CLERO & PEDOFILIA

Todo listo para el tsunami chileno en el Vaticano: Abusados con el Papa

En una declaración enviada a los medios en la mañana del miércoles 25/04, el Director de la Oficina de Prensa del Vaticano, Greg Burke, informó que el papa Francisco recibirá el sábado 28/04 y el domingo 29/04 a 3 víctimas de abusos sexuales cometidos por el clero católico apostólico romano en Chile. “El próximo fin de semana, el Santo Padre se reunirá en Casa Santa Marta a 3 víctimas de abusos cometidos por el clero en Chile: respectivamente, Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo”, afirmó el también portavoz papal. “El Papa les da las gracias por haber aceptado su invitación: durante estos días de encuentro personal y fraterno, quiere pedirles perdón, compartir su dolor y su vergüenza por lo que han sufrido y, sobre todo, escucharlos en todas aquellas sugerencias que puedan realizarle para evitar la repetición de semejantes hechos reprobables”. Él añadió que Francisco “recibirá a las víctimas individualmente, dejando hablar a cada uno de ellos todo el tiempo que sea necesario”.

Padre Fernando Karadima saliendo de declarar en Santiago de Chile.

Francisco Javier Errázuriz Ossa, cardenal presbítero en el Consistorio del 21/02/2001 recibió el título de Santa María de la Paz, chileno que trabajó cerca de Juan Pablo II, elegido por el papa Francisco miembro de la comisión de reforma de la Curia.

Grave error de Francisco en Chile: abraza y respalda al sacerdote Juan Barros.

Este fin de semana el Papa Francisco se reunirá con 3 víctimas de abusos por parte de Fernando Karadima, ex sacerdote de El Bosque: Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo en el Vaticano y, según informó el vocero Greg Burke, durante "estos días de encuentro personal y fraterno" el pontífice "quiere pedirles perdón".

Además, sostuvo Burke a través de un comunicado, quiere "compartir su dolor y su vergüenza por lo que han sufrido y, sobre todo, escucharlos en todas aquellas sugerencias que puedan realizarle para evitar la repetición de semejantes hechos reprobables".

Respecto al encuentro, detalló que "el Papa recibirá a las víctimas individualmente, dejando hablar a cada uno de ellos todo el tiempo que sea necesario".

Finalmente, el portavoz indicó que "el Santo Padre pide oraciones por la Iglesia de Chile en este momento doloroso, esperando que estos encuentros puedan desarrollarse en un clima de serena confianza y sean un paso crucial para remediar y evitar para siempre los abusos de conciencia, de poder y, particularmente, sexuales en el seno de la Iglesia".

Tras recibir las conclusiones de la investigación realizada por el arzobispo de Malta, Charles Scicluna, sobre los abusos sexuales cometidos al interior de la Iglesia chilena, Francisco reconoció a través de una carta, enviada a a principios de abril, haber cometido "graves errores" sobre la situación en Chile.

Cabe recordar que durante su a Chile enero 2018, el Papa defendió al obispo de Osorno, Juan Barros, acusado de haber acallado los crímenes de Karadima.

Abusados chilenos en el Vaticano.

Aquí la versión completa desde el Vaticano que redactó Andrea Tornielli para Vatican Insider:

Antes del encuentro con todos los obispos de Chile, el encuentro de tú a tú con tres de las víctimas del padre Fernando Karadima, que se reunirán con el Papa por separado durante «todo el tiempo necesario». El Papa Francisco acogerá a las víctimas dispuesto a escuchar, a compartir su dolor y su vergüenza, para pedir perdón y para pedir también sugerencias que puedan ayudar para evitar que se repitan estos crímenes. Es decir, ofrecerá la disponibilidad que las víctimas no encontraron al dirigirse a la cúpula del episcopado chileno.

«El próximo fin de semana –declaró el director de la Sala de prensa de la Santa Sede, Greg Burke–, el Santo Padre recibirá en la Casa Santa Marta a tres víctimas de abusos cometidos por el clero en Chile: respectivamente Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andrés Murillo».

«El Papa les da las gracias por haber aceptado su invitación: durante estos días de encuentro personal y fraterno –añadió el vocero vaticano–, quiere pedirles perdón, compartir su dolor y su vergüenza por lo que han sufrido y, sobre todo, escucharlos en todas aquellas sugerencias que puedan realizarle para evitar la repetición de semejantes hechos reprobables».

Francisco «recibirá a las víctimas individualmente, dejando hablar a cada uno de ellos todo el tiempo que sea necesario», y pide, al mismo tiempo, «oraciones por la Iglesia de Chile en este momento doloroso, esperando que estos encuentros puedan desarrollarse en un clima de serena confianza y sean un paso crucial para remediar y evitar para siempre los abusos de conciencia, de poder y, particularmente, sexuales en el seno de la Iglesia».

Juan Carlos Cruz, víctima del sacerdote Fernando Karadima

Informe Especial: "Hijitos del Abuso"

"Había curas que se besaban con Karadima"

Si hay alguien que me gustaría que pagara es Errázuriz

Una de las víctimas, Juan Carlos Cruz, declaró a la Reuters: «espero que el Santo Padre se dé cuenta de que está rodeado por personas tóxicas que tienen que irse», e indicó que algunos obispos chilenos «son culpables de haber desinformado al Papa».

Como se recordará, el pasado 12 de abril los obispos de Chile dieron a conocer una carta que les envió el Pontífice, en la que Francisco admitió: «reconozco y así quiero que lo transmitan fielmente, que he incurrido en graves equivocaciones de valoración y percepción de la situación, especialmente por falta de información veraz y equilibrada. Ya desde ahora pido perdón a todos aquellos a los que ofendí y espero poder hacerlo personalmente, en las próximas semanas, en las reuniones que tendré con representantes de las personas entrevistadas». Se refería al caso del obispo Juan Barros, uno de los alumnos del pederasta Fernando Karadima, potente párroco de El Bosque. Barros siempre negó estar enterado de los abusos que cometía su mentor, pero una de las víctimas sostiene lo contrario. Durante el viaje a Chile del pasado mes de enero, el Papa, con base en información no verídica, defendió a Barros, aunque se dijo también dispuesto a revisar sus posiciones frente a nuevas acusaciones.

La evidencia que recibió posteriormente lo llevó a enviar al arzobispo maltés Charles Scicluna con la tarea de reunir información e investigar en Estados Unidos y Chile. Antes de la Pascua, Scicluna le entregó a Francisco su informe con más de 2300 páginas en las que hay 64 testimonios de personas involucradas de diferentes maneras. El resultado fue la carta al episcopado chileno, que fue convocado a Roma a finales de mayo para discutir juntos y para reparar lo cometido. Una carta de tono “penitencial”.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario