INSOSTENIBLE OPTIMISMO

Paz, calma y armonía: "Del 'momento whisky' a desayunarse 1 o 2 todos los días"

"No hay dudas de que la inflación está bajando", señaló hoy el ministro de Hacienda de la Nación, Nicolas Dujovne, siguiendo el optimismo que intenta transmitir el Gobierno de Mauricio Macri en medio de un contexto que luce indomable, al menos, para el "mejor equipo en 50 años". Inflación, dólar, sequía, suba del petróleo... Pese a los intentos, nadie se cree el cuento de que están controlando la situación. Lo peor: no lo creen ni aquellos que apostaron y apuestan a este gobierno. En ese contexto, la aparición "zen" de Dujovne solo pudo provocar burlas y críticas, en sus mejores expresiones, en Twitter.

 
El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, aseguró hoy que "nadie duda que la inflación está bajando", y descartó enfrentamientos dentro del gabinete nacional, al señalar que en ese ámbito "reina la paz, la calma y la armonía".
 
Según el funcionario, "todos trabajamos para bajar la inflación a un dígito, como se ve en los países vecinos".
 
Además, rechazó que haya roces entre el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger; y el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, tal como publicó un matutino porteño.
 
"De ninguna manera, reina la paz, la calma y la armonía" en el gabinete, enfatizó Dujovne, en declaraciones radiales.
 
También minimizó la nueva escalada de la divisa, que no pudo ser frenada a pesar de que el Banco Central tuvo que liquidar US$ 2.959 millones esta semana. "Los argentinos no estamos acostumbrados a la flotación", afirmó Dujovne.
 
Ayer, el BCRA conducido por Federico Sturzenegger usó reservas por US$ 853 millones para contener el valor de la divisa. Ese montó se sumó a los US$ 1.472 millones del día anterior. Es decir que en 2 días, la autoridad monetaria liquidó US$ 2.325 millones sin poder frenar la escalada del billete verde.
 
Sin embargo, para Dujovne, que el Banco Central "venda en un día US$ 1.500 millones tampoco nos tiene que poner nerviosos" porque, según su memoria, "cada vez que la autoridad monetaria vendió fuerte en el mercado, ganó dinero".
 
Además, el titular del Palacio de Hacienda sostuvo que se debe poner en contexto "el movimiento que ha tenido el tipo de cambio esta semana, 30 centavos; 1,5% una moneda que es flotante con intervención, es nada". 
 
También se refirió a la inflación. Dijo que "las metas que se anunciaron a comienzo de la gestión de Mauricio (Macri) eran muy ambiciosas" y que ahora hay "un programa económico que está bajando la inflación, corrigiendo años de descalabros en el precio de los servicios públicos, lo cual dificulta la tarea".
 
"Es cierto que hemos ido un poco más despacio de lo que pensábamos en términos de inflación", reconoció e insistió que "el Gobierno no tiene ninguna duda de que la inflación va a seguir bajando".
 
"Todos trabajamos para bajar la inflación a un dígito, como se ve en los países vecinos", dijo en declaraciones a Radio Mitre.
 
Tanto optimismo oficial en un panorama que parece descontrolarse no sólo desde el punto de vista de la inflación, también el dólar, la sequía que amenaza con destrozar el próximo semestre, entre otros tantos problemas, que no hace más que invocar las viejas prácticas kirchneristas de imponer un Relato. 
 
Sus palabras fueron inmediatamente criticadas, generando incluso burlas en las redes sociales. Pero no solo de los opositores a este gobierno. Ocurre que la situación se les está yendo tanto de las manos que hasta quienes lo apoyaron y aún apuestan a este Gobierno, no les están creyendo. Y si hay algo peor que no adquirir nuevos creyentes, es perder a los fieles...

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario