FRACASA EL 'KAMBIO' EN PERÚ

Kuczynski le declara la guerra a Vargas Llosa (y no renuncia)

“Estaré al pie del cañón, (pues) no renunciaré a la Presidencia del Perú por presión paroxísmica, mediática y sin fundamento alguno, porque tenemos que ver cuáles serían las consecuencias de hacer eso y no serían buenas, no es una cuestión personal sino institucional. A mí me eligieron por cinco años y completaré los cinco años”, disparó el presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski luego de los dichos del Nobel Mario Vargas Llosa. El 'Kambio' se derrumba en el país latinoamericano. Ver a partir del minuto 6:

Atrás quedaron los elogios del escritor Mario Vargas Llosa hacia Pedro Pablo Kuczynski en el balotaje de 2016: “Sería un desastre para el Perú que Keiko Fujimori, hija del dictador más corrupto, acusado de crímenes y violaciones a los derechos humanos, gane la Presidencia de la república. Un triunfo del fujimorismo seria una reivindicación de la dictadura, seria como legitimarla y eso podría causar una peligrosa división política, inestabilidad económica y social del país. Mi gran esperanza es que gane Pedro Pablo Kuczynski en la segunda vuelta. Espero que desaparezca la ceguera en algunos electores, pues sería un gran error elegir a Keiko. Elegirla sería políticamente y económicamente desastroso para el país", había dicho después de recibir el premio Leyenda Viva, otorgado por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos en Washington.

Ahora, con los Peruanos Por el Kambio (jugando con las siglas de Pablo Pedro Kuczynski) y la realidad política en Perú desbarrancando, el Premio Nobel de Literatura 2010 giró 180º: "PPK se convirtió en el caballo de Troya para el regreso del fujimorismo al poder. Ya tienen al Congreso, ahora van a tener al Ejecutivo. Porque Kuczynski se ha convertido en un rehén", definió ni bien el mandatario peruano firmó el indulto al ex presidente Alberto Fujimori.

En medio de presiones opositoras -principalmente de fujimoristas- para que PPK deje el poder por supuestas coimas a Odebrecht mientras se desempeñaba como ministro de Economía y Hacienda de Toledo, Vargas Llosa pareció apoyar esa iniciativa: "Si se prueba que es verdad que él (Kuczynski) se ha beneficiado, siendo ministro, siendo presidente del Consejo de Ministros, porque prestó favores a Odebrecht, sin ninguna duda la presión para que renuncie o la vacancia hay que apoyarla, en nombre de la democracia, para sancionar a un presidente".

"Por lo visto, no solamente sería un traidor a sus principios y a sus electores, sino además un corrupto. Eso desde luego merece una sanción y mientras más pronto se libre el Perú de un presidente así, mejor", disparó.

Esto, aunque parezca insólito, obligó al acusado defenderse ante la Cámara de Comercio de Lima.

Con postura rígida y una furia hasta ahora nunca vista, Kuczynski replicó: “A pesar de fallar el primer intento de vacancia en el Congreso, volvió en enero otro paroxismo. Un paroxismo causado por el indulto que el presidente que habla le dio a Alberto Fujimori.

Yo sabía que iba a ser complicado. Y lo hablé incluso en Madrid, en Buenos Aires, con Vargas Llosa y con los medios. Y, a pesar de todos eso, dice 'no, no sabíamos'

Porque para hacer eso hay que tragarse unos sapos. Yo me tragué el sapo. Ninguno de mis antecesores lo quiso hacer. Yo me lo tragué, sabiendo que no es agradable tragarse un sapo y que era controversial, y lo es.

Yo me voy a defender panza arriba contra todos los editoriales, contra todos los que escriben y dicen que debo renunciar.

¡Qué locura! ¡Qué locura!

Estaré al pie del cañón, (pues) no renunciaré a la Presidencia del Perú por presión paroxísmica, mediática y sin fundamento alguno, porque tenemos que ver cuáles serían las consecuencias de hacer eso y no serían buenas, no es una cuestión personal sino institucional. A mí me eligieron por cinco años y completaré los cinco años", definió.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario