REUNIÓN

Otra de Triaca: Foto para provocar a Moyano con el ‘millonario’ Frutos

En la previa a la marcha del 21F, el ministro de Trabajo Jorge Triaca se reunió con el secretario del gremio de Panaderos y Afines, Abel Frutos, un reconocido dirigente moyanista que no asistió a la manifestación y se está despegando el líder camionero. Pero Frutos también tiene otro costado: algunos integrantes de su gremio denuncian que lidera un clan familiar que maneja el sindicato, los dirigentes seccionales advierten sobre la falta de prestaciones de la obra social y gastos exorbitantes por parte de Frutos como vehículos de alta gama.

Muy sugestivo encuentro entre el ministro de Trabajo, Jorge Triaca y el secretario del gremio de Panaderos y Afines, Abel Frutos, en medio de la marcha convocada por Hugo Moyano. La reunión entre el ministro y el polémico líder sindical incluyó una foto que pareció una provocación para el camionero: Frutos siempre fue un hombre que respondía a Moyano pero ahora se está alejando de él y no participó de la marcha del miércoles 21/2.

Según fuentes del ministerio de Trabajo citadas por distintos medios, la reunión era un encuentro pendiente para hablar del sector y de capacitación laboral. El cónclave duró media hora no se habría hablado de la marcha de Moyano.

La movida es riesgosa para Triaca, porque Frutos es muy cuestionado en su gremio y por sus propios pares. El portal Secciones Bonaerenes cita a Rosana Farías y Gabriel Ruiz, secretarios generales del gremio de panaderos de las seccionales Junín (y adyacencias) y Lanús, respectivamente, que recuerdan que el sindicato contaba en 1997 con 25 filiales en la provincia de Buenos Aires y hoy quedan 14.

La esposa de Frutos, Patricia Alonso y sus hijos Rodrigo y Gastón Frutos, sobrinos y otros parientes cercanos, además de amigos de extrema confianza han ocupado cargos en el gremio.

4 filiales son manejadas por sus familiares: la de Lomas de Zamora la dirige su mujer, Patricia Alonso. Ella había llegado ahí en 1984 con la intervención de la obra social y continúa hasta hoy”, comentaron Farías y Ruíz.

En tanto, el hijo de Frutos, Rodrigo, conduce la de Tandil; en la de Avellaneda está Gastón como adjunto. En la filial de Florencio Varela hay una persona a cargo que es hijo de un fallecido secretario general.

La nota publicada por Secciones Bonaerenses continúa así:

“Ellos tienen el concepto de que el sindicato es una herencia, no de los trabajadores o de sus dirigentes”, expresó Ruiz.

Respecto a las negociaciones salariales del sector encabezado por Abel Frutos, el referente de Lanús recordó que “el último acuerdo paritario que se firmó no lo recibió casi el 50 por ciento de los trabajadores, porque no se enteraron: eran 1500 pesos no remunerativos que se tenían que pagar en diciembre, enero y febrero”.

“Los que firmaron ese aumento vergonzoso fueron Patricia Alonso, Abel Frutos y Rodrigo Frutos”, precisó Ruiz.

El problema con que se encuentran los dirigentes seccionales, fundamentalmente, tiene que ver con la falta de prestaciones de la obra social de los panaderos.

“Estamos preocupados por la falta de atención de nuestros trabajadores porque no tienen servicio de obra social, mientras la conducción de Frutos recauda todos los aportes”, expresó Ruiz.

En tanto, Rosana Farías señaló que “el sistema de salud no funciona, por eso los panaderos deciden pasarse a otra obra social y por supuesto nos indigna que suceda tal situación”.

“La conducción de Abel Frutos afecta en todo sentido a los trabajadores, dado que al no coincidir con su metodología sufrimos la falta de los elementos necesarios para brindar servicios a los afiliados, principalmente en lo relacionado a la obra social”, sostuvo Farías.

La dirigente de Junín vinculó esa falta de prestación al hecho de que “no se hacen los convenios que corresponden con las clínicas y sanatorios de la región por una desidia permanente de la conducción”.

“Los fondos están, los aportes de los trabajadores están”, aunque “la centralización de Frutos y sus colaboradores impiden que muchas demoras en las autorizaciones de las prestaciones terminan perjudicando a quienes necesitan la obra social”, precisó Farías.

En relación a las negociaciones salariales, la referente de Junín comentó que con la paritaria acordada, si bien los convenios establecen que el sueldo básico de la máxima categoría (maestro panadero) es de 17 mil pesos, “en muchos casos se ven que esos aumentos tardan hasta cinco meses en impactar en el bolsillo de los trabajadores porque se pactan hacerlos en cuotas”.

“A eso hay que sumarle que las jornadas laborales establecidas son de siete horas, pero sabemos que en muchas ciudades eso no se cumple, porque llegan a trabajar hasta doce o trece horas”, comentó Farías.

La dirigente sostuvo que “esos abusos por parte de las patronales se dan en los lugares donde no hay filiales, cosa que es responsabilidad exclusiva de Frutos”.

“Mi problema no es con Frutos, es con la organización que se maneja de una manera desprolija desde hace más de 20 años, justamente desde cuando asumió la conducción”, indicó Farías.

El gremio de los panaderos, convertido en un clan dominado por la familia de su jefe, Abel Frutos Frutos, con Hugo Moyano

El buen pasar económico de Abel Frutos también fue tema de análisis de Farías y Ruiz, quienes coincidieron en vincularlo con un criadero de perros pastores alemanes.

“Él mismo muestra una gran cantidad de fotos en su Facebook en el Criadero Der Lichtblick”, señalaron.

También, comentan que el secretario de Finanzas de la CGT y hombre cercano a Hugo Moyano “suele realizar algunos gastos exorbitantes para promocionar el gremio en competencias de autos” y otras excentricidades como “manejar vehículos de alta gama y contratar como guardaespaldas a Dany ‘La Muerte’”, el recordado custodio de Ricardo Fort.

Frutos no solamente apoya incondicionalmente a Moyano en el aspecto gremial, sino también como presidente de Independiente de Avellaneda, el club del que se declara fanático.

“Muchos quieren desvirtuar que el Gobierno (de Mauricio Macri) viene por los sindicatos, cuando en verdad lo que creemos y vemos con buenos ojos es que vayan por los dirigentes que no cumplen con el rol que deben cumplir”, indicó Ruiz.

“Muchos jefes sindicales son millonarios”, expresaron los referentes de Lanús y Junín.

Por último, y en torno al clan que maneja el gremio de los panaderos, Ruiz y Farías fueron contundentes: “Alonso y los hijos de Frutos ni siquiera estuvieron detrás de un mostrador de panadería, no tienen sentido de pertenencia. Por eso creo que nunca van a saber defender lo que es el trabajo y el sacrificio de los panaderos”.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario