ESCÁNDALO EN USA

Incapacitada para hablar y moverse, quedó embarazada: Su enfermero está detenido

Una historia insólita y perturbadora: Una mujer hospitalizada e incapaz para hablar o levantarse de una cama dió a luz a un bebé. Tras 10 años de este estado de discapacidad que también afecta a su intelecto, quedó embarazada, pero nadie del personal de la clínica privada se percató de este estado hasta que comenzó el trabajo de parto. Ahora hay un enfermero detenido, porque su ADN coincidiría con el del bebé.

La policía detuvo a un enfermero de una clínica privada en Phoenix, Arizona (USA). El delito sería el de agresión sexual a una paciente que estaba hospitalizada y era incapaz de levantarse de la cama o hablar, además de tener una significativa discapacidad intelectual. El hecho de violación se conoció cuando, sorpresivamente, la mujer que estaba hospitalizada hace una década comenzó a dar a luz.

La víctima es una mujer de 29 años, que dio a luz a un bebé a finales de diciembre. Al encontrarse ella en este estado, la policía buscó a un autor de una violación. Pidió muestras de ADN a todos los trabajadores del centro y ahora hay un enfermo de 36 años detenido, Nathan Sutherland.

La clínica se llama Hacienda Healthcare. Ninguno de los trabajadores del lugar se percató entonces del embarazo que estaba desarollando la mujer, hasta que comenzó a gemir y el personal la ayudó a dar a luz. El bebé es un niño, se encuentra sano y la familia de la mujer se ha hecho cargo de él.

"Hemos trabajado sin parar en este caso desde el minuto uno”, dijo el miércoles Jeri Williams, la jefa de policía de Phoenix. “Se lo debíamos a la víctima. Le debíamos esta detención al nuevo miembro de nuestra comunidad, ese niño inocente”.

Sutherland se ha negado a hablar con la policía y se ha acogido a su derecho a no declarar. El miércoles, en su primera aparición ante un juez, le fue impuesta una fianza de medio millón de dólares. Sin embargo, la defensa pidió una fianza más baja, apelando a la falta de antecedentes. Dijo también que “no hay pruebas directas” de que cometiera el delito.

Era el enfermero a cargo de la mujer que quedó embarazada durante la época en la que se habría producido la gestación. Llevaba viviendo en Arizona desde 1993 y trabajando en el hospital desde 2011. La prensa local indica que estaba casado, pero su esposa había pedido el divorcio a principios de diciembre. Tiene dos hijos de un matrimonio anterior.

El abogado de la familia se comunicó con la prensa y aclaró que la mujer no estaba en estado vegetativo, como se creía en un principio. “No puede hablar pero tiene capacidad para mover sus extremidades, cabeza y cuello”, dijo la familia en un comunicado citado por la agencia, “responde a sonidos y es capaz de hacer gestos faciales”. La mujer tiene “una discapacidad intelectual significativa” debido a "convulsiones que sufrió cuando era muy pequeña".

Desde la clínica, se disculparon con la familia y comunicaron que el enfermero fue despedido inmediatamente. El espantoso suceso ha provocado una investigación interna en el hospital, la revisión de sus contratos con el Estado y la dimisión del director ejecutivo de Hacienda Healthcare.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario