PALERMO

Atrapó al acosador de su hija: "Funciona todo tan mal que ya está libre"

Walter Rodríguez se hizo pasar por su hija de 11 años e intercambió mensajes por WhatsApp con un hombre de 29 años, que le venía pidiendo a la menor fotos en ropa interior y le enviaba imágenes desnudo. Arregló un encuentro y lo agarró "a piñas". El acosador fue liberado tras ser detenido. "No puedo creer que para que quede preso él tenía que llegar a violar a mi hija, no sé por qué acá funciona todo tan mal que ya está libre porque tengo todas las pruebas", se quejó el padre.

"No puedo creer que para que quede preso él tenía que llegar a violar a mi hija, no sé por qué acá funciona todo tan mal que ya está libre porque tengo todas las pruebas, tiene que morirse en la cárcel", se quejó Walter Rodríguez, quien estuvo cara a cara con el hombre que acosaba a su hija de 11 años.

Todo comenzó cuando su ex mujer le avisó a Rodríguez que su hija de 11 años recibía "mensajes extraños" de un número desconocido. Entonces, el hombre revisó en detalle el celular, respondió algunos chats y se dio cuenta que del otro lado de la pantalla había una persona que le pedía fotos en ropa interior y que enviaba imágenes desnudo.

Se trataba de Ignacio Acosta, de 29 años, que fue agarrado infragantti por el papá de la chica. "Le pedí a mi hija que le dijera que se quedaba sin batería y que le iba a escribir desde el teléfono de una amiguita, yo le escribí desde mi celular y empecé a seguirle el juego", relató Rodriguez a TN.



Rodríguez intercambió mensajes con Acosta durante varias horas: "Primero me dijo 'Hola mi amor', me pedía fotos, decía que le podía mandar fotos en bombacha, me preguntaba si quería que él me mandaba fotos de su pene".

Luego, Acosta le preguntó si se podían encontrarse personalmente. "Me dio la dirección de su casa y yo quería ir a matarlo, porque le aclaré varias veces que tenía 11 años y él seguía", contó Rodriguez. Finalmente, Acosta le pidió que se vean en Juan B. Justo y Av. Corrientes, pleno barrio de Villa Crespo.

Walter Rodríguez esperó al abusador de su hija unos minutos en la esquina, sin dejar de ver las fotos que le había enviado a su hija. "No podía contener la bronca que me daba, apenas lo vi llegar esperé a ver cómo se comportaba, después lo encaré y le pregunté si estaba esperando a Priscilla, me dijo que sí y lo agarré a las piñas", contó.

"Cuando estaba en el suelo, saqué el teléfono y le mostré su foto, me daba más bronca porque me lo negaba y yo le decía que si era machito que me mostrara el miembro a mí", relató.

Rodríguez se mostró indignado con la actuación de la Justicia, ya que a pesar de tener los chats guardados en el celular, la Justicia liberó al acosador.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario