MAGISTRATURA

La Grieta en el PRO: La salvación de Rafecas

Ayer (22/2) la comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura desestimó el pedido de juicio político al juez federal Daniel Rafecas por archivar la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra Cristina Kirchner y otros funcionarios de su gobierno por el presunto encubrimiento de los iraníes acusados del atentado a la AMIA. El diputado del PRO Pablo Tonelli y el representante del Poder Ejecutivo Juan Mahiques presentaron otro proyecto en el que proponían sancionar al juez y lograron el apoyo de los radicales Mario Negri y Ángel Rozas. El diputado macrista Waldo Wolff, exvicepresidente de la DAIA, se quejó por la actitud de sus colegas: “que cada uno haga lo que tenga que hacer”.

Ya no son las consabidas diferencias e internas entre los socios de Cambiemos, esta es una grieta que ocurre en el seno del PRO y que estalló por la ‘salvación’ del juez federal Daniel Rafecas en el Consejo de la Magistratura gracias a los representantes del macrismo y del radicalismo.

Ayer (22/2) la comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura resolvió desestimar el pedido de juicio político contra Rafecas, tras la presentación de un dictamen alternativo del representante del Poder Ejecutivo en el Consejo, Juan Bautista Mahiques, quien pidió en su lugar una sanción económica para el magistrado a quien se lo acusa de parcialidad por haber ‘cajoneado’ la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman, contra Cristina Kirchner y otros funcionarios de su gobierno por el presunto encubrimiento de los iraníes acusados por el atentado a la AMIA. En esa sanción alternativa contó con el apoyo del presidente de la comisión el también macrista Pablo Tonelli.

 

 

El senador radical Angel Rozas y el diputado Mario Negri siguieron el mismo camino en contra de la postura de los diputados de Cambiemos Elisa Carrió y Waldo Wolf (PRO) que habían denunciado ante el Consejo de la Magistratura a Rafecas.

 

Antes de que hablase Mahiques, Tonelli tomó la palabra y consideró "desacertado" el fallo de Rafecas; sin embargo, en su decisión "no se llegó al prevaricato" (una resolución arbitraria) ni tampoco "la decisión tuvo consecuencias gravísimas".

Tonelli se plegó así al dictamen de Mahiques y consideró, al igual que el representante del Poder Ejecutivo en la Magistratura, que se debiera sancionar a Rafecas por la conducta que tuvo contra el actual diputado Wolff, quien lo acusó de haberlo llamado "intimidatoriamente" en 2016, luego de que criticase, a través de los medios, el fallo del juez.

Tanto el dictamen de Mahiques, como la decisión final de la Comisión de Disciplina y Acusación, fue aplicar una sanción económica contra Rafecas, consistente en la quita del 50 por ciento de sus haberes que sería de un solo mes.

En su defensa, Rafecas recordó que, al igual que con la denuncia de Nisman, también había cerrado sin tomar prueba dos casos que afectaban al actual gobierno. Uno es la firma de un tratado comercial por 1.000 millones de dólares con Qatar, donde intervino la vicepresidenta Gabriela Michetti y el otro una denuncia por el uso de Lebacs, colocaciones financieras con altísimo interés, que apuntaba a Macri, al titular del Banco Central Federico Sturzenegger y al exministro Alfonso Prat Gay.

Wollf se quejó del fallo y de la actitud de sus compañeros: “que cada uno haga lo que tenga que hacer”, dijo, según citó el diario Clarín.

 

 

Ahora es el plenario del Consejo de la Magistratura el que debe definir sobre el futuro de Rafecas, algo que sucederá en la primera semana de marzo.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario