Boca: La única mejoría fue el resultado

Boca consiguió su 1ª victoria del campeonato tras derrotar 2 a 1 a Rosario en el Gigante de Arroyito. Palermo y Palacio anotaron los goles del ganador. Le costó mucho superar a un rival inestable que empezó ganando y que no supo mantener el resultado. Si bien Boca, en el balance general justificó el triunfo, debe mejorar mucho para defender el título de campeón.

Lo que le sirve a Boca concretamente fue la victoria. Venía de perder con un rival que pelea por permanecer la categoría y sin jugar bien. Eso es lo peor de todo.

Uno puede perder pero esgrimiendo ciertos atributos. A Boca no le pasó nada de eso en Jujuy.

Y con esa mochila viajó a Rosario con la promesa de armar un partido entretenido en el que los 2 estaban obligados a buscar el 1er. triunfo del Clausura.

La 1ª parte del partido se llevó las ideas, las acciones más virtuosas, y gran parte de la jerarquía del espectáculo.

Y eso dejó entrever que en la 2ª mitad todo ese círculo virtuoso que armaron entre los 2, por aciertos y muchos errores traducidos en goles y jugadas de peligro, se iba a desvanecer. Algo lógico. Demasiado entregaron los primeros 45 minutos en emociones.

Porque además Central se quedaba con 10 jugadores por la expulsión de Ramiro Fassi, luego de que Palacio lo terminara enloqueciendo, para ver finalmente la tarjeta roja.

Con ese panorama, Boca arriba y Central con 10, se presentó la 2ª mitad.

El local con 10 hombres se paró con 3 en el fondo, y este dibujo permitió que se dividieran más el balón.

Rosario invitó a Boca al terreno de la lucha en el sector medio del campo, e insinuar (al menos para Rosario) que esto iba a ser suficiente para tratar de igualar el partido.

Todo quedaba supeditado a si Boca metía alguna contra para estirar las cifras. El desenlace del partido presagiaba que una corrida letal de Palacio lo iba a definir.

Cuando el encuentro era mano a mano, golpe por golpe, el pibe de Boca marcó siempre la diferencia. ¿Qué sería de vos Boca si no contases con Palacio?

Cuando el estadio ardía, porque se intercambiaban golpe por golpe, y estaban cara a cara, el delantero de Boca fue la figura.

Palacio fue a buscar con coraje las duras marcas de los defensores de Rosario, como un provocador bien entendido, y de ese modo Central empezó a salir.

Mortal para los de Zof en un momento y sobre todo al quedar con 10.

Pero con su amor propio y coraje, y porque no con su fútbol inofensivo, Rosario pudo controlar y complicar también a Boca que jugó otra vez muy mal en defensa.

Pero Boca supo urdir el golpe de muerte.

Una definición que se veía muy clara. Boca ganó 2 a 1. En el contexto general fue justo, estricto y mínimo como resultado.

Central pagó caro la expulsión de Fassi y Boca se le avalanzó a pura intuición.

El resultado quedó definido en el 1er. tiempo. Las mejores imágenes, las intenciones más vistosas y los goles oportunos.

Rivarola sacó la ventaja para Rosario en el comienzo con un zurdazo para decretar el 1 a 0. Palermo empató a los 25, y Palacio estiró a los 38.

El campeón arriesgó mucho por cuidar la ventaja del modo en que lo hizo. Esperó mucho replegado y apostó a la corrida de Palacio.

Rosario le permitió cumplir con su cometido, y con muy poco pudo cerrar una victoria apretada. Reparar, sólo desde el resultado, aquello de Jujuy y esperar a Lanús en la Bombonera para intentar repetir el resultado y mejorar el nivel de juego.

Ganó Boca. Importante para el equipo de Basile, pero nada más que eso.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario