ENTREVISTA A PABLO

Los Moyano no tomaron el café con Cristina y ahora miran a Barrionuevo

El secretario adjunto del sindicato de Camioneros, Pablo Moyano tomó distancia de la expresidenta Cristina Fernández después de haber dicho meses atrás que podría reunirse con ella y que su padre, Hugo, podría tomar un café con la actual senadora. “Habría muchas cosas para discutir sobre su gobierno, hay que dejar de lado las diferencias y buscar un candidato que pueda reunir a todos los peronistas”, explicó. En ese marco, también opinó sobre la intervención del PJ y de Luis Barrionuevo: "Me extraña la designación de Barrionuevo, ojalá más allá de las diferencias que tengamos tenga la capacidad para unir a todos los sectores”.

Pablo Moyano concedió una entrevista anoche (17/4) al canal A24 en medio de los casos de abusos en el Club Independiente, que dirige su padre Hugo, las protestas por los aumentos de tarifas contra el gobierno de Mauricio Macri y la intervención del Partido Justicialista con Luis Barrionuevo a la cabeza.

El año pasado, hubo guiños entre Cristina y Pablo. Ella escribió en su cuenta de Twitter: "Con Pablo Moyano nos une la esperanza". Era en el marco de la presentación del proyecto de reforma laboral en el Congreso, que luego quedó trunco. Este verano, Pablo pidió: "Tenemos que lograr la unidad con Massa, Randazzo y Cristina". Y hasta se habló del ‘café’ que tomarían Hugo y Cristina. Pero ahora, Pablo tomó distancia de Cristina.

Consultado por el periodista Luis Novaresio, el sindicalista explicó: “Hugo todavía no lo tomó (el café con CFK), no tendría problema, pero habría muchas cosas para discutir sobre su gobierno, hay que dejar de lado las diferencias y buscar un candidato que pueda reunir a todos los peronistas”.

Mientras Pablo puso reparos al café con Cristina, fue más entusiasta con la intervención del PJ que por ahora dirige Luis Barrionuevo: “Me extraña la designación de Barrionuevo, ojalá más allá de las diferencias que tengamos tenga la capacidad para unir a todos los sectores”.

Por otro lado, el hijo de Hugo Moyano respondió a los dichos de Elisa Carrió que trató a ambos de “criminales” y deslizó que ambos estaban rodeados de “muchas muertes”.

“Contestarle a una persona que está enferma no tendría sentido. Va a ir a la Justicia y que compruebe qué crimen cometí, que le explique a mis hijos que su padre es un asesino. Dios es justo y va a tener su castigo en la justicia. Sale a hacer campaña con el crucifijo y después hace todo lo contrario”, aseguró el sindicalista.

En ese sentido, puso en duda la credibilidad de la referentes de la Coalición Cíviva, que en las últimas semanas volvió a tomar protagonismo por denunciar al presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, a quien acusa de haber “montado un aparato de inteligencia”.

“Ataca a todo el mundo sin pruebas, denuncia empresarios, sindicalistas, colegas suyos y después no se comprueba nada”, remarcó.

En tanto, se refirió también al futuro de la central obrera y criticó que “no se están apoyando los reclamos de los trabajadores”.

“Quiero integrar una CGT que pelee por los intereses de los trabajadores. Ni extremista, ni quilombo todos los días, ni tampoco dialoguista. Una CGT que defienda a los trabajadores. Hay un montón de actividades en conflicto y no se ve a la CGT apoyando a los reclamos”, advirtió el camionero.

"Hoy estamos trabajando para que el peronismo vuelva a ser alternativa en 2019. Por eso esta reorganización que se está dando, con gente de (Florencio) Randazzo, del cristinismo, de (Sergio) Massa y con los peronistas que no se identifican con ninguno de estos tres sectores", explicó aunque esta vez –a diferencia del verano pasado- no mencionó a Cristina.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario