embargo, Camaño es una de las legisladoras más reconocidas por su dedicación y su trabajo. Se formó sola cuando todo le señalaba un destino más modesto. 

(...) No quiero dejarla sola a Carrió, susurró Camaño en el oído a Solá.

No la dejen sola a Carrió. Ustedes la van a necesitar el año que viene, les advirtió en voz baja a los radicales. Esa estrategia de Camaño es la que advirtió Kunkel cuando se acordó del marido de Camaño. Los hombres políticos de la oposición todavía no decidieron si hablarán o callarán. Callarán

. (...)".
 
 
 
"(...) En verdad, podría arriesgarse que el primer tiempo del kirchnerismo sin Kirchner está fundado en un diestro plan de difusión y propaganda más que en alguna significativa gestión gubernamental. Ese plan, incluso, abarca la memoria del ex presidente: Kirchner ya no pareciera haber sido aquel tenaz gobernador de Santa Cruz que, en medio de una crisis, irrumpió en la escena nacional. 

En pocos días, según esa propaganda, habría alcanzado la dimensión intelectual de Francois Mitterand o, también, el coraje del Che Guevara cuando secundó a Fidel Castro para revolucionar a Cuba.

La desaparición de Kirchner ha causado otro efecto que aquella propaganda oficial no registra: la oposición parece estar regresando, con riesgo, a un estado anterior al triunfo del 2009, cuando se debatía sólo entre desencuentros, rupturas y frustraciones. La radicalización de los Kirchner, en gran medida, disparó algunos agrupamientos e identidades que fueron suficientes para provocarles la derrota. Hasta la conformación en apariencia más sólida tambalea.

(...) Hay radicales que conjeturan que, depende como evolucione la situación, ni Alfonsín ni Cobos serían los candidatos puestos: ¿asomaría en ese caso el senador Ernesto Sanz? Los peronistas disidentes se han encontrado de pronto con una realidad desarbolada. Carlos Reutemann se fue atrincherado en su silencio.

El bloque de diputados se disgregó cuando Felipe Solá le reclamó información sobre las presiones y ofertas por el Presupuesto.

Mario Das Neves ha resuelto reforzar por ahora su bastión político, Chubut. Empezó además a tender redes con otros gobernadores del PJ. 

La mesa de conducción de ese peronismo decidió dar un golpe de timón. Quedaron allí Ramón Puerta, Juan Carlos Romero y los hermanos Rodríguez Saá. Frente al resquebrajamiento, decidieron ampliar aquella mesa con la incorporación de dirigentes de neta filiación duhaldista. Eduardo Duhalde ni repara en el Congreso: mantiene su candidatura y siempre guarda alguna ilusión sobre Mauricio Macri.


Al jefe porteño no le seduce como posible plataforma presidencial aquella unión de viejos dirigentes peronistas. Maldice la fuga de Solá, Das Neves y Reutemann.
Pero su proyecto también haría agua sólo apuntalado por el PRO.
 
El Presupuesto desató una crisis en el partido que no sufrió fracturas por una sola razón: Macri es en ese espacio una figura excluyente. Aunque heridas han quedado. (...)".
 
 
 
"(...) Sin que haya cedido sustancialmente la desorientación que ha generado la desaparición de Néstor Kirchner, algunas definiciones se van consolidando, con todo, en "la política" bonaerense. Se trata, sin embargo, de decisiones provisionales. Como pocas veces antes a esta altura de un proceso electoral, todo lo que se hace, se dice o se resuelve es, en rigor, temporal en este tiempo político.

En ese marco, un dato saliente es el que muestra que se extiende en el peronismo oficialista de esta provincia la convicción -y la aceptación- de que Cristina Kirchner irá por la reelección.

"La sencilla razón por la que prácticamente todos los dirigentes, incluidos los que se aprestaban a resistir una postulación de Néstor, aceptan que la Presidenta sea la candidata, reside en que las encuestas dicen que gana cómoda", explica un referente del PJ oficial que conoce bien el paño y asume que se trata de una decisión dictada por el pragmatismo genético del peronismo.
 
Se refiere a sondeos que coinciden en señalar que la imagen de Cristina recuperó en las últimas semanas más de 20 puntos de imagen que la ubican al tope de ese ranking y con una ventaja clave en la intención de voto, aún en una segunda vuelta, con relación a cualquier otro adversario o posible candidato del propio peronismo kirchnerista.

(...) La misma convicción-aceptación de que la Presidenta irá por la reelección se impone en la Gobernación, donde Daniel Scioli ha dado la orden de que sus hombres de confianza comiencen a destacar a Cristina como la mejor opción. Y aunque él siga diciendo que "no habla de candidaturas" ni propias ni ajenas, las pintadas que hasta ahora anunciaban sólo "Scioli 2011" empiezan a ser completadas con la palabra "gobernador".
 
Desde ya, a partir de esa admisión, en el sciolismo se proponen consolidar, precisamente, el objetivo de reelección del Gobernador, otro dato saliente de este tiempo provisional. Por eso, cerca de Scioli inquieta que desde el entorno de Cristina resistan definir públicamente que el mandatario bonaerense será el candidato del oficialismo para la Provincia.

A reforzar esa inquietud podría venir otra decisión de los últimos días. Sergio Massa reunió a su tropa el martes pasado, para decirle que en marzo lanzará formalmente su candidatura a gobernador "por adentro" del PJ y que para eso competirá en la interna partidaria "contra quien sea". Es decir, tal como está todo hasta ahora, contra Scioli.
 
El intendente de Tigre, referente del llamado "peronismo crítico" del kirchnerismo, ya se había comprometido unos días antes, en una charla con el ministro del Interior, Florencio Randazzo, a no jugar por afuera del armado oficialista. Pero en cuanto al cargo por el que peleará, lo de la Gobernación también sería una decisión provisional, tomada sobre el hipotético escenario de la reelección de Cristina. 

Por eso, Massa "habilitó" a dirigentes distritales de su sector a hacer pintadas que lo promuevan para el 2011 pero sin explicitar a qué. (...)".
 
 
 
"(...) La trampa, o el juego de la victimización, queda al desnudo apenas cualquier observador se pregunta para qué Cristina Fernández envió el proyecto de presupuesto al Congreso si de antemano denunció su intención de no permitir a sus legisladores negociar una sola coma de ese texto.

Un documento de principio a fin, valga la precisión, plagado de subestimaciones que no son otra cosa que hacer creer que el gobierno recaudará una suma, pero en verdad embolsará por esa vía más del doble de lo estimado, para citar sólo el caso del capítulo destinado a la recaudación por impuestos.

 
Es evidente que se trató de un puro formulismo, jueguito para la tribuna, mientras se preparaba aquel escenario para mostrar a Cristina como la víctima de una supuesta jugada perversa de sus opositores. 

Puede haber ocurrido también, y esto hasta lo reconocen en despachos del propio oficialismo, que la presidenta haya querido mostrar una fortaleza digna de su fallecido esposo, en la primera gran batalla que le tocaba enfrentar sin el sostén de su compañero y socio político. O, también, de mostrarse porfiada al extremo, a sabiendas de antemano que, si en el Senado el presupuesto sería difícil de sancionar, en Diputados la pelea estaba perdida de antemano, como finalmente ocurrió ante el fracaso de Rossi y sus huestes, quienes no pudieron impedir que el texto vuelva a comisión, donde muy probablemente dormirá en algún cajón vaya a saberse por cuánto tiempo.
 
Se repite la impresión y corroboran operadores satisfechos del oficialismo: fue una buena jugada, ella se calzó el traje de víctima, y la oposición, cuándo no, hizo el resto.

Para algunos exaltados del poder, la fiesta les ha salido redonda. Cristina Fernández crece en las encuestas de imagen y también en las que miden la intención de voto para el año próximo. Esos porcentajes se empinaron desde el 27 de octubre último, y hasta los sondeos más independientes que se han registrado en estos días auguran una victoria de la dama en primera vuelta, ante cualquiera de los rivales que hoy se mueven en la escena de las candidaturas.

Ese motivo de festejo reconoce algunas otras aristas: se dice que Cristina logró pararse por encima de las batallas parlamentarias que tanta vergüenza ajena provocaron en la semana que termina. (...)".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario