INFLACIÓN IMPARABLE

Embestida contra Clarín + Techint (¿paritarias cuatrimestrales?)

Clarín y Techint surgen, en el discurso kirchnerista, como los eventuales responsables de un probable fracaso del acuerdo tripartito para frenar la inflación. ¿Se vienen las paritarias cada 120 días?

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Cristina Fernández, viuda de Kirchner, gira hacia el \'Nestorismo ortodoxo\' para estrechar filas en el Frente para la Victoria, donde aparecen disensos.

 
La disputa contra Grupo Clarín es el ABC del \'Nestorismo ortodoxo\'.
 
En esta estapa se le agrega Organización Techint, a quien el \'Cristinismo\' intenta cuestionar como origen de los reparos al acuerdo de precios y salarios que es la única respuesta que imagina el Ejecutivo Nacional a la inflación.
 
Por cierto que es una respuesta que va rumbo al fracaso, no por culpa de Techint sino de la teoría económica, a la que el Frente para la Victoria debería tomar más en serio y no suponer que es una cuestión dependiente de las ambiciones políticas.
 
Ya habrá tiempo para ocuparse de la nueva burrada del ladriprogresismo gobernante. Vamos a fragmentos de su literatura dominical:
 
Horacio Verbitsky en el diario Página/12 (él tiene enormes expectativas en que un voluntarista acuerdo tripartito acabe con la inflación. Luego, es terrible que en medio del caos inflacionario, los sindicalistas de la CGT pretendan aprovecharse para llevarse más dinero para sus obras sociales. De todos modos en el texto de Verbitsky se explica la ofensiva contra Clarín y Techint):
 
(...) La aceleración en la variación de precios al consumidor puso en crisis el esquema de una pauta salarial implícita, fijada por la primera negociación paritaria de cada año, e hizo necesario uno más abarcador. 

Durante el velorio de Kirchner, Hugo Moyano invitó a una reunión a Héctor Méndez, en la que acordaron postergar la discusión en el Congreso del proyecto de Héctor Recalde sobre participación en las ganancias, que las empresas quieren reducir a un premio por productividad. 

Al vencer el nuevo plazo fijado por Recalde la mayoría de las cámaras patronales lo dejó plantado. Mientras, prosiguieron los contactos ministeriales. 
 
Seis patrones que según el gobierno representan un tercio del PIB argentino (entre ellos había petroleros, banqueros, metalúrgicos, cerealeros, farmacéuticos) dieron su acuerdo a un esquema que también aceptaron el oficialismo de la CGT representado por Moyano y su principal oposición, del grupo conocido como “Los Gordos”
 
No está clara la posición de la conducción real del patronato. Hace apenas dos meses, el CEO de Clarín, Héctor Magnetto, dijo en un reportaje con el diario inglés Financial Times que el gobierno de Cristina “está entrando en una fase confiscatoria”. 

Y el de Techint, Paolo Rocca, pronunció un discurso incendiario el viernes contra cualquier distribución de ganancias y protección laboral, presionó por una nueva devaluación y se retiró de la conferencia industrial sin esperar a que llegara Cristina
 
Para los sindicatos obreros, deben entrar en la negociación el aumento del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias y la cancelación de atrasos en los pagos del Fondo Solidario de Redistribución de las obras sociales, donde se acumularon cerca de 5.000 millones de pesos. 

En su encuentro del jueves con Moyano, Cristina no fue concesiva con el reclamo de aumento del mínimo no imponible, aunque el desfasaje que ello produciría en algunas zonas grises de la escala salarial (un aumento nominal puede reducir el ingreso real si el trabajador que lo recibe pasa a una categoría impositiva superior) podría compensarse con otros ingresos, por horas extras o viáticos. El desafío es encontrar un mecanismo similar a los aumentos de suma fija que concedió el último gobierno de Juan D. Perón, cuyo impacto porcentual era inverso al nivel de ingresos.

Un problema de difícil solución es el agujero negro del INDEC. Dentro de lo pactado figura una pauta salarial orientativa que se rediscutiría cada cuatro meses. 
 
Si la inflación en esos 120 días fuera más alta, se ajustaría, al estilo del acuerdo que permitió reducir una inflación de tres dígitos en Israel

Se comprende que el voluntarismo estadístico del INDEC sea un obstáculo relevante. En el último informe de coyuntura del instituto de investigaciones de la CTA, Cifra, que dirige Eduardo Basualdo, todos los cálculos se hacen tomando las cifras del Indice de Precios al Consumidor a partir de los IPC generados por las Direcciones Provinciales de Estadística de Jujuy, Neuquén, Entre Ríos, Chubut, Salta, La Pampa y Río Negro, debido a que se mantuvieron al margen de las modificaciones del IPC-INDEC. 

Hasta diciembre de 2006 esos índices tuvieron la misma evolución que los del INDEC. El informe constata que la recuperación de la economía luego del impacto de la crisis internacional ha sido tan pronunciada que en el segundo trimestre de este año su tasa de crecimiento interanual rondó el 12 por ciento, mientras que para los sectores productores de bienes superó el 18 por ciento. 


Los salarios reales de los trabajadores registrados crecieron el 2,1 por ciento entre los segundos trimestres de 2009 y 2010, pero no ocurrió lo mismo con los no registrados, de modo que para el conjunto de los asalariados el nivel de las remuneraciones no se ha modificado desde el segundo trimestre de 2009 y sigue por debajo del alcanzado antes del estallido de la convertibilidad a fines de 2001. (...)".
 
 
Eduardo Anguita en el semanario Miradas Al Sur, haciendo un kirchnerismo muy básico (el ex preso político Anguita no se un intelectual reputado pese a provenir del trotskysmo revolucionario. Además suponer que José Ignacion De Mendiguren es representantivo de los industriales argentinos y no de su propio bolsillo clientelar, es un grave error si la creencia es genuina en Anguita y no parte de la operación mediática. También Anguita embiste contra Clarín y Techint, y anticipa las críticas de Héctor Timerman): 
 
"(...) El silencio de Clarín y La Nación sobre las mediciones de opinión pública tuvo una fisura importante. Días pasados, dos directivos de Poliarquías –cuyo cliente de peso es La Nación– salieron a desmentir parcialmente una encuesta que había llegado a manos del periodista Marcelo Slotogwiazda y que la dio a conocer en su programa de Radio Mitre. 

En efecto, Alejandro Catterberg y Sergio Berensztein hablaron de filtraciones para desestimar sus propias mediciones sobre intención de voto

De sus propios estudios, surge que Cristina Kirchner ganaría hoy en primera vuelta si hubiera comicios presidenciales con el 46% de los votos, mientras que Mauricio Macri llegaría apenas al 15% y Julio Cobos al 6%. 

Más allá del enojo de los directivos de Poliarquía, estos números coinciden con las mediciones de casi todos los consultores. 


En un momento, además, en el que el Grupo Clarín decidió aumentar a niveles desconocidos su presión. Es decir, tensaron la cuerda al máximo mucho antes de que haya elecciones y cuando la sociedad todavía no termina de digerir la repentina muerte de Néstor Kirchner, que dejó a la Presidenta en un momento personal de gran dolor pero de impresionante compromiso con su tarea. 

La única explicación está en boca de los argentinos: el apoyo mayoritario a la decisión de Néstor y Cristina Kirchner de impulsar la nueva ley de medios y de ir a fondo contra el monopolio dirigido por Héctor Magnetto. Crispados
 
El enojo de Camaño y de Carrió expresa, sin dudas, a un sector de la sociedad. Con ellas se identifican algunos sectores sociales que profesan fe antiperonista y antikirchnerista

Pero la maniobra de crispación y mentiras tendría algún justificativo para quienes la pusieron en marcha si el oficialismo entrara en la provocación. La ironía más gráfica –entre tantas– la protagonizó la cantante Adriana Varela durante el homenaje a Néstor Kirchner el jueves pasado en el ND Ateneo mientras interpretaba el tango \'Volver\'. Se acercó a Carlos Kunkel, que estaba sentado en primera fila junto a Enrique Albistur, promotor y organizador del homenaje. Con la voz cascada y una sonrisa elocuente, Varela le dijo: \'Kunkel, parate que yo te voy a dar el beso que te merecés\'. Y, tras cartón, le estampó los labios en la mejilla mientras el teatro estallaba de risas y aplausos.
 
Clarín y La Nación no dejan de distorsionar la información a límites que ofenden a cualquier lector por más distraído que sea

El jueves bombardearon con el clima de tensión de los empresarios, supuestamente dispuestos a tirar por tierra cualquier proyecto de reparto de ganancias. Además, hicieron intrigas sobre la soledad del titular de la CGT, Hugo Moyano. 

El viernes, la Presidenta cerró la XV Conferencia de la Unión Industrial Argentina y fue acompañada, entre otros, nada menos que de Moyano. 

José De Mendiguren, secretario de la Unión Industrial Argentina (UIA), dialogó con quien escribe estas líneas y resaltó el buen rumbo de la política económica del Gobierno. Se mostró entusiasta con el momento político, subrayó el aumento de las exportaciones de las pymes y, además, dijo que los empresarios están de acuerdo con que se legisle la distribución de ganancias entre los trabajadores. 
 
“No estamos de acuerdo con el proyecto de Héctor Recalde”, aclaró. De Mendiguren fue ministro de la Producción de Duhalde y no es un dato menor su aceptación del actual gobierno. La Presidenta alentó, en ese almuerzo con los sectores más concentrados del empresariado, la idea de “un acuerdo tripartito entre el sector privado, los trabajadores y el Estado”. Se trata de algo que puede tener muchas maneras de entenderse. Una de ellas es que esa corporación empresaria no quede fuera del diálogo con un gobierno que logró que este año la economía creciera al 9% y que proyecta una cifra similar.

Lo más importante para la cobertura de Clarín fue destacar que el presidente de Techint, Paolo Rocca, se retiró cuando iba a hablar Cristina y que dejaba en su lugar a Luis Betnaza, otro directivo de Techint que es, además, vicepresidente de la UIA. Esta entidad, que siempre estuvo tutelada por Techint y Clarín, quiso resaltar la crispación de Rocca porque es el socio de Héctor Magnetto en un sello de poco peso y mucha plata como es la Asociación de Empresarios de la Argentina (AEA) que, cada tanto, emite algún comunicado de queja junto con la UIA. 
 
Magnetto y Rocca no sólo comparten AEA como una lanza de los monopolios y contra las políticas de redistribución del ingreso, sino que además tienen cada uno el 50% de Impripost, un negocio dedicado a la impresión y distribución de facturas de servicios públicos. (...)".
 
 
El canciller Héctor Timerman regresó a las noticias, ahora a través de la agencia estatal de noticias Telam, afirmando: "Clarín y La Nación promueven la violencia frente a su desesperación”. El texto:
 
"El canciller Héctor Timerman afirmó hoy que las editoriales políticas de los matutinos Clarín y La Nación "hacen pensar que están promoviendo la violencia frente a su desesperación por el reconocimiento popular a Néstor (Kirchner) y Cristina (Fernández de Kirchner).

"Hoy las editoriales de Joaquín Morales Solá y Eduardo Van der Koy, justifican la violencia que se produjo en Diputados y deshumanizan, al mejor estilo fascista, llamando lacra a (Carlos) Kunkel", dijo Timerman a Télam.

En su editorial de hoy en Clarín, Van der Koy, al referirse a la agresión de la diputada Graciela Camaño a su par Kunkel, señaló que "...tal vez , en una democracia menos contaminada, la lacra de Kunkel no circularía por los pasillos del Congreso".
 
Para Timerman, estas editoriales "llevan a pensar que ellos están promoviendo la violencia frente a su desesperación por el reconocimiento popular a Néstor y Cristina y la falta de claridad en la oposición para li8erar un proyecto alternativo".

"Ya en el pasado hemos visto el triste papel que jugó el periodismo en promover la violencia como respuesta en defensa de sus intereses corporativos", concluyó el canciller."   
 
 
Gabriel Bencivengo, en Miradas Al Sur, intenta encontrar (ya lo hizo Raúl Moneta hace 7 años), un núcleo único entre Grupo Clarín y Organización Techint. La historia verdadera es mucho más interesante pero Urgente24 no le facilitará la investigación a Bencivengo. A los lectores, ya les brindará el dato, en otro contexto:
 
"(...) De acuerdo con lo declarado por las empresas del monopolio a la Comisión Nacional de Valores, las ventas netas consolidadas del Grupo Clarín en 2009 fueron de $6.678,8 millones. A precios constantes –sin deducir la inflación– significa un crecimiento del 16,4% anual (en 2008, las ventas fueron de $5.736,1 millones).

Impripost es una empresa conjunta de Techint y Clarín. Se dedica a la impresión de facturas. Esta sociedad entre Magnetto y Rocca cumplió 10 años.

Nada es lo que parece cuando del Grupo Clarín se trata. Intereses económicos ligan al multimedios que dirige Héctor Magnetto con otros conglomerados, que también operan en condiciones oligopólicas en diversos sectores de la economía nacional. Uno de ellos es el Grupo Techint, que conduce Paolo Rocca. La empresa que los vincula, en un negocio que ronda los 230 millones de pesos anuales, es Impripost Tecnologías S.A., concesionaria de Telecom Argentina para la impresión de las facturas que la telefónica envía en forma mensual o bimensual a sus clientes.

La sociedad Magnetto-Rocca pone en contexto los intentos del Grupo Clarín por demonizar las figuras de Hugo Moyano y Hugo Chávez. 

En el caso del líder de la CGT, desde el momento en que el gremio de los camioneros decidió bloquear las cinco plantas de Siderar, propiedad de Techint, por reclamos gremiales. En el caso del presidente venezolano, por su determinación de nacionalizar Sidor, Matesi, Comsigua y Tavsa, firmas con las que Techint dominaba el sector siderúrgico en Venezuela. Fagocitando mercados. 

La sociedad Magnetto-Rocca nació a mediados de 2000, cuando ambos holdings cerraron el convenio mediante el cual Artes Gráficas Rioplatenses –propiedad del Grupo Clarín– le compró a Techint Compañía Técnica Internacional el 50% del paquete accionario de Impripost, que capturaba ya el 10% de la demanda de impresión de datos variables y ensobrados de documentos en grandes volúmenes. La operación sumó a la firma los abonados de Multicanal, que por entonces rondaban los 950.000. La compra, pese al grado de concentración que implicaba, la autorizó Carlos Winograd, ex secretario de Defensa de la Competencia y el Consumidor.

Quienes tramitaron el expediente aseguran que “el organismo nunca realizó un estudio de mercado para verificar si la operación disminuía, restringía o distorsionaba la competencia”. 

El visto bueno se otorgó “en base a las cifras declaradas por las partes interesadas en que el negocio se concretara”. Según fuentes del sector, la participación Impripost en el mercado creció aún más cuando el Grupo Clarín alcanzó los 3 millones de clientes en televisión por cable, tras la adquisición de Cablevisión. Un meganegocio que incluye 23 millones de usuarios de telefonía fija, móvil e internet que tiene Telecom. 

En nombre del monopolio. Lejos de hacer público que sus embestidas contra Moyano y Chávez son, en realidad, una cerrada defensa de su socio Techint, el Grupo Clarín prefiere ocultar vínculos y trabajar desde la sombras. Una de sus plataformas preferidas es la Asociación Empresaria Argentina, donde Magnetto y Rocca comparten la vicepresidencia del lobby que nació después de la devaluación para velar por los intereses de un conjunto de conglomerados que representan lo más concentrado de la economía.

Ejemplo del poder que ostentan quienes integran AEA es el Grupo Techint. Según datos oficiales, el conglomerado acapara la producción del 84% de la chapa laminada en caliente que se produce en el país y el 99% de la chapa laminada en frío, además del 48% de la producción de hierro redondo. Todos los insumos básicos para la fabricación de automóviles, heladeras, hojalata para envases, lavarropas y un sinnúmero de otros bienes. Una posición que le permite fijar precios y condiciones.

Otra plataforma elegida por Magnetto es la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (Acde) que ejercita una particular interpretación de los evangelios y tiene entre sus directivos a José Antonio Aranda, número dos del holding propiedad de Ernestina Herrera de Noble. 

Gustavo Muratore, gerente general de Impripost desde 2002 y ex directivo de Artes Gráficas Rioplateneses, participa activamente del Programa de Dirigencia Empresarial que organiza la entidad que conduce Adolfo Ablático, el hombre ungido por el cardenal Jorge Bergoglio para transitar el mundo de los negocios terrenales. 

Un toque de atención. Más allá del vínculo de Magnetto y Rocca, la decisión del Ministerio de Planificación de otorgarle valor agregado a las operaciones comerciales del Correo Argentino podría quitarle a Impripost el millonario negocio. En los próximos días, los ejecutivos de Telecom deberán definir (licitación mediante) si aceptan la oferta concretada por la empresa estatal en conjunto con OCA para hacerse cargo del servicio. No será extraño, entonces, que el clarín vuelva a sonar lejos del nido, como el tero, para despistar."

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario