EL PELIGRO DE LAS REDES SOCIALES

Grooming en Argentina: De la amistad al acoso sexual a menores

El caso de un padre que se hizo pasar por su hija de tan solo 11 años y se encontró con un hombre de 29 para golpearlo hasta el cansancio, fue el inicio para que se reabriera el debate sobre el grooming en la Argentina. En el país, el Grooming es un delito penal, descripto en la Ley 26.904 sancionada el 13 de noviembre de 2013. El padre de la menor que estaba siendo inducida a cometer actos sexuales a través de su teléfono celular, denunció que al acosador la justicia lo dejó en libertad. Mientras tanto, la policía allanó esta noche 14/02 el departamento del agresor, ubicado en Palermo.

José Ignacio Acosta, un hombre de 29 años que inducía a través de la red de mensajería WhatsAppa cometer actos sexuales a una menor de 11 años, cayó este miércoles 14/02 en la trampa del padre de la nena, quien tras hacerse pasar por la chica, lo citó y golpeó hasta que intervino la policía de la ciudad y aunque el denunciante aseguró que la justicia dejó libre al acosador de menores, ahora la Justicia está empezando a investigar los movimientos que hizo Acosta,  para eso, desde una fiscalía porteña dispusieron que se allane su vivienda, en el barrio de Colegiales.
 
El fiscal Federico Tropea, de la Fiscalía 15 ordenó buscar pruebas que vinculen a Acosta en casos de Grooming. Por eso, agentes de la Policía de la Ciudad allanaron la vivienda del hombre, en la calle Concepción Arenal al 3400, en la que localizaron elementos electrónicos, celulares y computadoras donde el presunto acosador podría tener guardadas fotos o conversaciones que lo comprometan, pero ¿qué es el grooming?
 
“Será penada con prisión de tres meses a dos años la persona mayor de edad, que por medio de comunicaciones electrónicas, telecomunicaciones o cualquier otra tecnología de transmisión de datos, le requiera de cualquier modo a una persona menor de trece años, que realice actividades sexuales explícitas o actos con connotación sexual o le solicite imágenes de sí misma con contenido sexual.”, así es como En Argentina el Grooming es un delito penal, descripto en laLey 26.904 y sancionada el 13 de noviembre de 2013.
 
El internet es peligroso, sobre todo para los niños, quienes actualmente tienen fácil acceso a los avances de la tecnología, por eso hay que estar muy atentos. La palabra grooming se usa para describir casos de acoso a menores a través de Internet. Un adulto trata de engañar a un menor para poder conseguir fotos, videos o incluso coordinar un encuentro, como sucedió este miércoles en Palermo, cuando el padre de una nena de 11 años se hizo pasar por ella para atacar a un acosador. Este delito, se puede dar a través de cualquier medio digital que permita la interacción entre dos o más personas, como redes sociales, correo electrónico, mensajes de texto, sitios de chats, páginas de juegos en línea, entre otros.
 
A pesar de que se ha demostrado que las tabletas electrónicas y el uso de Internet pueden desarrollar ciertas habilidades digitales en los más pequeños, pero este tipo de actividades siempre deben ser supervisadas por un adulto, por ejemplo, que los dispositivos móviles cuenten con configuraciones especiales de control parental.
 
Los groomers (personas que buscan hacer daño al menor) pueden ser hombres y mujeres de cualquier edad y de cualquier nivel económico o social. El grooming puede suceder online o en persona y, en muchas ocasiones, el groomer invierte tiempo considerable durante este periodo de preparación para ganarse la confianza de los niños y en algunos casos, de sus familias.
 
Poco a poco los groomers van obteniendo más datos personales y de contacto. Seducen y provocan mediante el discurso y el envío de imágenes de tipo pornográfico para conseguir que el niño realice actos de naturaleza sexual. Suelen implementar "secretos" como una forma de controlar y asustar al niño para que se sienta avergonzado o culpable, y no denuncie el abuso.
 
En muchas ocasiones, el acoso en línea es más rápido y anónimo, pues los niños confían más rápidamente en un "amigo" en línea que en alguien que acababa de conocer "cara a cara". En este sentido, las redes sociales son el medio más común que los groomers utilizan para llevar a cabo este tipo de prácticas. En una encuesta realizada por ESET Latinoamérica, se encontró que los niños de entre 11 y 15 años son los más vulnerables de sufrir grooming.
 
Grooming seguido de muerte en Argentina: 
 
En el país hubo un caso que conmocionó a la sociedad: El asesinato de Micaela Ortega. La niña de 12 años que fue encontrada muerta en mayo de 2016 en un descampado tras ser citada por Jonathan Luna quien la engañó al contactarla bajo un perfil falso por la red social Facebook.
 
La niña salió de su casa el sábado 23 de abril de 2016 por la mañana y dejó una carta donde le decía a su madre que había "tomado la decisión" de irse con una "amiga de White" a quien nadie en su círculo íntimo conocía. La familia sospechó desde el primer minuto que la niña estaba en poder de algún mayor que pudo haberla engañado a través de alguna de las cuatro cuentas que manejaba en la red social Facebook.
 
Los informantes indicaron que tras el hallazgo del cadáver se dispuso la detención de Jonathan Luna, de 26 años, a quien llegaron tras rastrear las comunicaciones entre las computadoras que se enlazaron por las redes sociales.
 
En octubre del año pasado, Luna fue condenado a prisión perpetua: fue la primera vez que se llevó a cabo un juicio por grooming y femicidio en Argentina.
 
Luna se había contactado con Micaela a través de un perfil de Facebook a nombre de "La Rochi de River": otra nena de 12 a la que dejaban ir a bailar y faltar a la escuela y que convenció a Ortega de ir a su casa. "Te va a ir a buscar un primo mío", advirtió Luna por chat de Facebook mientras se hacía pasar por "La Rochi de River".
 
Según la pericia, el femicidio de Micaela se produjo el mismo día en el que su mamá denunció la desaparición, aunque su cadáver apareció semanas después. Los investigadores dieron con Luna a través de las imágenes de cámaras municipales, de acceder a los chats de Facebook y de interceptar su teléfono: en su casa estaba el teléfono y la campera de Micaela.
 
"El grooming puede llevar a la muerte como le pasó a Micaela, por eso hay que prevenir a los chicos en las escuelas y en las casas", reflexiona ahora, casi dos años después del asesinato de su hija, Mónica Cid. "Hay que enseñarles a los chicos que cuando un mayor los contacta, no es para sacarlos de shopping: probablemente intente abusarlo, y puede tener el peor de los finales", agrega.
 
 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario