FAKE NEWS

Falsa leyenda: "San Valentín" ni siquiera es un santo

La leyenda más conocida dice que San Valentín casaba en secreto a parejas enamoradas. Sin embargo, no hay datos que verdaderamente la chequeen. De hecho, ni siquiera se conoce el verdadero origen de San Valentín. Por estos motivos, la Iglesia decidió dejar de reconocerlo como santo. Este 14/2, se lo celebra en los comercios, restaurantes y en las redes, pero no en el Vaticano.

Este jueves (14/2) muchas parejas se mandan flores, salen a cenar o, al menos, se felicitan. En gran parte del mundo occidental se celebra "San Valentín", el día de los enamorados, por lo que los canales de televisión emiten maratones de películas románticas y muchos comercios (restaurantes, chocolaterías, florerías) publicitan "promociones" para que las parejas lo festejen.

A San Valentín la sociedad no le prestaba mucha atención hasta mediados del siglo pasado, cuando la efeméride comenzó a tornarse altamente comercial y a figurar en todos los medios de comunicación. Antes de eso, Valentín no era más que uno de los muchos santos del calendario litúrgico (y ni siquiera se lo relacionaba con el enamoramiento).

Sin embargo, San Valentín podría no ser más que una farsa. La misma Iglesia lo rechazó como santo una vez que su día se volvió tan "comercial". Fue Pablo VI quien, con ocasión del Concilio Vaticano II, decidió "hacer limpia" en dicho calendario, así como en el martirologio católico (la lista oficial de mártires).

San Valentín no fue el único en quedar afuera del santoral. El motivo de la "limpieza" fue lo dudoso del origen de muchos de los santos de la lista. Así es que a San Valentín se lo celebra en los comercios, restaurantes y en la televisión, pero no en la Iglesia.

La verdad es que no se sabe mucho sobre San Valentín. La primera lista oficial de mártires cristianos data de 354, y no recoge ningún "Valentinus" en ella. Las primeras noticias de San Valentín de Roma datan de 496, cuando el papa Gelasio establece su veneración todos los 14 de febrero, sin bien indicando que el santo se incluye entre aquellos "cuyos nombres son justamente venerados entre los hombres, pero cuyos actos son conocidos solo por Dios". Es decir que ni siquiera él sabia lo que había hecho Valentín.

Aparentemente, hubo también otros santos llamados Valentín que fueron martirizados en aquellas fechas. Fuentes documentales posteriores nos hablan de un sacerdote romano, de un obispo de Terni (Italia) y de un militar de la África romana. De ninguno se sabe mucho.

Podría tratarse de un caso de "desdoblamiento" de santos. Ésa es la teoría actual de la diócesis de Terni, que proclama que el Valentín muerto en Roma es el que está ahora enterrado en su ciudad, pese a que existen múltiples huesos, incluyendo tres calaveras, repartidos por ciudades de toda Europa (Toro, Calatayud y Madrid entre ellas).

La primera biografía de San Valentín data del siblo XIII. Según el beato Santiago de la Vorágine, Valentín de Roma fue condenado a muerte por el emperador del momento, Claudio II Gótico, por negarse a renunciar a Cristo. Siguiendo esta versión, aún tuvo tiempo de devolver la vista a la hija ciega de su carcelero antes de morir el 14 de febrero de 269.

Us siglo después, comienza a popularizarse la versión de que Valentín fue ejecutado por casar en secreto a soldados romanos con sus novias, violando así una supuesta prohibición en ese sentido dictada por Gótico, con la que pretendía evitar que los militares abandonaran el ejército mientras fueran jóvenes.

Hay algunas referencias a que el Día de San Valentín fue un intento de cristianizar la festividad romana de la Lupercalia, dedicada a la fertilidad (en realidad, al desenfreno sexual) y cuyo "día grande" se celebraba el 15 de febrero. Sin embargo, la teoría pierde sentido cuando se piensa en la canditad de siglos durante los cuales no se relacionó a San Valentín con el concepto de amor.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario