MAGISTRATURA

El juez Reynaldi, acusado de encubrir casos de trata, al borde del jury

La Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura aprobó por mayoría el dictamen que propone llevar a Juicio Político al juez del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Santa Cruz, Mario Reynaldi, por "mal desempeño de sus funciones". El magistrado está acusado de encubrir casos de trata de personas en Río Gallegos. Ahora resta que el Plenario convalide esta decisión.

La Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura aprobó por mayoría este jueves (26/04) el dictamen de Adriana Donato que propone llevar a Juicio Político al juez del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Santa Cruz, Mario Reynaldi, por "mal desempeño de sus funciones". El magistrado está acusado de encubrir casos de trata de personas en Río Gallegos. Ahora resta que el Plenario convalide esta decisión.

La investigación se inició por una presentación del titular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas, Marcelo Colombo, quien denunció la presunta relación entre el magistrado y ex policía Horario Herrera, imputado en una causa por el delito de trata de personas con fines de explotación sexual en la ciudad de Río Gallegos.

La acusación se centró en una serie de escuchas telefónicas entre el magistrado y el comisario retirado, cuyo teléfono estaba intervenido por la investigación judicial. Concretamente, el juez mantuvo con Herrera un total de 71 llamadas y 32 mensajes de texto durante un periodo de tres meses.

Según el fiscal, Reynaldi “no sólo ha mantenido una fluida comunicación con una persona imputada por el delito de trata de personas”, sino que “tenía conocimiento de la actividad desarrollada”.

En su descargo, el magistrado negó “toda autoría y responsabilidad” de los cargos achacados, pero reconoció haber aportado información a Herrera respecto de quien podía ayudarlo a realizar un trámite en la Aduana de Río Gallegos, además de gestionar cuestiones relaciones con el divorcio del ex comisario.

Donato consideró que los hechos que se imputan al magistrado “no son comunes o menores”, sino que “se enmarcan en una causa judicial que tiene por objeto investigar el flagelo de la trata de personas y varias conductas que se dan en el ámbito mayor de la criminalidad organizada”.

Puntualmente, estimó acreditada la relación de “amistad” entre Reynaldi y Herrera, al igual que el “asiduo intercambio telefónico” y “contacto habitual” entre ambos en plena época de la investigación.

“Resulta necesario resaltar la actitud de Reynaldi de haber mantenido contacto permanente con quien se encontraba imputado en una causa penal por el delito de trata de personas con fines de explotación sexual, a sabiendas de ello, afectándose así la investidura y decoro de sus funciones”, señaló el dictamen de 97 páginas.

También le atribuyó, entre otros cargos, haber “obtenido y utilizado información de una causa judicial para alertar” a su amigo imputado sobre las medidas, a fin de “beneficiarlo de tal modo, frustrando además la eficacia de la medida y perjudicando gravemente el curso de la investigación”.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario