REMAKE

Informe: Difícil 1er semestre y con caída de la producción de granos

Complicado panorama para la economía en el primer semestre, lo que recuerda a las promesas del Gobierno sobre el repunte del segundo semestre de 2016, una alusión que ya nadie se anima a repetir. Según un informe de FyE Consult, se nota un “incremento en las presiones inflacionarias por suba de tarifas y aumento del dólar, incrementos salariales con meta del 15%, jubilaciones con 5,7% de aumento y una importante caída en la producción de granos por la sequía”. Por otro lado, según el trabajo, el Gobierno estaría conforme con el valor del dólar y apelaría a una fuerte emisión monetaria.

Días atrás en Urgente24 mencionamos que en el Gobierno nacional ya apuestan en silencio por una mejora de la economía en el segundo semestre, tal y como tanto se promocionó con el segundo semestre del 2016. En el adelanto que se conoció de un informe de FyE Consult del Lic. Hernán Hirsch se destacaba que el primer trimestre se inició con un combo que incluye un incremento importante de las presiones inflacionarias, aumentos y demandas salariales que el Gobierno intentará limitar al 15% y un ajuste de las jubilaciones del 5,7% inferior al que hubiera sido con la fórmula de movilidad anterior (10,9% estimado).

En el informe completo de FyE Consult al que accedió este medio, además se advierte sobre una importante caída en la producción de granos por la sequía y el regreso de una fuerte emisión monetaria.

Según la consultora de Hirsch, en el primer semestre se nota un “incremento importante de las presiones inflacionarias. La tasa de inflación estará aumentando del 1.6% al 2.2/2.3% mensual entre julio-noviembre 2017  y  diciembre 2017abril 2018. Este incremento obedecerá principalmente al ajuste de precios regulados (tarifas) y al aumento del dólar.

En ese orden, enumera también:

2. Incrementos y demandas salariales que el Gobierno buscará moderar en forma significativa, con el propósito de alinearlos con la nueva meta de inflación (15%).

3. Un ajuste de jubilaciones del 5.7%, claramente inferior al que hubiera sido con la fórmula de movilidad anterior (10.9% estimado) y a la del mismo período del año anterior (13%). Por el otro, todo indica que la producción de granos experimentará una merma producto de la sequía. De acuerdo a nuestras proyecciones, la producción de granos podría caer 6% respecto del año anterior.  

“De este modo, cabe esperar un consumo privado (familias) débil y continuidad de exportaciones (granos) estancadas. Así, con dos de los principales componentes del gasto agregado presentando un bajo dinamismo en los próximos trimestres, reafirmamos nuestro escenario de desaceleración del nivel de actividad económica en 2018. El crecimiento del PBI pasaría de 2.8% a 2.2/2.4% entre 2017 y 2018. En tal sentido, por la magnitud del probable estancamiento del gasto interno, no descartamos incluso una contracción del PBI en el segundo trimestre del año”.

Y concluye que:

1- Quebraría con la dinámica de recuperación económica observada desde el tercer trimestre de 2016, que acumulará siete trimestres de crecimiento económico consecutivo.

2- Podría impactar negativamente sobre el humor interno y gatillar alguna respuesta de política económica adicional a la que vimos el 28D.

En tanto, sobre la “política monetaria y cambiaria con objetivo dual”, el trabajo advierte que “finalizado el reacomodamiento cambiario inducido por el Gobierno, es probable que el valor del dólar tienda a moverse en línea con el nivel de precios interno. Con un Banco Central que impulsa una política de objetivo dual (inflación y actividad económica)”. Y sobre este punto consideran que:

1. El Gobierno se encuentra sustancialmente más cómodo con el actual nivel del tipo de cambio real actual que con el de antes (utilizando tipo de cambio real multilateral, TCRM).

2. Si es así podríamos esperar un valor “piso” para el TCRM que será mayor al de 2017, aunque difícil de determinar con precisión. 

Con estos datos, el escenario que plantea FyE es el siguiente:

1. Un tipo de cambio nominal moviéndose en línea con el nivel de precios (inducido por el Gobierno).

2. Un peso con tendencia hacia la apreciación real cambiaria (producto del déficit fiscal y su forma de financiamiento).

3. Una nueva baja de la tasa de interés del BCRA para contener la tendencia hacia la apreciación real cambiaria una vez que el TCRM haya alcanzado valores mínimos políticamente tolerables y siempre que la tasa de inflación se mantenga relativamente contenida.

Con lo cual, en FyE esperan “un Banco Central haciendo equilibrio entre un TCRM competitivo y la necesidad de mantener la tasa de inflación en niveles políticamente tolerables. Naturalmente, este objetivo dual del BCRA redundará en:

1. Una tasa de inflación mayor respecto de la que hubiera prevalecido anteriormente, es decir, que cuando el BCRA hacía pesar más el objetivo de desinflación.

2. Un dólar más elevado y una tasa de devaluación esperada más alta que antes debido precisamente a la nueva política del Banco Central de objetivo dual.

En cuanto a la “fuerte emisión monetaria por Lebacs”, la consultora advierte que “con la relación dólar – tasa más estable (19.7 $/u$s vs 27.0%), es probable que la incertidumbre y la volatilidad que presentaron los activos domésticos continúe disminuyendo. Esta mayor estabilidad claramente plantea:

1. La señal del Gobierno a través de la venta de dólares a través del Banco Nación (u$s400 M), entendemos que revela que las autoridades se siente más cómodas con el tipo de cambio actual, tal como lo comentamos en informes anteriores.

2. Un tipo de cambio real que ya hace sentir más cómodas a las actuales autoridades económicas.

De acuerdo a nuestras estimaciones, la posición de efectivo mínimo del sistema financiero se encuentra en equilibrio en febrero, en tanto que presenta un déficit menor para marzo ($10,000 M).  Esta posición de liquidez junto a la probable expansión monetaria del próximo vencimiento de Lebacs (21/2, $75,000 M, según nuestras estimaciones) nos hace prever:

1. Tasa de interés domésticas de corto plazo con tendencia a la baja en torno al piso del rango de la tasa de pase después del 21/2, incluso ubicándose en niveles por debajo del piso del rango. 

2. La tasa de interés activa de adelantos a grandes empresas debería acompañar el movimiento del call privado.

3. La tasa de interés de plazo fijo y de tasas activas de préstamos en general que deberían mantenerse en los actuales niveles a lo largo del mes.

4. El dólar mostraría una tendencia con sesgo alcista producto de la mayor liquidez existente.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario