JOINT VENTURE

Naftas y Lubricantes negocio sobre ruedas

Las dos empresas resonaron con mucha insistencia en el mercado argentino. La española se hizo fuerte en los 90, la mexicana lubricó gran parte de los motores del país. Ahora, juntas, apuestan por el mercado regional.

Se trata de la mayor operación, en no combustibles, realizada por la petrolera española. Compró el 40% del fabricante de lubricantes más importante en América Latina: Sin embargo no difundió los números finales de la operación.

La nueva alianza permitirá a Repsol, la YPF de los 90, fabricar y comercializar sus lubricantes en México a través de Bardahl, empresa con una dilatada experiencia y reconocimiento y que posee una de las plantas de producción más modernas de Latinoamérica, situada en Toluca.

Bardahl es un importante productor de lubricantes y aditivos automotrices en México y comercializa sus productos en todo su territorio a través de una red propia de distribución y de otros canales. La asociación con Repsol garantiza el crecimiento y la creación de valor, impulsados por el conocimiento, la experiencia y la tecnología de la compañía española.
 
Está previsto que la operación, se complete en el tercer trimestre del año, una vez se hayan recibido las autorizaciones regulatorias necesarias. La nueva empresa conjunta comercializará en México lubricantes de las marcas Bardahl y Repsol, dada la complementariedad que existe entre ambas líneas, tanto en posicionamiento como en canales de distribución. La nueva inversión se agrega al plan de aperturas de estaciones de servicio de la compañía en el país. 
 
Repsol prevé invertir cerca de 400 millones de euros en abrir de entre 200 y 250 estaciones de servicio al año en México hasta 2022, para alcanzar una cuota de mercado del 10%. La red actual está integrada por 60 estaciones de servicio en nueve estados dal pais azteca. México es actualmente es el segundo país de Latinoamérica por volumen de ventas de lubricantes (725.000 toneladas al año, solo superado por Brasil) y el noveno del mundo. 
 
España es aproximadamente el 55% de las ventas de lubricantes de Repsol y el negocio internacional, el 45% restante. El objetivo es que en el año 2021 las ventas fuera de España supongan el 70% del total. El negocio de Lubricantes de la compañía tiene presencia en más de 80 países, cuenta con más de 70 contratos de distribución y once de licencia de fabricación.