ALIMENTACIÓN EN QUIMIOTERAPIA

"Permítales comer fresas". Dietas para niños con cáncer deben cambiar

"Permítales comer fresas". Las pautas dietéticas para los niños con cáncer deben cambiarse para que puedan comer fruta, sugiere un estudio de la Universidad de York, encabezado por el Dr. Bob Phillips, quien señala que el régimen alimenticio por los que pasan los infantes con cáncer disminuye su calidad de vida.

A los niños con cáncer a menudo se les aconseja seguir una dieta para neutropénicos, aquellas personas que experimentan un nivel bajo de glóbulos blancos, especialmente de los neutrófilos.

En este tipo de regímenes alimenticios, se suele dejar de lado los alimentos crudos para minimizar la exposición a los gérmenes. Ya que compromete el sistema inmune, debilitado como resultado de la quimioterapia.

Sin embargo, el Dr. Bob Phillips, autor de una nueva investigación de la Universidad de York, publicada en la revista Pediatric Blood and Cancer, explica que esto debe cambiar y brindarle una alimentación diferente a los niños que atraviesas por esta enfermedad.

El estudio detalla que intentar esterilizar los alimentos no ayuda a prevenir las infecciones y perjudica la calidad de vida de los niños.

Partiendo de esto, los científicos están pidiendo un cambio de énfasis para centrarse en hacer que los alimentos sean más seguros que estériles.

"Sugerimos que las pautas dietéticas para pacientes con cáncer infantil deben contener consejos para evitar los alimentos que son un alto riesgo de intoxicación alimentaria, al igual que las pautas existentes para las mujeres embarazadas. Nuestra revisión muestra que apoyar la nutrición de los niños con cáncer es importante, pero que la dieta neutropénica ofrece a los niños menos nutrientes, reduce su calidad de vida al hacer que los alimentos no tengan sabor y no reduzca las infecciones", aseguró el Dr. Phillips.

Para los expertos, esta recomendación supondría una pequeña pero importante diferencia en la vida de los niños con cáncer al permitirles comer una dieta “más normal”.

La dieta neutropénica se hizo popular en la década de 1970, cuando los profesionales de la salud comenzaron a recomendar hervir, sacrificar y cocinar alimentos para niños con cáncer para matar cualquier bacteria en él.

Bajo la dieta, se aconseja a los niños no comer alimentos crudos o parcialmente crudos, como el escalfado de huevos pasados ​​por agua. 

Además hay que considerar que los niños, generalmente, tienen dosis de quimioterapia mucho más fuertes de lo que los adultos podrían soportar, y con frecuencia no se someten a cirugía como parte de su tratamiento, como lo harían las personas mayores.

Los efectos secundarios del tratamiento son diferentes para cada niño, pero quizás el más frecuente es la fatiga debido a la quimioterapia de peaje que afecta a sus cuerpos.

La quimioterapia también puede causar daño nervioso temporal en los niños, que puede manifestarse como dolores punzantes u hormigueo, junto con la pérdida de cabello, que puede ser particularmente molesto para los jóvenes.

Otro efecto secundario desagradable son las llagas en la boca, que pueden llegar a ser dolorosas durante el tratamiento, ya que a veces pueden sangrar.

Hay alrededor de 25 tipos principales de cáncer que afectan a los niños, siendo la leucemia del cáncer de sangre la más común.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario