CONURBANO CALIENTE

12.000 policías: Emparchar la inseguridad mediante la saturación

Desde el Gobierno de Buenos Aires buscarán combatir la inseguridad mediante la saturación de los puntos más calientes del distrito con 12.000 agentes de la Policía de Buenos Aires que serán enviados a 27 localidades del conurbano y a La Plata, en principio por un mes y luego analizarán su continuidad, mientras se anticipa la posibilidad de que desde agosto y hasta diciembre se envíen unos 1.000 gendarmes extra que actualmente custodian "objetivos críticos", los que serán reemplazados por militares, a modo de "parche" y en una especie de manoseo de las fuerzas, que según explicó ayer la experta en seguridad, Laura Etcharren, conlleva otro riesgo: el de reproducir internas.

 
Desde el Gobierno de Buenos Aires buscarán combatir la inseguridad mediante la saturación de los puntos más calientes del distrito.
 
Los 12.000 agentes de la Policía de Buenos Aires serán enviados a 27 localidades del conurbano y a la ciudad de La Plata, y estarán destinados a reducir la cantidad de robos y hurtos de los conocidos "motochorros" y otras variantes de delitos que sufren las personas de a pie.
 
Según indica el diario 'Clarín', el pedido surgió de un grupo de intendentes que se reunieron con el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, para pedirle que ataquen esta modalidad delictiva con fuerza, ya que la misma continúa creciendo día a día, especialmente en el conurbano. 
 
Según las estadísticas que maneja Seguridad ya se han incautado más de 250.000 motos, de las cuales 22.000 estuvieron relacionadas a hechos delictivos. 
 
Los policías serán más de 12.000 y los operativos que se están organizando serían "de saturación" y se generarán por sorpresa, presentándose en grupos en las distintas esquinas, avenidas, peatonales y rutas estratégicas que serán definidas a diario de acuerdo al mapa del delito que realiza el Ministerio de Seguridad de la Provincia. 
 
Dichos comandos sorpresa se reforzarán con una mayor presencia de agentes de a pie, patrullajes intensivos y retenes en avenidas y calles secundarias.
 
En un principio, el operativo durará un mes y se analizará su continuidad. Al mismo tiempo, se reiterará el pedido de mayor presencia de Gendarmería en el conurbano, donde hay una contradicción entre los datos que brinda Nación y lo que reconocen los intendentes. 
 
Ante el pedido, se anticipa la posibilidad de que entre agosto y diciembre se envíe al conurbano a 1.000 gendarmes extra que actualmente custodian "objetivos críticos", los cuales serán reemplazados por miembros de las Fuerzas Armadas.