Operación Irán: Detalles de un plan bélico en avance

La revista EDICIÓN i publica investigaciones y ensayos infrecuentes en la prensa gráfica argentina. Hace poco tiempo abundó en los hechos que comienzan a desencadenarse en Irán. Éste fue parte de ese trabajo:

Todo comenzó el 21 de diciembre 2003, cuando el diario israelí ‘Haaretz’, de Tel Aviv, afirmó que el ministro de Defensa, Shaul Mofaz, había informado al gabinete de Ariel Sharon acerca de la preparación de un plan para destruir la capacidad nuclear de Irán, "sin dañar a los ciudadanos iraníes". Desde entonces se habla de "golpe preventivo".

Luego del derrumbe de Saddam Hussein en Iraq, Israel comenzó a plantearse cómo aniquilar el gobierno islámico en Teheran, al que considera una gran amenaza para la difícil y polémica supervivencia del estado de Israel. Irán, Iraq y Siria resulten un ‘eje del mal’ para Tel Aviv, que logró imponer en la agenda del Departamento de Defensa, en Washington DC.

Tel Aviv rechazó:

> la aceptación de Irán de un nuevo régimen internacional de inspecciones a sus instalaciones nucleares y

> la pregunta obvia: ¿por qué Israel debe tener el monopolio del poder nuclear en la región? Israel es el único país en Oriente Medio que tiene armas nucleares: cerca de 200 ojivas nucleares.

Meir Dagan, jefe del departamento de inteligencia de ultramar del Mossad israelí, sostuvo en ese momento que el programa nuclear iraní planteaba la amenaza más grande a la existencia de Israel desde su creación en Palestina en 1948.

Dagan dijo que Israel había descubierto que Irán estaba cerca de lograr el enriquecimiento de uranio en una planta construida en Kashan, en el centro del país. Sin embargo, ¿cuál es la credibilidad de lo que sostenga un jefe de inteligencia acerca de un ‘país enemigo’?

Irán le ganó, en ese momento, a las especulaciones de Israel porque firmó el protocolo adicional del Tratado Nuclear de No Proliferación, que autoriza las inspecciones rápidas de la Organización de Naciones Unidas a los sitios sospechados de resultar instalaciones prohibidas. Israel no ha firmado el Tratado de No Proliferación (TNP).

Un ataque israelí contra un reactor nuclear iraquí en desarrollo, ubicado cerca de Bagdad, Iraq, en 1981, liquidó gran parte de las aspiraciones de Saddam Hussein para desarrollar un arma nuclear, y desde entonces resulta para Israel el modelo de "golpe preventivo", desconociendo que Saddam siempre fue un ‘outsider’ en la comunidad islámica, enfrentado a sus vecinos, Irán y Siria mientras que Irán tiene una gran relación con Siria, Egipto y otros países islámicos.

Por entonces, en 2003, Irán elogió la decisión de Libia de eliminar su programa de armas de destrucción masiva, y pidió que Israel imitase a Libia, cuando Muhammad Gadaffi abrió sus instalaciones a los inspectores internacionales para que supervisaran la eliminación de ese armamento.

Hasta el presidente estadounidense George Walker Bush elogió a Libia por adoptar "medidas esenciales" y, en una referencia a Irán y a Corea del Norte, se dijo "esperanzado de que otros líderes encontrarán un ejemplo en la decisión de Libia".

Año 2004

El 7 de agosto de 2004, en el ‘The Daily Star’ de India, el columnista Mahan Abedin, escribió: "Los medios divulgan que Israel se propone atacar la central nuclear iraní en Bushehr, entre otras instalaciones, antes de que las barras de combustible lleguen desde Rusia en 2005 y esto ha provocado un enorme debate acerca del conflicto en curso por el programa de energía atómica de Irán".

Fuentes israelíes señalaron su voluntad de que ninguno de los reactores iraníes que se construyen en Bushehr con la ayuda rusa pudiera funcionar. Las amenazas fueron precedidas por informes acerca del plan de los ‘neoconservadores’ del Departamento de Defensa en USA para utilizar la victoria electoral de Bush para presionar seriamente por el cambio del régimen en Irán.

Las amenazas de Israel de ensayar una ‘solución militar’ al ‘problema iraní’ merecían una gran credibilidad.

Mahan Abedin escribió: "Probablemente Israel tiene un plan para destruir las instalaciones nucleares de Irán, y es más probable que haya muchos en Israel que evocan la destrucción del reactor iraquí en Osirak, pero esto sigue siendo improbable por cinco razones".

> Hasta Irán tiene certezas de que un ataque israelí podría destruir el trabajo de por lo menos una década para desarrollar una infraestructura nuclear, y por lo tanto Irán ha desarrollado capacidades defensivas robustas contra cualquier ataque potencial. Además, Irán tiene misiles de mediano alcance que pueden alcanzar a Israel.

> Las analogías con la facilidad del ataque a Osirak son engañosas: ahora, los jets F-15 de Israel tendrían que volar mucho más lejos. Los israelíes podrían desplegar comandos terrestres para complementar la potencia de fuego y la precisión de sus aviones.

Pero la última vez que una potencia extranjera procuró una incursión similar fue la operación estadounidense, con apoyo israelí, para rescatar los rehenes de la embajada estadounidenses en Teherán, y concluyó en un gran fracaso cuando chocaron entre sí los helicópteros con los comandos terrestres.

> Los bombarderos israelíes tendrían que pasar a través del cielo de Turquía para llegar a Irán. Es muy difícil que el gobierno turco le conceda esa autorización a Israel para emprender una misión hostil contra un país vecino con el que Turquía goza de buenas relaciones históricas. Además, la población chiíta le haría pagar serias consecuencias domésticas al gobierno turco.

> La reacción inicial de Irán implicaría, probablemente, una ofensiva de Hezbollah en El Líbano, que tiene un arsenal misilístico importante, desarrollado por Irán precisamente para una contingencia con Israel. En ese esquema trabajó en secreto el departamento de seguridad dirigido por Imad Mughniyeh. Hezbollah tiene misiles de corto alcance que pueden cubrir muchas ciudades israelíes. Israel podría re-invadir El Líbano, pero la vez anterior le fue bastante mal con Hezbollah y, de hecho, tuvo que retirarse.

Luego, el líder espiritual de Irán, Ali Khamenei, alentaría a los chiítas en todo el mundo a atacar bienes y personas vinculadas a Israel. alrededor del globo. En 1992, después de que Israel asesinó al secretario general de Hezbollah, Abbas Musawi, la venganza fue la voladura de la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina, en la Ciudad de Buenos Aires.

> Hay un consenso en los círculos de la inteligencia de USA y de Israel de que el régimen iraní podría reformarse progresivamente en un período no mayor a 15 años, y un ataque a Irán solamente provocaría una ola nacionalista que postergaría esa reforma que, por momentos, es perceptible. De hecho, si Israel y USA no hubiesen desarrollado hostilidades adolescentes contra Irán, los conservadores religiosos no hubiesen obtenido la reciente victoria electoral.

Mahan Abedin concluyó: "Las amenazas israelíes no constituyen una solución racional al conflicto. El foro óptimo para contener y solucionarlo es Agencia Internacional de Energía Atómica. USA puede aplicar presión en los momentos oportunos, pero debe también asegurar que Israel no emprenderá una aventura militar que complicaría los progresos políticos en la región".

Año 2005

El dominical londinense ‘The Sunday Times’ publicó el 13 de marzo de 2005 que Israel ha elaborado planes secretos para un ataque combinado por aire y tierra contra blancos en Irán, a ejecutar si la diplomacia no detiene el programa nuclear iraní.

De acuerdo a la publicación británica, el gabinete de Ariel Sharon, el primer ministro israelí, dio una "autorización inicial" para avanzar en la planificación del ataque, durante una reunión privada en su residencia en el desierto de Negev.

También se informó que las fuerzas israelíes utilizaron una maqueta de la planta de enriquecimiento de uranio de Natanz, en el desierto de Irán, para practicar las incursiones combinadas de la élite bélica israelí, incluyendo los jets F-15 equipados con bombas especiales para penetrar instalaciones subterráneas.

También se informó que los planes se discutieron con funcionarios estadounidenses que los supeditaron al final de las negociaciones con Irán que realiza la Unión Europea.

Teheran insiste en que su programa está diseñado para propósitos pacíficos pero los funcionarios israelíes y estadounidenses de inteligencia no le creen. Es verdad que ellos perdieron mucha credibilidad luego de sus mentiras acerca de Iraq, y por eso Condoleezza Rice, secretaria de Estado estadounidense, dijo que apoyaría en la oferta del Reino Unido, Francia y Alemania de incentivos económicos a Irán si abandonaba su programa. Le ofrecieron a Irán el ingreso a la Organización Mundial de Comercio y repuesto para sus aviones aerocomerciales.

Desde entonces que los países europeos amenazan a Irán con llevar el asunto al Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas.

En tanto Silvan Shalom, ministro de Asuntos Exteriores israelí, expresó la posición de su país: "Es una pesadilla para nosotros la idea de que esta tiranía que gobierna Irán tendrá una bomba nuclear".

Richard Cheney, vicepresidente estadounidense, advirtió a Irán que debería enfrentar una "acción más fuerte" si no brindaba respuestas satisfactorias.

Irán respondió que "ninguna presión, soborno o amenaza pueden hacer que Irán desista de sus legítimos derechos a utilizar la tecnología nuclear para propósitos pacíficos".

El 1 de mayo de 2005, Michel Chossudovsky publicó en Global Research ( http://globalresearch.ca/articles/CHO50Ä.html ) un plan de ataque a Irán.

También mencionó al ex consejero nacional de USA, Zbigniew Brzezinski, afirmando que Cheney estimulaba el ataque de Israel, porque le ahorraba una eventual intervención futura a USA.

Él comentó que en el Departamento de Defensa, Douglas Feith, era consultado reiteradamente por los israelíes para la identificación de blancos militares dentro de Irán (Seymour Hersh, http://www.globalresearch.ca/articles/HER501A.html ).

La conclusión fue: Israel no actuará sin una ‘luz verde’ de Washington DC.

En verdad, USA realiza desde hace tiempo operaciones secretas de inteligencia dentro de Irán, aparentemente junto a la inteligencia británica. ¿Fue una operación de inteligencia la muerte, el día 8 de enero de 2006, de 12 jefes de los Guardianes de la Revolución, entre ellos su jefe de las fuerzas terrestres, Ahmad Kazemi, cuando cayó el jet Falcon en el que viajaban?

Pero en Global Research se ha advertido acerca de la expectativa estadounidense (que ya fracasó en Iraq) acerca de que un bombardeo de las instalaciones nucleares iraníes resolvería tensiones étnicas y dispararía así un ‘cambio del régimen’, impulsando a la oposición al poder. En tiempos de guerra es probable que ocurra exactamente lo contrario: una unión nacional contra la agresión extranjera.

Resulta curioso el grosero error que repite la inteligencia estadounidense.

La pregunta es si el gobierno de Teherán tomaría o no represalias contra instalaciones estadounidenses en caso de que sea atacado.
Esto llevaría a una escalada bélica en el Golfo Pérsico que no han previsto adecuadamente los planes contingentes de USA, considerando las dificultades bélicas que está sufriendo en Irak a manos de las fuerzas de la resistencia sunita.

El eje del ataque a Irán considera la posibilidad de redesplegar fuerzas en El Líbano, aprovechando el retiro de las tropas de Siria y un acuerdo militar con Turquía. Por un lado hay que considerar que Irán acaba de renovar sus acuerdos con Siria, y Turquía ha deslizado que no desea involucrarse en el conflicto.

Es verdad que el ‘hardware’ militar israelí es muy importante y letal, incluyendo las municiones revestidas de uranio y las bombas Blu-113 ya probadas en Iraq, para destrozar instalaciones subterráneas como las que tiene Irán en Natanz. Hay una versión nuclear de este proyectil: el B61-11.

La fuerza aérea israelí atacaría en tres ondas separadas, con cobertura de radar y comunicaciones de aviones Awacs estadounidenses

(http://www.globalresearch.ca/articles/MAD410A.html ). Y también entrarían en acción los submarinos Delfín SSK, que tienen ojivas nucleares. Tres submarinos del tipo 800 de 1.925 toneladas se han construido en los astilleros alemanes para la marina de Israel. El propósito de estos submarinos es resolver todas las tareas de seguridad el Mar Mediterráneo en el siglo 21. Cada submarino costó US$ 320 millones.

(Véase Gordon Thomas, http://www.globalresearch.ca/articles/THO311A.html
Incluso si las armas nucleares tácticas no son utilizadas por Israel, su ataque contra las instalaciones nucleares de Irán actualiza el espectro de una guerra más amplia, y de la radiación nuclear sobre una zona amplia, tal como lo advirtió el profesor Elias Tuma, de la red árabe en internet, el 1º de marzo de 2005.

Pero Irán tiene un sistema de defensa aérea avanzado (Sa-2, Sa-5, Sa-6 y Sa-7 todos rusos), desplegado para proteger sus sitios nucleares. Ha progresado con su misil Shahab-3, que puede alcanzar blancos en Israel. Irán también posee 12 misiles estratégicos X-55, producidos por Ucrania.

El proyecto por supuesto que se relame con las reservas de gas y crudo iraní. Irán tiene el 10% del crudo mundial, detrás de Arabia Saudita que tiene el 25% e Iraq el 11%. USA controla menos del 2,8%.

Por esto, ya en los días de William Clinton en la Casa Blanca, el Uscentcom o comando central estadounidense, había elaborado planes para invadir Iraq e Irán.

Ver http://www.milnet.com/milnet/pentagon/centcom/chap1/stratgic.htm#USPolicy ).

Año 2006

Israel ha estado presionando en privado a Washington DC para solucionar el problema nuclear de Irán bombardeando las instalaciones nucleares iraníes.

Ahora los analistas militares dicen que USA "no tendría obstáculos" para eliminar las instalaciones nucleares importantes de Irán si decidiera lanzar un ataque.

Los funcionarios del Pentágono dicen que Israel está planteando "O lo hacen ustedes o lo hacemos nosotros".

En cualquier caso, de acuerdo a los israelíes, hay que resolverlo antes que Bush deje la Casa Blanca en 2009.

Irán tiene por lo menos tres instalaciones nucleares, incluyendo una planta en Bushehr, en el Golfo Pérsico, a la que Rusia abastece con un reactor de agua liviana, que podría producir el material nuclear.

En total, se especula con 12 objetivos vinculados a la eventual construcción de una bomba.

En sesiones del Comité de Inteligencia del Senado estadounidense, militares en actividad han afirmado que bombarderos Stealth B-2, equipados con bombas especiales, podrían perforar la defensa aérea de Irán y golpear 20 o más sitios. "La defensa aérea iraní es muy pero muy antigua", es la conclusión estadounidense.

Según ellos, el Ejército iraní actual es de menor preparación que el que tenía el sha Reza Pahlevi, que había sido entrenado por USA.
En esos debates se dijo que bombardear ahora sería mejor que hacerlo cuando las instalaciones se encuentren en funcionamiento porque para entonces podrían afrontarse problemas ambientales.

Ahora

Irán cesó su enriquecimiento de uranio en 2005 por un breve lapso, hasta que asumió el nuevo presidente, Mahmud Ahmadinejad, quien decidió continuar con su plan nuclear.

Ningún acuerdo ha prosperado. Lo que probablemente ha demorado el plan bélico ha sido la situación de Israel, con su primer ministro Ariel Sharon, sin posibilidades de gobernar, y elecciones por delante.

Sharon es quien había aprobado el plan de ataque, un documento clasificado titulado ‘El futuro estratégico de Israel’, que aboga por la acción militar contra "países que desarrollen armas nucleares", y describe a Irán como "nación suicida", aconsejando "asesinatos selectivos" de miembros de la élite del país, incluyendo a sus principales científicos nucleares, de acuerdo a lo publicado por el diario ‘The Jerusalén Post’.

El ministro de Exteriores de Arabia Saudita, príncipe Saud al Faisal, dijo a la BBC inglesa que los países occidentales son responsables, en parte, del plan de Irán de generación de energía atómica, por haber permitido a Israel desarrollar armas nucleares.

"En el caso de que el expediente nuclear de Irán pase al Consejo de Seguridad (CS) de la ONU, el Gobierno se verá en la obligación, según lo aprobado en el Parlamento, de suspender su cooperación voluntaria con la agencia, como por ejemplo, con los protocolos adicionales", advirtió el presidente del Parlamento iraní, Gholamali Haddad Adel, en una sesión legislativa.

Haddad Adel añadió: "La República Islámica de Irán había incluido en su agenda el cumplimiento voluntario de los protocolos adicionales con el fin de demostrar sus buenas intenciones, pero, en el caso de que sea remitido al CS el expediente nuclear, se interrumpirá este cumplimento y el Gobierno estará obligado a cumplir con la ley aprobada por el Parlamento."

"Hemos comenzado a bosquejar una resolución, que pide al director general del OIEA, Mohamed ElBaradei, que lleve a Irán ante el Consejo de Seguridad", ha afirmado un diplomático que pidió no ser identificado.

Según han explicado, el grupo europeo trabaja con USA en la elaboración del borrador, aunque son ellos los que coordinan el texto. Además, pedirán que se convoque entre los días 2 y 3 de febrero a una reunión extraordinaria del Consejo del OIEA para analizar la crisis. Será en esta cita cuando presenten su resolución.

De todos modos, hasta ahora ni Rusia ni China, con capacidad de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU, han aprobado la iniciativa.

Vladimir Putin ha afirmado que Irán no ha excluido la posibilidad de aceptar su propuesta de enriquecer uranio para las futuras plantas eléctricas atómicas iraníes en territorio de Rusia.

E Irán ha propuesto a China la formación de un bloque económico asiático conjunto, junto a India y Pakistán.

-------------------

Copyright by EDICIÓN i, 2005.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario