INTERNACIONAL

Perú quiere recuperar a Gareca y los hinchas lanzaron una insólita campaña

Ricardo Gareca se transformó en ídolo en Perú luego de lograr como entrenador que el seleccionado arcaico clasificara al Mundial de Rusia 2018 tras 36 años de ausencia. Luego de la aventura mundialista en la que no pudo superar la fase de grupos (clasificaron Francia y Dinamarca), el técnico no decidió qué será de su futuro. “No hay negociaciones con nadie porque le he pedido al presidente de la Federación Peruana de Fútbol un tiempo para analizar cuál quiero que sea mi futuro”, había declarado tras la Copa del Mundo, en medio de las expectativas sobre un posible arribo a la Selección Argentina. No todo se soluciona con dinero, más aún si se trata de un técnico cuya primera vez arregló con Perú —bajo la gestión de Juan Carlos Oblitas— y recién al final se habló del tema económico. Por eso el mensaje del DT: “Si Perú no mantiene los pies sobre la tierra, no habrá un crecimiento”, tiene más de interno que externo. Este martes, en los clasificados del diario Clarín aparecieron 100 mensajes idénticos con el texto: “Gareca vuelve a Perú. 32 millones de incondicionales te esperan para que nos lleves a Qatar. No lo pienses. Regresa. #GarecaVuelve”, el texto estaba resaltado en verde. Las publicaciones son anónimas, aún no se sabe quién está detrás del mensaje, pero ha quedado claro que la voluntad peruana es firme, los 100 costaron alrededor de 30 mil pesos, mucho dinero para no tomarlo en serio.

Tras 36 años de ausencia, Perú volvió a disputar una Copa Mundial de Fútbol y el responsable que esto ocurra fue el argentino Ricardo ‘El Tigre’ Gareca que clasificó al seleccionado incaico a Rusia 2018. En esta Copa del Mundo, el conjunto peruano no pudo pasar la fase de grupos (clasificaron Francia y Dinamarca) y el técnico no decidió qué será de su futuro.

Sin embargo, la persona indicada para convencer a Gareca es Juan Carlos Oblitas, el actual director de selecciones y fue quien trajo hace tres años al argentino. Y no se trata de ofrecerle más dinero, quizás como puede pensar un poderoso sector dirigencial de la Federación Peruana de Fútbol encabezado por el presidente Edwin Oviedo. La gestión tiene que ver con garantizarle a Gareca y su cuerpo técnico la seguridad de volver a trabajar como se hizo desde que pisó el predio de la Videna: que las facilidades para su labor lleguen a través del flujo que se siguió hasta poco después de la clasificación a la Copa del Mundo.

Desde que Perú consiguió el boleto a Rusia algo empezó a contaminar la armonía de trabajo en la Videna. La interna de la FPF se comenzó a cargar, no solo por la tensión sobre el caso Paolo Guerrero, sino también por afanes dirigenciales de hacerse notar y tratar de aprovechar la coyuntura para mostrarse delante del esfuerzo deportivo.

Por eso, durante la conferencia de prensa del 3 de julio, Ricardo Gareca declaró, entre otras cosas, “no hay negociaciones con la selección peruana”, algo infelizmente cierto e inaudito, más aún si se sabía que otras selecciones están interesadas en contratar al ‘Tigre’.

Y es que, adentro, en la Videna, las cosas no andan bien. Antes, los temas importantes y los pasos a seguir se discutían entre el comando técnico, el director y el gerente de selecciones, el comité consultivo y el presidente de la FPF. Eso no ocurrió más este año y no cambió después del Mundial. ¿Cómo se le iba a acercar una propuesta a Gareca si antes no se habían juntado para conocer sus pretensiones?.

No todo se soluciona con dinero, más aún si se trata de un técnico cuya primera vez arregló con Perú —bajo la gestión de Oblitas— y recién al final se habló del tema económico. Por eso el mensaje del DT: “Si Perú no mantiene los pies sobre la tierra, no habrá un crecimiento”, tiene más de interno que externo.

El “sí” a Perú no pasa porque Gareca vea triplicado lo que podría ganar. No pasa tampoco por darle las primeras opciones a Argentina o Colombia, pasa por tener la garantía de recuperar el flujo de trabajo y las formas que se tuvieron desde marzo 2015 en la Videna. Y el único que puede garantizar que todo vuelva a ser como antes es el presidente de la FPF, el mismo que deslinda vinculaciones con el polémico juez César Hinostroza, y el mismo que estuvo en Rusia con los altos directivos de la Conmebol y FIFA, quiénes presenciaron en el estadio de Luzhniki en Moscú la final de la Copa del Mundo. En la cabeza de Edwin Oviedo, todo lo demás puede esperar. 

No obstante, en Perú no quieren imaginarse el futuro del seleccionado sin el Tigre. Por eso, los hinchas realizaron una insólita estrategia para tratar de convencer al entrenador. 

“Gareca vuelve a Perú. 32 millones de incondicionales te esperan para que nos lleves a Qatar. No lo pienses. Regresa. #GarecaVuelve”, es el texto que apareció publicado en una página entera de avisos del Diario Clarín.

Aunque se desconoce quién fue el impulsor de las publicaciones, hay una cuestión que quedó bien en claro: vaya si lo quieren a Gareca, ya que los anuncios costaron alrededor de 30 mil pesos.

La decisión del Tigre, quien también aparece en el radar de la AFA y de la Federación Colombiana de Fútbol, será anunciada, a más tardar, en dos semanas. Para la Federación Peruana de Fútbol (FPF), la prioridad es convencerlo para que siga hasta el Mundial de Qatar 2022.

El exentrenador de Vélez e Independiente, entre otros, se hizo cargo del combinado peruano en marzo de 2015, en reemplazo del uruguayo Pablo Bengoechea. Tras finalizar quinto en las Eliminatorias sudamericanas, le ganó el repechaje a Nueva Zelanda y logró la clasificación al Mundial tras 36 años de ausencia. Durante su gestión, el seleccionado ganó 21 partidos, empató 12 y perdió 13.

Más allá de no haber superado la fase de grupos en Rusia, el reconocimiento para Gareca fue casi unánime, al punto que en Lima fue erigida una estatua con su imagen. La escultura, de tamaño real y de color dorado, fue financiada por la Municipalidad de San Miguel y se encuentra en el parque Argentina de ese distrito costero de la capital peruana junto a otra del delantero Paolo Guerrero.