SE EXTRAÑARÁN SUS DISEÑOS

Carolina Herrera se despide de las pasarelas

Luego de 4 décadas al mando de una de las firmas más influyentes del mundo, la diseñadora venezolana y emblema de la high society neoyorquina dio un paso al costado, marcando el fin de una era. Deja un legado invaluable regido por la sofisticación y el glamour. "Estoy en contra de las tendencias", afirma la reconocida diseñadora venezolana Carolina Herrera. Sin embargo, parece que su 'jubilación', a los casi 80 años, como directora creativa, podría haber sido forzada. La releva al fin un joven diseñador a su gusto: Wes Gordon.

Este lunes 19/02 y a sus casi 80 años, se despidió de las pasarelas Carolina Herrera, la gran dama latina de la moda. Moda, por cierto, más española que americana, por mucho que su firma se ponga el apellido New York como reclamo estiloso y classy. La enseña de la venezolana es 100% made in Spain, tanto su línea A como su línea B, es decir: la colección de prêt-à-porter de lujo (Carolina Herrera New York) es propiedad de la compañía catalana Puig desde 1995, y la colección sport (CHCarolina Herrera), de la gallega Textil Lonia (a su vez participada en un 25% por Puig pero en propiedad de los hermanos de Adolfo Domínguez, padre y tíos de Bimba &Lola), que gestiona sus licencias en accesorios desde 1999.
 
 
El adiós de Herrera como directora creativa de la etiqueta que lleva su nombre y que fundó en 1981 ha sido muy lamentado por la legión de fielesque viste esta señora, una mujer que atesora el mérito de haber cambiado el 'dress code' de fiesta en la moda. Sus camisas blancas y sus faldas de tafetán negro son un básico de fondo de armario de muchas americanas, latinas y europeas y un sinónimo de impecabilidad. Léase, son todo un icono, esa palabra que ella tanto odia y pronuncia "ícono", en un gesto de esnobismo puro que tanto le caracteriza.
 
Una frase que llama la atención en una industria donde el fast fashion parecen regir el tiempo del mercado, sin pausas ni transiciones suaves.
 
Ese imperio gobernado por la elegancia audaz y la visión intuitiva y sofisticada a partir de 2018 cobrará otro rumbo: la venezolana que nunca perdió su impronta latina decidió dar un paso al costado de la dirección creativa del taller familiar. En su lugar arribará un joven diseñador talentoso: Wes Gordon. Un importante legado que deberá comandar sin perder la esencia lograda durante estas últimas 4 décadas.
 
Tenía 42 años y 4 hijas ya formadas cuando decidió aventurarse en el universo del diseño para dar lugar a una pasión que pronto se transformó en su motivo de vida. Y su marido, Reinaldo Herrera (millonario aristocrático, actual director de la Revista Vanity Fair), fue quién la impulsó en su deseo. 
 
 
"Yo anhelaba diseñar géneros y se lo comenté a Diana Vreeland, directora de Vogue entre 1963 y 1971. Me miró y me dijo 'eso es aburridísimo, prueba con una colección de vestidos", recuerda en una entrevista con Vogue.
 
Y ya pasaron 37 años desde su primer lanzamiento en 1981 en Nueva York, ciudad que rápidamente conectó con su manera de entender el estilo. Al principio lo hizo para su círculo íntimo – el jet set internacional de la mano de mujeres influyentes desde Jacqueline Kennedy Onassis, la 1ra dama Laura Bush y más tarde Michelle Obama, hasta Ivanka Trump, quien lució un vestido de gala de la diseñadora para el baile presidencial.
 

En poco tiempo los diseños de elegancia audaz, las faldas y las mil formas de lucir una camisa blanca impusieron una marca registrada bajo el estilo de lo que hoy se conoce, como "efecto Carolina".

Ese proyecto familiar con sede en Nueva York creció rápidamente a escala global levantando un verdadero imperio con presencia en más de 105 países, que luego se expandió con la creación de una línea nupcial, otra de ready to wear, otra de accesorios y fragancias femeninas (a cargo de una de sus hijas, Carolina Jr. ).
 
Proveniente de una familia aristocrática, se crió inmersa en el glamour: "Nací en un familia donde todas se vestían bien, mi abuela y mi madre sobre todo, con un ojo acostumbrado a la calidad, a las terminaciones precisas y sobre todo la silueta",reflexiona en su libro "Carolina Herrera", publicado en 2016. "El diseño puede ser el mejor, pero si no se adapta a la figura femenina pierde la magia,tiene que ser como 'un guante'".
 
'Queen Carolina', como la apodan las ediciones de moda más importantes del mundo, se despidió esta semana. La pasarela del Museo de NWFW fue el escenario perfecto para coronar su trayectoria, un cargo que ocupará su actual mano derecha, el diseñador Wes Gordon, egresado de la prestigiosa escuela Central Saint Martins en Londres. La primera colección como director creativo será "Resort 2019″.
 
 
 
Gordon, de 31 años y recién casado con su novio, es consultor de CH desde hace 10 meses y ha prometido preservar el estilo de la gran señora. Ha trabajado en Tom Ford y Oscar de la Renta, pero esperemos que no haya problemas otra vez con la firma del fallecido dominicano, que si levantara la cabeza, alucinaría con la de líos que ha habido en su casa con su querida amiga al poco de su muerte.
 
"Estoy encantada con la evolución que ha tenido esta empresa durante 37 años. Nuestro éxito ha sido impresionante y un verdadero sueño. Queda todavía mucho por hacer y estoy feliz de seguir representando nuestros proyectos por todo el mundo", resaltó tras el anunció del cierre de ciclo. 
 
Para Matilda Blanco -asesora de moda-, esta transición puede "renovar de manera positiva a la firma sin perder el ADN de Herrera. No estará en el día a día, pero sí detrás de la esencia y el savoir faire que la distingue. La cultura de Herrera no busca una marca moderna, audaz, sino un clásico atemporal sofisticado todo terreno. Es por eso que mujeres actuales son fanáticas de su trabajo",  analiza la especialista sobre el nuevo rumbo del atelier.
 
"Un vestido de 1986 es un vintage que se adapta a la actualidad. Muy pocos maestros de la costura logran un sello tan fuerte y característico", agrega Blanco, pero también la marca combina la tradición de la artesanía de la alta costura con el uso y el pragmatismo de la moda estadounidense. "Una fórmula perfecta", sostiene.
 
"El verdadero estilo no se puede comprar con dinero. El estilo es algo sutil que se muestra en los pequeños detalles. No es la ropa que se usa, es la forma en la que se actúa, se mueve y se habla". Ésta es la filosofía que buscaba trasmitir en cada una de sus creaciones la dama de elegancia: Carolina Herrera.
 
Sim embargo, seguirá trabajando como embajadora de la firma, conocida como House of Herrera (pronúnciese Jaus of Georera) en la Gran Manzana, y continuará viviendo, sobre todo, de los generosos royalties de sus fragancias, más de 15 sin incluir las ediciones limitadas. Su imagen de marca, dirigida a un público aspiracional que mata por los monograms (logos), está consolidada y muy bien posicionada. Todo el mundo la conoce y eso es mérito de Puig y Textil Lonia, tiene puntos de venta en 105 países: 15.000 puntos de distribución que incluyen más de 350 boutiques CH Carolina Herrera y 4 Carolina Herrera New York.
.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario