NI MESSI NI NEYMAR

Rusia pregunta por qué sudamericanos no ganan un Mundial desde 2002

Fina ironía y buen humor del columnista ruso que descubrió y tradujo Hernando Kleimans. Sin duda que está acabado el modelo recurrente de exportar jugadores sudamericanos a los clubes europeos como mecanismo de financiación del fútbol profesional regional. Pero es cierto que los sudamericanos no ganan un Mundial desde 2002, y desde 2008 sólo ganaron 1 Mundial de Clubes. Los rusos han logrado una performance mundialista más allá de sus expectativas, y es una obviedad que la supuesta inhalación de amoníaco de los jugadores no es un dóping. Por lo tanto, pueden reírse de los argentinos, porque si ellos tuvieran un Lionel Messi..., y de los brasileros, porque si ellos tuvieran un Neymar Jr.... Aquí el comentario:

 

Es el 4to. campeonato mundial seguido que los equipos de América del Sur no pueden ganar el oro. En 2006 ganó Italia, en 2010 España, en 2014 Alemania y en 2018 Inglaterra. O, bueno, Francia. Pero puede ser Bélgica o Croacia. Pero nunca Brasil, Argentina o Uruguay.

¿Por qué pasa eso? Una explicación muy superficial es que el mundial se juega en Europa y por lo tanto tiene que ganar un equipo europeo. O al revés. Pero ¿cómo entonces se explica que el Mundial 2010 se jugó en el neutral territorio de Sudáfrica y en 2014 se realizó en el sacrosanto país futbolero Brasil, donde los alemanes le encajaron a los dueños el 1 a 7 de la semifinal? Por supuesto, es una tragedia de escala local.

Si profundizamos el tema, de inmediato se ve la tendencia. Ahora cualquier pequeño sudamericano viaja a Europa muy temprano. No tiene como objetivo formarse como jugador. Es suficiente con desarrollar un par de hábitos y el agente podrá venderlo más caro.

No todos los futbolistas brasileños tienen el talento de Neymar. Puede que el “10" de la selección comience a revolcarse en el césped incluso cuando lo toque una paloma que vuele cerca. Pero de todas formas, es prácticamente imposible imaginarse este equipo de Brasil sin Neymar. Aún cuando él introdujo una moda fatídica. Ahora, los chicos brasileños también se acostumbraron a caer desmayados durante el partido si algún contrincante los mira serio. Antes en la “verde-amarelha” jugaban jóvenes valerosos, ahora son como payasos. Un grupo circense de gira.

Pero ni siquiera en esto radica la esencia de la cuestión. Con los años, los sudmericanos se convirtieron en material de intercambio, donde hay poca formación futbolera y clase, y mucho de relaciones públicas. Ya no hay fuertes campeonatos en Brasil y la Argentina, en los que antes se apoyaban sus selecciones. Fíjense quién ganó el campeonato mundial de clubes desde 2007. “Milan”, “Manchester United”, Barcelona (3 veces), “Inter”, “Bayern”, “Real Madrid” (3 veces). Ya ni sé cómo en esta fila en 2012 se coló el “Corinthians” brasileño, pero él pudo liquidar en la final al “Chelsea”. A propósito, esto no se reflejó de ninguna manera en la selección, que recibió el 1 a 7 un par de años después.

Los brasileños patinaron hasta el punto que no tienen con quien reemplazar a Dani Alves. Éste, uno de los mejores laterales defensivos del mundo, juega en el “PSG”. Se lesionó y hubo que recurrir a las conservas… Es real, al jugador de “Corinthians”, Fagner Conserva Lemos. Juega tan mal que yo no me asombro de que hasta ahora no lo hayan convocado algún equipo de Aquí o Allá, de la Liga Rusa de fútbol…

No hay profundidad de equipo, y en la Argentina lo mismo. Usted puede culpar a Leo Messi por no haber convertido aquel penal con Islandia. ¿Pero dónde estuvo el resto del equipo y qué ha hecho con él este calvo entrenador Jorge Sampaoli, lleno de tatuajes como un yakuza?

Мessi no es eterno

Brasil, has perdido el rostro. La mitad de tu equipo, en esencia, son educando del “Shajtior”, de Donetsk. Está Fernando Luis Roza, más conocido como Fernandinho. Pero el central del “Manchester City” es un confite engañoso, que lo promocionaron en Inglaterra pero que no puede ni compararse con los líderes de los '90.

No diré que Neymar es una figura sobrevalorada. Aunque considero que a su alrededor hay demasiado ruido. Pero la definitiva transformación de América del Sur en un proveedor de materia prima al Viejo Mundo mató sus ambiciones de ser campeón.

“El campeonato del mundo se convirtió en campeonato de Europa”, expresó en su popular twitter Gary Lineker. Yo no lo dije, pero de ahora en más la Euro se juega cada dos años.
Es la 4ta. vez seguida que Brasil vuela de un Mundial tras caer derrotada por europeos: Francia, Holanda, Alemania, Bélgica. ¿Quién no ha ofendido todavía a los pentacampeones? ¡Formen fila!

¡Y cómo se alegraron los brasileños luego de que se fueran los alemanes! ¡Qué nación más alegre! Pero hay una circunstancia: los alemanes se recuperarán del shock que le propinaron en Kazán los coreanos, puede que incluso cambien el entrenador. Y en el próximo campeonato mundial, de nuevo van a pretender estar en la final. En cambio con Brasil no estoy tan convencido. Como con Argentina: Messi no es eterno, cuando él se vaya ¿quién quedará en su reemplazo?

Es mejor ganar un Mundial y en el siguiente no pasar de las eliminatorias, que quedarse sin medallas 4 torneos al hilo. Pero hay que salvar el fútbol de Sudamérica. Impongan un censo que impida salir del país antes de los 28 años de edad, aten a los jóvenes talentosos con esposas a algún radiador, dejen de trabajar para la exportación e impongan límites y condiciones. Bromas aparte, hay que tomar algunas medidas porque, de otro modo, el dominio de Europa no se interrumpirá y todo llegará hasta límites fantásticos.

-¿Por quién vas a hinchar en el próximo Mundial?

-¡Por Brasil!

-Sí… ¿y después?...