HISTÓRICO ENCUENTRO

Kim prometió a Moon no despertarlo más con pruebas de misiles: ¿Sucederá?

¿Qué significa la 'completa desnuclearización' de la península coreana, a la que se comprometieron hoy Kim Jong-un y Moon Jae-in (líderes del Norte y del Sur)? ¿Podría convertirse en una realidad o corre el riesgo de, como acuerdos anteriores, colapsar debido a inspecciones, pruebas armamentísticas y disputas por ayuda económica?

Hacia las 9.30 de la mañana del viernes (hora local), en el pueblo fronterizo de Panmunjom, el Presidente norcoreano Kim Jong-un salió de un edificio en el lado norte de la línea de demarcación militar que ha dividido a la península coreana por 65 años, y caminó derecho hacia ella. Del otro lado lo esperaba el Presidente del Sur, Moon Jae-in, con la mano extendida. Así, por primera vez desde la Guerra Coreana que terminó en 1953, un líder de Corea del Norte apoyó un pie en el Sur. Mostrando su inclinación hacia movimientos sorprendentes y atrevidos, Kim le pidió a Moon luego que diera un paso hacia el otro lado para ingresar juntos en Corea del Norte. Durante un breve momento, ambos líderes estuvieron dándose la mano sobre el territorio de ese país. Luego, en otro gesto sorprendente, llegó el abrazo.

 Es la 1º vez en 11 años que los mandatarios de ambos países se encuentran, y es un paso previo a la reunión que Jong-un mantendrá en el futuro con el Presidente estadounidense. "Tras un año furioso de lanzamiento de misiles y ensayos nucleares, un encuentro histórico entre Corea del Norte y del Sur está ahora teniendo lugar", twitteó Donald Trump este viernes por la mañana. "Están pasando buenas cosas, ¡pero sólo el tiempo dirá!" .

 

Los líderes del Norte y del Sur prometieron trabajar juntos hacia el "objetivo común" de desnuclearizar la península y terminar formalemente la Guerra Coreana para el final de este año. Se comprometieron a negociar un tratado de paz que reemplace a la tregua que ha mantenido en relativa tranquilidad a la dividida península coreana desde hace más de 6 décadas. Este tratado de paz fue uno de los incentivos que demandó el Norte a cambio de poner en la mesa de negociación sus armas nucleares, explica el diario The New York Times.

"Corea del Sur y del Norte confirmaron el objetivo común de alcanzar, a través de la desnuclearización, una península coreana libre de armas nucleares", dice el comunicado firmado por ambos líderes, la 'Declaración de Panmunjom'. Un punto clave que destaca The Washington Post: la declaración no deja en claro qué significa 'desnuclearización' para cada uno de ellos.

La frase "completa desnuclearización", hará sonar algunas alarmas en Washington, porque implica que las armas nucleares no serán permitidas en Corea del Sur tampoco. Esta cláusula supone que Corea del Norte está llamando un cambio ignificativo en la alianza USA-Corea del Sur (recordemos que el país norteamericano -aliado de seguridad del Sur-, envía regularmente aeronaves con capacidad nuclear y barcos a ese país durante ejercicios militares.

"El compromiso con la 'completa desnuclearización' es ambiguo, y está sujeto a diferentes interpretaciones", dijo Youngshik Bong, investigador del Instituto para los Estudios de Corea del Norte en la Universidad de Yonsei, en Seúl. "Puede ser interpretado como que Corea del Norte se deshace de todas sus ovijas nucleares, o puede ser la demanda norcoreana sobre la presencia militar estadounidense en Corea del Sur", dijo el experto a Bloomberg.

"Corea del Norte y del Sur compartieron la visión de que las medidas que se han iniciado por parte de Corea del Norte han sido muy significativas y cruciales para la desnuclearización de la península coreana y acordaron llevar a cabo sus respectivos roles y responsabilidades en este ámbito", decía el comunicado. "Corea del Norte y del Sur acordaron buscar activamente el apoyo y la coopración de la comunidad internacional para la desnuclearización de la península coreana."

 

Sin embargo, los analistas destacan la importancia de que Kim haya firmado un documento que incluye la palabra "desnuclearización". "No se puede pedir más que eso", dijo John Delury, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Yonsei de Seúl, a The Washington Post. "Sí, todavía hay preguntas sobre cómo garantizar la seguridad de Corea del Norte en el camino a la desnuclearización. Pero estoy sorprendido de que hayan avanzado tanto en esta etapa temprana, de que Kim Jong-un no se hubiera guardado esto para su reunión con Trump", agregó Delury.

El diario destaca que una de las imágenes más extrañas de la jornada fue cuando el líder totalitario Kim se paró enfrente de periodistas en el contexto de una conferecia de prensa. Sin embargo, como era esperable, no aceptó preguntas.

Kim y Moon pasaron horas juntos el viernes. Tuvieron charlas formales y pasaron media hora en una discusión privada en bancos de un parque bajo el sol, rodeados de pájaros cantando. Arrojaron tierra y agua de ambas Coreas sobre un pino en la Zona Demilitarizada para coronar la ocasión.

En un momento del día, Kim le aseguró a Moon que ya no necesitaría despertarse temprano: una referencia al hecho de que los lanzamientos de misiles de Corea del Norte suelen tener lugar al amanecer. "No interrumpiré más el sueño al alba", afirmó Kim según Yoon Young-chan, portavoz de la Oficina presidencial de Seúl.

"Hemos esperado mucho este momento y cuando llegó hemos concordado que somos una nación, que somos vecinos", dijo el líder norcoreano, Kim Jong-un, al comentar la firma de la nota conjunta, según AnsaLatina . "Estamos ligados por la sangre y los compatriotas no pueden vivir separadamente", agregó.

La declaración establece que habrá encuentros regulares, ya sea a través de reuniones o llamados telefónicos, explica AnsaLatina.

Hacia el final de la reuinón, ambos gobernantes acordaron que Moon Jae-in visitará Pyongyang en el otoño boreal.

Reacciones internacionales

China -principal aliado y socio comercial del Norte- describió el encuentro entre ambos líderes como un momento histórico. "Aplaudimos el paso histórico de los líderes coreanos y apreciamos sus decisiones políticas y coraje", dijo la potavoz del Ministerio de Exteriores chino, Hua Chunying, en declaraciones recogidas por el diario The Guardian. "Deseamos y esperamos que ellos tomen esta oportunidad para abrir un nuevo viaje hacia la estabilidad a largo plazo de la península."

La Casa Blanca dijo en un comunicado que "deseaba que las conversaciones alcanzaran el progreso hacia un futuro de paz y prosperidad para toda la península coreana... y espera que continúen las conversaciones robustas en preparación para el planeado encuentro entre Donald Trump y Kim Jong-un en las semanas siguientes".

El secertario de Exteriores de Gran Bretaña, Boris Johnson, sonó algo más cauto, señala The Guardian. Mientras estaba "muy entusiasmado" por el encuentro, dijo: "No creo que nadie que observe la historia de los planes de Corea del Norte para desarrollar un arma nuclear querría ser muy sobre-optimista en este punto. Pero es claramente una buena noticia que se encuentren ambos líderes. Abolsutamente."

La gran pregunta final, apunta Bloomberg, es si el compromiso suscrito llevará a un cambio verdadero. Es preciso recordar que acuerdos anteriores han colapsado debido a inspecciones, pruebas armamentísticas y disputas por ayuda económica.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario