EVO RECHAZA A MACRI

Grieta Bolivia-Argentina: Pagar por salud, lo que es igual no es trampa

Tal parece que la grieta se extendió hasta Bolivia y aunque suene paradójico es real: el gobierno de Evo Morales rechazó atender gratuitamente en los hospitales de ese país a los ciudadanos argentinos, decisión contraria al modelo que predica el mandatario, de izquierda y de igualdad de condiciones para todos los seres humanos. La diferencia del trato a extranjeros comparado con Argentina es abismal, sobre todo cuando en la Nación hay unos 350 mil bolivianos residiendo en el país, (sin contar los indocumentados), quienes por supuesto, hacen uso no sólo de la salud pública y gratuita argentina sino del sistema educativo y en algunos casos, hasta gozan de planes sociales. Ahora, Cambiemos quiere que se le cobre a los extranjeros -sin importar la nacionalidad- pero por la negativa de Bolivia pagan justos por pecadores. Sin embargo, lo que es igual no es trampa. ¿Cómo seguirán las relaciones entre Argentina y Bolivia?

La reciprocidad es el principio de igualdad, pero para sorpresa de todos los argentinos, el gobierno de Evo Morales rechazó un pedido de Argentina en el que solicitó atender a los argentinos de forma gratuita en los hospitales públicos de ese país. La decisión, por supuesto, irritó no sólo al gobierno de Macri sino también a la colectividad en general, ya que en la nación hay aproximadamente 350 mil bolivianos (esto sin contar a los indocumentados), quienes gozan de varios beneficios totalmente gratis. Los más importantes: salud y educación. La respuesta de Morales es para muchos expertos un tema netamente político, que da incio a una grieta que puede profundizarse con el paso de los días.
 
Evo vs. Macri, el nuevo debate que se instaló repentinamente en la agenda política. 
 
Tras esta decisión, las relaciones diplomáticas entre Bolivia y la Argentina se tensaron, el gobierno de Evo Morales rechazó un pedido de reciprocidad para darle cobertura médica a los inmigrantes, solicitud que el Gobierno había mandado en octubre del 2017 para que Bolivia adoptara la misma postura que se tiene en la Argentina con los ciudadanos de esa nacionalidad.
 
La Cancillería de Bolivia le mandó una carta al embajador argentino en La Paz, Armando Álvarez García, en la que dejó en claro que en el sistema boliviano "son beneficiarios de la atención integral y protección financiera de salud todos los habitantes y estantes del territorio nacional que no cuenten con algún seguro de salud". E indicó que las leyes habilitan la atención gratuita únicamente para "mujeres embarazadas desde el inicio de la gestación hasta seis meses posteriores al parto, niños y niñas menores de cinco años, mujeres y hombres a partir de los sesenta años, mujeres en edad fértil sólo para atenciones relacionadas con salud sexual y reproductiva y personas con discapacidad... Por lo tanto, no corresponde la suscripción del indicado convenio", concluyeron las autoridades bolivianas. Entre las personas contempladas para atenderse gratis en hospitales públicos no mencionaron a ciudadanos extranjeros ni argentinos residentes en Bolivia.
 
Como era de esperarse, la respuesta irritó al Gobierno, por lo tanto, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, se mostró este martes (27/02) a favor del gobernador jujeño Gerardo Morales, quien confirmó que su provincia le va a cobrar la atención médica a los ciudadanos extranjeros. "No estamos dispuestos a sostener trasplantes, cirugías de alta complejidad que en Bolivia, en Chile o en Brasil se pagan", dijo el mandatario provincial. A lo que Peña agregó: "la posibilidad de que esto se debata en el Congreso y se pueda dar un marco general para todas las provincias podría ser algo que nosotros veríamos con buenos ojos".
 
Guatavo Lara, miembro de la federaciòn de asociaciones civiles bolivianas en Argentina, en entrevista con Santiago del Moro en Intratables, justificó la respuesta de Morales, "En Bolivia la salud no es gratuita ni siquiera para los bolivianos, no se puede firmar un acuerdo de reciprocidad si ni siquiera el Estado boliviano puede sostener a su propio pueblo... Creo que hay algo de animosidad en este tema que se está instalando en Argentina, si Bolivia firma un acuerdo con ustedes, otros países van a pedir lo mismo y realmente no hay recursos. El tema se podría haber tratado de otro modo, los medios también son culpables",  expresó el boliviano que tiene 25 años viviendo en la Argentina.
 
Por supuesto, el debate en el programa televisivo de América fue intenso, "espero una manifestación de la comunidad boliviana cuanto menos, que se manifiesten en cuanto a como los atienden en este país, espero el pronunciamiento ante esta respuesta tan antipática de Morales", le refutó Luis Brandoni, actor y referente de la UCR, quien consideró que Morales fue ingrato con la Argentina.
 
"La respuesta tuvo que ser más cordial, no con Macri, sino con los argentinos", opinó la periodista Rosario Lufrano, quien aseguró que la salud pública en Argentina está colapsada.  "Nadie dice que el problema de la salud en Argentina es culpa de los extrajeros, lo que indigna es la respuesta de Evo", coincidieron los panelistas del programa televisivo. 
 
La inesperada respuesta por parte del Gobierno boliviano, no sólo sorprendió a los argentinos, sino que mismos políticos de Bolivia criticaron a Morales. La diputada boliviana de la opositora Unidad Demócrata (UD), Lourdes Millares, consideró que “no ha sido atinada” la decisión boliviana de descartar el convenio binacional. “En qué le afectaba al Estado boliviano, cuando sabemos que hay una gran cantidad de ciudadanos bolivianos que van a atenderse y realizarse tratamientos oncológicos; tratamientos carísimos que no tienen cobertura dentro de nuestro territorio nacional”, cuestionó.
 
¿Todo es política?
 
Brasil y Argentina son los primeros compradores del gas boliviano, principal ingreso de sus arcas públicas. El contrato con este país expira en el 2026. Y los argentinos miran hace dos años a Chile como socios, que tiene problemas territoriales con Bolivia por el reclamo de este último de una salida al mar.
 
Según publicó el diario Clarín, fuentes diplomáticas aseguraron a ese medio que Evo Morales está molesto con Mauricio Macri porque este último le postergó varias veces una bilateral prevista para el año pasado "por problemas de agenda”. Si todo transcurre como está previsto, ambos se tendrán que al menos saludar durante la asunción de Sebastián Piñera, el 11 de marzo próximo en Santiago de Chile.
 
Así mismo, los bolivianos han querido vender energía eléctrica a la Argentina, pero el Gobierno nacional no muestra interés.
 
 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario