NYT Y THE NEW YORKER

Pullitzer compartido por haber destapado el caso que desató una ola mundial contra el acoso

El 5/10/17 comenzó el ocaso del poderoso productor de cine, Harvey Weinstein, con la publicación en The New York Times de un reportaje sobre cómo silenciaba a quienes podrían denunciarlo por agresiones sexuales. 5 días después, The New Yorker revelaba testimonios de 13 mujeres que acusaban a Weinstein de acoso en distintas formas. Ambos medios acaban de recibir el premio Pullitzer compartido por las revelaciones. Pero lo que es más, el caso no se quedó allí: desató una campaña mundial contra el acoso y el abuso que, si bien ha recibido críticas varias, ha innegablemente puesto en discusión una realidad hasta ahora ignorada y silenciada.

El lunes 16/4, el diario The New York Times y el semanario The New Yorker ganaron compartido el premio Pulltizer al servicio público -otorgado por la Universidad de Columbia- por haber destapado el escándalo de agresiones sexuales que tiene en el centro a Harvey Weinstein. En 5/10/2017, The New York Times comenzó por la publicación de un reportaje que aseguraba que durante años, el productor de Hollywood había estado pagando a quienes lo acusaban de acoso sexual para poner fin a sus denuncias. Poco después, el 10/10, The New Yorker sumó los testimonios de 13 mujeres que acusaron a Weinstein de diversas formas de acoso, incluida una que lo acusó de violación -que Weinstein negó enfáticamente-. La revelación de las denuncias del presunto acoso sexual por parte de Weinstein a empleadas y colegas durante años, llevó a que la compañía Weinstein despidiese a su cofundador unos días más tarde.

Pero el caso no quedó ahí: detonó una campaña mundial contra el acoso, que fomentó que las víctimas de abuso y acoso denuncien a sus atacantes, bajo el hashtag #MeToo. La campaña llegó a todo el mundo. Entre los países donde comenzaron a proliferar las denuncias mediáticas contra figuras públicas, estuvo Francia, donde la campaña llegó bajo el hashtag #BalanceTonPorc. Un colectivo de artistas e intelectuales francesas, entre ellas, actriz Catherine Deneuve, publicaron una dura crítica en el diario Le Monde a la ola de denuncias desatadas tras el escándalo Harvey Weinstein. "Como mujeres, no nos reconocemos en este feminismo, que más allá de denunciar el abuso de poder, adquiere un odio hacia los hombres y hacia la sexualidad", decía el manifiesto contra lo que definieron como una ola de "puritanismo sexual". La campaña del #MeToo había sido reivindicada poco antes por Oprah Winfrey durante su discurso en los Golden Globe. "Defendemos una libertad de importunar, indispensable para la libertad sexual”, aseveraron los francesas que estaban en contra.

Entre las críticas que existen a la campaña #MeToo, está la que aduce que la campaña tiene como resultado la denuncia mediática y no a través de la justicia, lo que puede llevar en muchos casos a un prejuzgamiento y condena social en torno a un hecho que no está comprobado que haya sucedido. La intelectual estadounidense Camille Paglia, quien consideró a la campaña "contraproducente", escribió en una columna en The Hollywood Reporter: "La democracia moderna está basada en los principios del debido proceso y la presunción de inocencia". Otra crítica frecuente contra el #MeToo es que pone a la misma altura lo un avance incómodo y fuera de lugar de un hombre hacia una mujer, con una violación. Sin embargo, es innegable que la campaña ha tenido el efecto de poner sobre el tapete un tema hasta el momento silenciado: los millones situaciones de abuso y acoso cotidiano que padecen las mujeres, que muchas veces inadvertidas por estar naturalizadas.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario