INVESTIGACIÓN ARROJA LUZ EN LA CAUSA

La conciencia o el cerebro, ¿qué se apaga primero cuando morimos?

Investigadores neurológicos de la Universidad de Medicina Charité, de Berlín, descubrió qué le sucede a nuestro cerebro minutos antes de morir. El constante monitoreo de las señales reveló que una ola de actividad eléctrica, llamada ‘depresión extendida’ parece marcar el momento final antes de la muerte.

Investigadores neurológicos de la Universidad de Medicina Charité, de Berlín, descubrió qué le sucede a nuestro cerebro minutos antes de morir. El constante monitoreo de las señales reveló que una ola de actividad eléctrica, llamada ‘depresión extendida’ parece marcar el momento final antes de la muerte.

Los expertos que examinaron la actividad cerebral en pacientes moribundos observaron una ráfaga de actividad que parece preceder al cierre fatal de nuestro órgano más vital. 

El hallazgo sugiere que la conciencia todavía pu

Este gráfico muestra la lectura realizada por un electrodo de profundidad que detectó un período inicial y un segundo período posterior de actividad eléctrica.
ede estar presente por muchos minutos después de que el resto del cuerpo haya dejado de mostrar signos de vida.

El estudio se llevó a cabo en 9 pacientes que habían sufrido lesiones cerebrales fatales y tenían la orden de “no resucitar”, si el cuerpo comenzara a entrar en crisis letal.

Este gráfico muestra la propagación de la depresión diseminada (izquierda) versus la depresión no expansiva (derecha) seguida de la muerte.

Al implantar electrodos en los cerebros de los sujetos de prueba, descubrieron además que cinco minutos después de que el corazón de una persona deja de latir sus células cerebrales o neuronas, aún puede funcionar.

Sin embargo, una ola de "depresión expansiva" marcó el momento en que estas neuronas se apagaban antes de su muerte final e irreversible.

"Después del paro circulatorio, la difusión de la despolarización marca la pérdida de energía electroquímica almacenada en las células cerebrales y la aparición de procesos tóxicos que eventualmente conducen a la muerte. Es importante destacar que es reversible, hasta cierto punto, cuando se restablece la circulación", explicó el líder de la investigación el Dr. Jens Dreier, en una declaración escrita.

Las células mueren cuando la sangre deja de fluir, privándolas del oxígeno que necesitan como combustible para funcionar. Cuando esto sucede, las células del cerebro recurren a las reservas de energía durante unos minutos antes de que se apaguen por completo. Llegado el momento, los mecanismos que usan las neuronas para mantener los iones separados comienzan a fallar. 

Los iones son partículas cargadas eléctricamente formadas cuando los átomos pierden o ganan electrones.

Los expertos esperaban que, al implantar electrodos en los cerebros de sus sujetos de prueba, podrían descubrir los mecanismos y el momento de los eventos durante el proceso de muerte. Este gráfico muestra la despolarización de difusión terminal.

La ruptura de las barreras entre estas partículas libera una cantidad masiva de energía electroquímica en el cerebro a medida que las neuronas intentan consumir frenéticamente combustible.

Este proceso, conocido como propagación de la despolarización o la propagación de la depresión, se caracteriza por la hiperactividad en las neuronas, seguida de un silencio repentino.

No obstante, este silencio solo marca la cuenta regresiva final hasta la muerte y puede revertirse por un período, hallaron los investigadores. 

Pero ¿cuánto tiempo pasa?

Saber con exactitud cuánto tiempo pasa hasta el momento de la ‘depresión expansiva’ sigue siendo el debate que está abierto, ya que no existe un método "fiable" para diagnosticar la muerte cerebral y de asegurar la pérdida total de la conciencia.

Todo esto bajo la premisa de que una última "ola" de depresión diseminada parece marcar el punto en el que las neuronas han disparado por última vez, aunque el equipo de investigación advirtió que aún puede ser un marcador poco confiable para la muerte verdadera.

"Los cambios químicos que conducen a la muerte comienzan con la despolarización, Nunca hemos tenido un método para diagnosticar la muerte cerebral, y no tenemos una manera de estar seguros cuando se pierde toda la capacidad de conciencia", completó el Dr. Jed Hartings de la Facultad de Medicina de la Universidad de la Universidad de Cincinnati, miembro de la investigación.

Si bien el estudio no tiene un efecto directo en el cuidado del paciente hoy en día, puede llevar a mejores procedimientos de diagnóstico y tratamiento en el futuro.

Los hallazgos pueden ser útiles para desarrollar estrategias para tratar el paro cardíaco y el accidente cerebrovascular que complementan los esfuerzos para restablecer la circulación.

Los investigadores descubrieron que incluso cinco minutos después de que el corazón de una persona deja de latir, las células de su cerebro aún pueden funcionar.

¿Puede la conciencia seguir viva después de morir?

Los científicos informaron en octubre de 2017 que habían descubierto que la conciencia de una persona continúa funcionando después de que el cuerpo dejó de mostrar signos de vida.

Eso significa que pueden estar al tanto de su propia muerte y existen pruebas que sugieren que alguien que ha muerto puede incluso escuchar su propia muerte anunciada por médicos.

Se llegó  a esta conclusion luego que un equipo de la Facultad de Medicina de Langone de la Universidad de Nueva York realizara un estudio a personas, en Estados unidos y Europa, que sufrieron un paro cardíaco y “regresaron” a la vida nuevamente.

El autor del estudio, el Dr. Sam Parnia, dijo a  Live Science: "Describirán a los médicos y enfermeras que trabajan y describirán que tienen conciencia de las conversaciones completas, de las cosas visuales que estaban sucediendo, que de otro modo no conocerían".

Dijo que estos recuerdos fueron verificados por personal médico y de enfermería que informaron que sus pacientes, que técnicamente estaban muertos, podían recordar detalles de lo que estaban diciendo.

Cabe recalcar, que los médicos definen la muerte en función de cuándo el corazón ya no late, lo que inmediatamente corta el suministro de sangre al cerebro.

Esto provoca una reacción en cadena de los procesos celulares que dará como resultado la muerte de las células cerebrales. Sin embargo, esto puede llevar horas después de que el corazón se haya detenido, dijeron los investigadores.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario